lunes, febrero 29, 2016

Agonía, traición, huida

Fue un libro que lo veía en la librería, un libro grande de tapa dura, y su título me echaba para atrás. Más de lo mismo, pensaba, enésima versión del canon saharaui español. Como había terminado mi último libro sobre sindicalismo, quería volver a recuperar el Sahara, había deambulado (por medio de libros) bastante por Marruecos, moriscos, Al Ándalus, pero mi conocimiento es sobre el Sáhara.
Hasta que no me pude resistir y lo compré, su título me sacaba ronchas y la primera página me lo confirmó, ya que se hablaba de "decisión del gobierno de huida", de traición , honor.. Como ya escribí, todo términos militares. Me alegré, porque confirmaba mi tesis, de que el metarrelato sobre el Sáhara es básicamente obra de militares, defraudados y también traicionados, aquí  todo iba de traiciones.
Sin embargo, el libro en absoluto era lo que anunciaba, sino que me iba atrapando, sin que yo pudiera oponerme.
Como será el asunto del Sáhara, que este libro esté sorprendentemente escrito desde la parte de España, hay esa coherencia básica, el canon obliga a que sea de un rebelde tardío español totalmente identificado y fan del POLISARIO, y su finalidad: el apostolado. Es algo brutal. Viene a ser un ejército se apóstoles. Lo que más me llamó la atención era que escribía como un español profesor universitario -su nombre es José Luis Rodríguez Jiménez-, centrado en la realidad de la historia desde el gobierno y la administración española, sin omitir, claro está, a los demás actores internacionales. También refleja como no he leído antes el gran problema que para España supuso el Sáhara (no solo al final) y todas las alternativas que se barajaron. Yo que creía que tenía mucho del Sáhara leído, y ahora resultaba que no era así, que había campos que desconocía. La historia del Sáhara por parte de españoles es una historia más que nada tóxica, con finalidad, incluso militancia.
No solo había acudido a las fuentes documentales con exhaustividad y rigor, sino también a las orales, ahora que todavía se puede, pero no solo a los altos mandos, sino a militares de toda laya, incluidos soldados, que nos meten en la historia como hechos vividos.
Está muy bien montado y con referencias vitales históricas de sus protagonistas, que enlazan y hacen de preámbulo  de los diferentes momentos en la vida de la ex-colonia, con protagonistas que nada deciden, pero que han de pasar por aquello.
Es el mejor libro que he leído sobre el Sáhara desde el punto de vista histórico, el más objetivo, el que tiene un centro de articulación, para desarrollos múltiples.
Tiene un mérito más y es que es un libro escrito por un español, que se presenta y escribe desde esa condición. No lleva ni derrah ni hazm, como los portavoces áulicos.



domingo, febrero 28, 2016

Mi cartera/ tu enemigo



Ayer, aparte de estar cabreado por la pérdida de mi cartera -nunca me había pasado-, tenía un poco de amargura, no por la borrachera que siempre me ha gustado, sino por su proporción, ya que creía que me había tomado sólo 2 gintonic; que Sausalito haya dicho que fueron 3 ó 4, elimina esa brizna de desasosiego que me reconcomía. No soy tan mariconazo como el homófobo femenino.

Sé que subí en taxi, me preguntó XY, si joven o viejo, que ni idea "aunque supongo que no pararía de hablar". "No sé ni por dónde me trajo. Creo recordar que le pagué, y que fui dando bandazos de las paredes a los coches, que me encauzaban cuesta arriba".
Me despertó XY en el sofá a las 12 para que me fuera a la cama. Me desperté a las 4 y me bebí más de una botella de jugosito de litro y medio. Y ya no me pude dormir, cuando amaneció me levanté. He dormido 4 horas y estoy muy bien para la borrachera que pillé. Te quedaste dormido a las 10:30. Ah, algo era ello.
-¿Te acuerdas de que te abriste una botella de vino para cenar?
-Pues que bien me conservo.
Al rato veo mis útiles del viernes que están desplegados por la mesa. Cuando me asalta una duda ¿lo tengo todo? Tengo el reloj roto, luego no pude traerlo en la muñeca, el periódico que no leo, la mochila con todos sus libros, la chaqueta militar, el móvil, llaves y descubro que me falta la cartera.
Por qué dudo si me falta algo. Cuando nunca lo he hecho, y por qué tengo solo la escena del momento de pagar la carrera, tenue luz en la total opacidad. A ver si con el sofrito alcohólico, me indispuse con el taxista y le tiré la cartera indicándole, sobrado de desprecio, que era de Bilbao. Creo haberlo  hecho pero con devolución. No preciso de grandes tesis y argumentos para mis acciones más notables. He hecho cosas similares con mucho menos alcohol.
Tenía hasta las monedas, o igual era un taxista atracador y me robó. Ayer me llevó XY a la cooperativa de taxis, fui pelota de ping-pong, puede  que  me tengan grabado. A la policía local y a la nacional.
No anduve de garitos ni en ambientes lumpen, sino con cautos y prudentes juriconsultos en el Casino, donde un camarero agradeció la presencia de comensales como yo. Por mi simpatía, también por mi consumo supongo.
Lo que no me perdono es la torpeza de coger un taxi, nada de eso me hubiera ocurrido de coger mi coche, lo tenía lejos. Si bebes nunca cojas un taxi. Sé autosuficiente,



sábado, febrero 27, 2016

Ayer viernes, empate: 3-3



Hay mucha gente para la que la gestión de su vida no representa el más mínimo problema , que sabe siempre lo que tiene que hacer. Habrá algo más fácil que lo conveniente, prudente, cauto, sensato. Hay gente que tiene interiorizada verdaderas normativas, que todo lo miden en términos de facilidad y utilidad. No suelen ser conscientes de que ese tipo de pensamientos no valen mucho, y que ni siquiera es de ellos. Siempre están aproximándose al calor y alejándose del frío. Lo instintivo carece de  interés  En lo evidente, útil y fácil la mayoría está de acuerdo, pero no porque tengan razón (la razón les trae sin cuidado, confunden razón con utilidad y ventaja), sino porque esos valores primarios son patrimonio de las mayorías. Manejan valores educativos, reglas generales. Eso es todo.
Este tipo de gente no es precisamente la que más y mejor comprende, y ocurre así porque son demasiado sencillos. No se complican la existencia nunca. Complicarse nunca está justificado, porque siempre puede evitarse. Pero además sin garantizar nada, y con toda la experiencia concreta en contra. No se trata pues de hablar por hablar, sino de quienes hablan es solo de ellos mismos. Les da igual que hace un mes uno optase por lo no conveniente ni ventajoso. No se imaginan jerarquía de valores propios, que no sean los inculcados, que no es que sean precisamente los más propios,  aunque sí los más comunes.
Está la minoría que obviamente no forma parte de la mayoría. Como la mayoría está sujeta a la norma, lo fácil y lo útil, la minoría por muy minoría que sea no tiene el más mínimo problema en entenderles, al  estar adscritos a la sencillez más sencilla. En cambio la mayoría es incapaz de comprender a la minoría. Objetivamente ocluyen rendijas, agujeros, vanos, intersticios, incluso todos. Son muy resumidos y previsibles. Compactos.
Estas mayorías sensatas jamás aprenden nada, porque no lo necesitan, son incapaces en ponerse en posiciones distintas. La brújula siempre les señala el norte. Son, como dijo, Marcuse, unidimensionales.
A mí me gustan más los raros, los difíciles, los que tienen una posición propia ante la vida, que rehúyen las mayorías, cuando no las repelen. Entre estos me gustan los que arriesgan y no ceden, los que rechazan los argumentos de las mayorías,que no suelen ser argumentos, sino meros instintos generales de salvaguardia, por lo que no consideran necesario argumentar y, si lo hacen, su pobreza resulta extrema, escandalosa. Encima son especulativos, no tienen certidumbres ni pruebas de nada. Son incapaces de ponerse en ninguna posición, ni en la de uno ni en la otra. Algo sorprendente.
¿Sería capaz de morir por mi libertad de pensamiento, acción y expresión? Yo creo que sí. Esta es la pequeña importancia que les doy. Eso no se dice, sino que se dan los pasos para que pudiera darse llegado el caso. Uno ha de mostrarse como es. Ser creíble. Si eres fuerte, dejar claro tu fortaleza, tus apuestas. A esta gente o esas actitudes se suelen captar y respetar. Siempre he tenido derecho, y a mi edad mucho más, a marcarme mis tiempos, mis proyectos, mi vida. Lo que sé y quiero hacer. Sobre la dignidad, no hay nada que hablar ni escuchar. Menos de tácticas generales de supervivencia.
Ayer viernes fui generoso en la compra de libros. Tres sobre el Sáhara y otros tres sobre literatura canaria.
 



viernes, febrero 26, 2016

PDF "Abogados laboralistas y post-sindicalismo" Spanish Edition

http://leekinzer.tk/8495136198-Abogados-Laboralistas-Post-sindicalismo-Excorde-Spanish.pdf


Read and Download Ebook Abogados Laboralistas Y Post-sindicalismo (Excorde) (Spanish Edition) PDF

Abogados Laboralistas y Post-sindicalismo (Excorde) (Spanish Edition)
Review

This Abogados Laboralistas y Post-sindicalismo (Excorde) (Spanish Edition) book is not really  ordinary book, you have it then the world is in your hands. The benefit you get by reading this book is actually information inside this reserve incredible fresh, you will get information which is getting  deeper an individual read a lot of information you will get. This kind of Abogados Laboralistas y Post-sindicalismo (Excorde) (Spanish Edition) without we recognize teach the one who looking at it become critical in imagining and analyzing. Don’t be worry Abogados Laboralistas y Postsindicalismo (Excorde) (Spanish Edition) can bring any time you are and not make your tote space  or bookshelves’ grow to be full because you can have it inside your lovely laptop even cell phone.This Abogados Laboralistas y Post-sindicalismo (Excorde) (Spanish Edition) having great arrangement in word and layout, so you will not really feel uninterested in reading.






jueves, febrero 25, 2016

El Sáhara de nuevo sintonizado, falta la literatura canaria

El gran De Kooning

Sigo con mi atracón del Sáhara, ayer me tiré una hora leyendo sobre Guinea ecuatorial -viene en el librazo que estoy leyendo del Sáhara-; es muy curioso este interés reverdecido y extremadamente primaveral, cual estallido en flor de los cerezos de  Washington, un regalo del Gobierno de Japón.
Ayer reeditaban la serie El Príncipe, que lo comentaba con Nuria (guapísima, lista, muy natural, desprejuiciada, por lo poco que la conocí) por lo que me acordé de ella. Ya se lo dije cuando me despedí. Espero que le vaya todo muy bien y sea muy feliz.
También recordé el pequeño susto que tuve en Ceuta este verano, que regresó minucioso como si lo estuviera viviendo de nuevo, y que ya no me acordaba. Salieron unas escaleras parecidas. Ceuta no va ligada a ese incidente del susto, hasta que aparece el Príncipe. Me dijo un colega de Ceuta, cómo se te ocurrió meterte allí -no fue en el Príncipe, en otro de inferior categoría, uno de 2ª o 3ª pero no recomendable-, cuando se lo conté.
Empecé con El Príncipe, me pasé a Bertín (soy seguidor) y volví al Príncipe. El caso es que vi los comentarios sobre el rodaje de comienzo y final, pero me salté el capítulo en sí. En general las tramas no es lo que más me interesa, sino el poder evocador del arte, la transmisión de emociones, o de vidas, idiosincrasias y situaciones que destilan las emociones que calan y hacen que el arte sea arte. Una trama sola, puede ser un sumario o un reportaje.
Me ha sorprendido esa reflexión, nunca la había hecho y no queda mal. Lo más fácil de urdir es una trama, es decir hacer un relato. Por cierto, cuanto más rocambolesco o cuantas más cosas pasen, más fácil. Fundamental, un pequeño misterio, para que no se derrumbe la historia.
Ya que he derivado por la literatura, sería capaz de apostar e identificar a quienes han pasado por talleres literarios, incluso en prensa. Muchas filigranas, molduras y arabescos de yeso. Que suele ser la fórmula rococó de no decir nada. Es lo que llamo pirotecnia.
Mientras que con el Sáhara no tengo el más mínimo problema, estoy entregado a él, y ya estoy escribiendo; de la literatura canaria, ni noción de qué atacar. Evidentemente tengo que tener una tesis que defender o una visión. Me podría aparecer si me pusiera a leer, pero no sé qué.




lunes, febrero 22, 2016

Nuevo comienzo, burbuja de inocencia y el Sáhara


Una semana interesante, remití por fin mi libro a la editorial y quedé muy contento. Tengo una serie de incidencias profesionales que me entretienen bastante, y yo me las tomo como campos de lucha, se podría decir política o, más bien, ideológica. Lo que para otra persona en mi situación sólo sería un asunto personal, para mi no lo es. Soy capaz de politizar lo personal ya que tiene su vertiente profesional y pública, además de política -no pertenezco a ningún partido y no me interesa nada la lucha política, ni siquiera hablar de ella-, en el sentido de hacer un uso táctico y estratégico de mis oportunidades. Ya que hago algo que de otro modo jamás lo hubiera hecho, por lo menos que cunda. Es decir que sus posibles efectos me desborden y dejando de ser míos, participen del avance de las sociedades y sus instituciones, de la crítica, la  responsabilidad y control de los sindicatos. Nunca soy yo el único protagonista, no soy el único concernido. De mi época de marxista conservo la idea de poder influir en la sociedad y en sus valores, desplegando una lucha ideológica.
Si yo escribiera testimonio no haría ensayos, y si hago ensayo es porque el testimonio mío es insuficiente y pretendo influir: Basta con decir lo que no se ha dicho.
Dentro de poco revelaré el título de mi libro sobre sindicalismo y laboralismo. Quién le iba a decir a la USO que estos temas pasaran por un sindicato minoritario, que iba a ser campo  de pruebas. El ser minoritario favorece el análisis y la maraña burocrática ofrece mucha más visibilidad, descripción y análisis .
Pero a la vez sin descuidar en absoluto mi actividad y mi vida.
¿Alguién es capaz de calibrar el efecto que tendría que los sindicatos tuvieran que rendir cuentas de su propia actividad, que estuvierna incursos en reponsabilidad civil, como cualquier entidad o empresa? Los sindicatos no reconocen ni la responsabilidad objetiva ni subjetiva. Es un mundo portentoso. La gran burbuja de la inocencia, se sacuden aquellas con los seguros de los abogados.
Gracias a mi hijo el post de abajo fue visto por prestigiosos intelectuales y bastante gente.
Me puse a leer el último libro (he leído tres) de Pablo-Ignacio Dalmases sobre la literatura en el Sáhara, y por la mitad, ya me había procurado un cuaderno usado para tomar notas. Algunas ideas suyas ya me han dado para un capítulo. Así se comienza. Ya sabes que la maquinaria se ha puesto en marcha. Lo que no me pasa con la literatura canaria, que no sé por donde continuar. Ni que leer. Antes de eso hay que encontrar libros.




sábado, febrero 20, 2016

Un sombrero cargado de nieve. Cristina Losada


A Cristina Losada la descubrí en la televisión de Libertad Digital, creo. Me llamó la atención que habiendo militado en la clandestinidad contra el franquismo, se conservara aún joven y atractiva. Podías verla de joven, de cría. También que hubiera militado en la LCR, Liga Comunista Revolucionaria, trotskista. O sea, que había sido antifranquista de verdad. ¡Hombre!

En televisión tenía encanto y mucho interés, pero no tanto como con sus artículos. Cuando entro en Libertad Digital siempre la busco para leerla. Sus puntos de vista son muy personales y de mucha solidez, a lo que le acompaña lo bien que escribe. Además, se adivinaba tras su cosmopolitismo un conocimiento claro de política internacional e historia contemporánea, que la sacaban de España. Había vivido fuera.
Mi hijo la sigue desde Washington en El Búho que creo es un programa de radio que lo escucha por Internet. Un día me contó alegre que ella le seguía por Twitter.
Aparte de leerla en prensa digital, leí "Por qué dejé de ser de izquierdas", un libro coral en la que están buena parte de la gente que admiro. Cristina tiene la web Heterodoxias
Cuando supe de su libro sobre sus viajes por el mundo -lo hizo durante 7 años por Asía, África y América, con escalas en Berlín, Basilea y Ginebra-, lo reservé. Poco antes me había enterado de esa época de su vida, y así el personaje me encajaba más. Ya sabía que Losada no era cualquiera.
El libro que lo voy devorando es sorprendente por varias cosas. De entrada utiliza el "pronombre personal" masculino indefinido, no dice "Una", sino "Uno", por ejemplo. Apenas hace consideraciones políticas o sociológicas, que es en lo que se licenció, sino que en todo momento, está claro, que se trata de una huida personal, por lo que no se encuentra en ninguna misión distinta que su propio rumbo a nada con finalidad, ni siquiera al Sáhara, que no sea su nomadeo.  Lo que le permite incluso descubrir el dulce far niente. No busca nada concreto, pero encuentra. Vagabundea por el mundo.
Es una mujer valiente hasta la temeridad, fuerte, obstinada. Por ejemplo cruzaba peligrosas fronteras con sus ocasionales compañeros, sin pagar el peaje de aduaneros y soldados. Podía acampar en la misma frontera para ver quien se cansaba antes.
Una mujer que es tan resolutiva y echada p´lante como un osado aventurero  y llega donde llegan ellos, sin embargo el libro rezuma feminidad con una sutileza constante. Su psicología en todo momento es la de una mujer, haga lo que haga: beba, juegue al billar con hombres, aprenda de motores, suba montes sola... Sus apuestas son siempre con ella, no hay asomo de rivalidades, éxitos y actitudes masculinas. No es su problema, menos entonces las homilías de género. 
Ya digo que su aventura vital es su propósito, huye tras la aventura política de la clandestinidad, de una vida que se anuncia como una gran continuum, en la que los días serán todos iguales. Perspectiva que le repele, trabaja en un periódico de redactora, que tampoco le gusta.
No obstante, no se rebela contra  los límites de la vida sino que trata de alcanzarlos y conocerlos. Ella se siente nómada, pero no es una mística, ni una idealista, ni tiene un propósito. Llega a decir que no pretende conocerse como desconocerse, que al parecer también resulta imposible. Deja sin finalidad el anhelo presunto de estos viajes, como gran iniciación para el auto conocimiento y "gran cambio". No tiene ni la más mínima veleidad mística  Lo desconocido no aparece como algo de extraordinaria  profundidad, sino con lo que uno se topa es  con lo enorme del mundo. Otra vez los límites. Otros límites.
Es interesante cuando cuenta el poco caso -lo muy personal no se entiende- que le hacen en España de todas las cosas que tendría que contar, y describe muy bien su relación con España, su casa, y el mundo. Ésta politóloga  ex-trotskista y  anti-estalinista, nos describirá en muy pocas páginas,  a través de su viaje en el transiberiano,  la realidad inapelable del régimen soviético, sin para ello  tener que hablar de política.
Uno se queda con ganas de que cuenta su vida sedentaria, tras la fase nómada.
De su fase revolucionaria, una pequeña parte, la conocí en una semblanza que hizo de José María Mendiluce, tras su muerte reciente, cuando los dos eran miembros del Comité local de la LCR en Madrid.
El viaje resultó inútil pero bello, nos resume. ¿Hay mejor experiencia que la de la gratuidad de la belleza... y la vida?   




miércoles, febrero 17, 2016

No he escrito un libro sino "el Libro". Acoso de USO Canarias

Acoso de USO Canarias, no es el título, sino  acontecer

La causticidad, la sátira, burla, por supuesto ironía, no deben ser los cimientos, pilares o paredes de un libro, sino algo atinente a la superficie y el color, ornamental, suave, que salte en el lugar más inesperado. Ha de ser repentino y furtivo. Como el que en una conversación de varios, suelta una pincelada al final que sorprende por el ingenio.

Puedes hacer análisis despiadados, que pareciera inconcebible la misericordia y la piedad, pero para que el sarcasmo tenga efectos ha de ser liviano, como no convocado, sino infiltrado sin permiso. Como un duende que aparece en la rama de un árbol y te tira  una manzana a dar, mientras ríe estentóreamente.

Según mi hermano es el libro más profundo que he escrito, ha debido  ser como un alud, porque he sorteado toda la puntuación. ¡Qué trabajo!

Como la actividad de estos días era tan absorbente, que me daba para poner maldades, expresiones simpáticas por su causticidad, con la misma premura, delicadeza y gratuidad que un pajarito se posa en una rama, para remontar de inmediato el vuelo. Me han salido varias, como quien no quiere la cosa.
Los grandes cronistas de las mansiones de los señores, son siempre el servicio. El servicio de los sindicatos y el laboralismo, creo que en el mundo, he sido yo. La visión adquiere una amplitud y diafanidad únicas. Jamás podrá haber un libro sobre el sindicalismo y laboralismo, como el que he escrito. He tenido que cultivar durante décadas la humildad, la prudencia y la lejanía para sobrevivir; los/as soberbios/as, se iban, aun siendo muy parecidos.
En otro orden de cosas. Hay dos personajes de la foto en los que nos detendremos. Mi hermano y el señor mayor que viste en exceso juvenil.
Conozco a gente que no tiene ni idea de lo que es el estilo. Mi hermano muestra en la foto un estilo exquisito, es como una encarnación en mármol del Renacimiento, un fragmento de Schubert, un capítulo de Moliere, un chelo de Salzburgo. Nobleza, cultura, finura, espiritualidad.
Al lado de él, un señor ya mayor. Viste extraordinariamente juvenil, incluso porta un sudadera de NYC y una chaqueta militar y al parecer unos vaqueros. No se pueden acumular más signos de rebelión. Demasiado informal, y aun parece fuerte. Se ve que es alguien mundano, de la noche, ¿de los bajos fondos?, que mira a un punto fijo dolosamente.
Un tipo así es para desconfiar, si por un momento pensáramos que tiene una profesión muy exigente, de un ethos muy definido, debemos conjeturar que se trata de una rareza y que tras ese rol social o profesional, se asoma un espíritu iconoclasta, rupturista, disidente y hasta herético. Menos aún, pacífico. Se ve que no tiene un pasado limpio, que sus opciones no se reducen a una determinada faceta, sino que seguramente dispone de más. Puede intuirse, además de su lejanía de protocolos rigurosos, cierta obstinación, y fuertes convicciones. De ser marino, podría decirse que no hace ascos a los mares embravecidos.
Curiosamente y a día de hoy le siguen acosando desde el Sindicato USO Canarias. Un tipo de ese jaez es capaz, no solo de pasarse por el Colegio de Abogados a quejarse de nuevo, sino de iniciar una huelga de hambre o un encierro. El caso es que ya lo hizo, y en iglesias dos veces, la huelga de hambre duró unas horas, no minutos. El encierro, con Franco. 




domingo, febrero 14, 2016

La Academia, USO y el mercantilismo

Mi idea era ir hasta los 65 años al sindicato. En los últimos años me moló no haber trabajado para el sindicato desde fuera, como lo han hecho casi todos los laboralistas. Lo que sí me gusta es el democratismo, la igualdad, horizontalidad, supongo que por vasco; y  no me gustan los palcos, las elevaciones, la superioridad, y eso es lo que pensaba hacer. Ir a un sindicato hasta los 65 años que pocos laboralistas supongo lo habrán hecho, (me parecía algo que debía hacer) y luego seguir desde casa.
Como sabe todo mi sector en Santa Cruz no aparezco por ningún sitio de mi actividad profesional, ni SEMAC, Juzgados de lo Social, Fogasa, eso esta a la vista de todos, mi condición de desaparecido por ninguneo. Pero ocurre que no estoy jubilado. Me paga (menos) USO Canarias por no trabajar. Ayer ironizaba mi hijo: vaya relación mercantil más rara ¿no? Mi hijo en el Banco Mundial ha tenido las dos relaciones, laboral y mercantil y le asombra la creatividad de figuras que ingenia la USO y supongo que la justicia española de momento. Me pagan cuando según sus tesis no tenían que pagarme nada -es raro- , si ya me preavisaron hace casi dos año. El 30-04-14. Por carta de José Ramón Rodríguez Pérez secretario general de USO Canarias. Pero se pararon, no fuera despido. Emplearon el mes de preaviso para desaprevisarme, una vez preavisado y pasado el mes. Fue como si se desmercantilizaran voluntariamente. ¿No?
Mañana lunes iré a fichar a la USO a la tarde, ellos preferirían que no fuera, y seguir pagando la "iguala" (parece laboral o rentista, desde luego todo menos mercantil, porque vaya mercantilistas que estarían hechos). Voy a intentar subir los 11 pisos de Méndez Núñez, nº 84 caminando, como lo hacía hace 11 años o así, cuando iba también todas las mañanas. A las tardes aquello es un cementerio. Percibía mucha combatividad de clase en el ascensor, que no me molaba. Para un exizquierdista no era admirable.
Mi libro está en la editorial esta semana. El mejor resultado de mi trabajo. Ha valido la pena. Nunca lo imaginé. Lo mío con diferencia va a ser lo más duradero de la profesión. No hablo por hablar.
Resulta que también estoy en la bibliografía de la Academia Canaria de la Lengua, con un libro sobre un escritor que escribe muy raro, y que a mi me gustó (su escritura), más que sus dotes intelectuales y culturales, que desmerecen y mucho comparativamente




sábado, febrero 13, 2016

65, mi cumpleaños más satisfactorio



Lo absurdo es la tensión más extrema, la que mantiene constantemente con un esfuerzo solitario, pues sabe que con esa conciencia y rebelión al día, testimonia la única verdad, que es el desafío.
Albert Camus 

Albert Camus fijó la vertiente esencial de la existencia humana, para ello abundó en el absurdo de la vida y el suicidio, que no lo resolvía. En esencia la vida es un acto de rebelión dentro de los límites mortales o márgenes de la existencia y el destino. Tiene un papel determinante la conciencia (libertad), pero también lo irracional. Podía encontrarse en el mito de Sísifo, el perseverar a sabiendas de la no culminación efectiva de un esfuerzo, pese  el verse frustrado por los límites. Su filosofía sencilla -él que básicamente fue una de las cumbres literarias del S XX, de Camus- me fascina. Especialmente su vida, de tanta coherencia. Con lo que estaría de acuerdo mi amigo Iván López Casanova. El pensamiento no puede derivarse en miles de ramificaciones que no conducen a nada, sino al exhibicionismo mecánico de todo el potencial del logos. Hay que resumir las premisas de la existencia, que es lo que hace Camus.

Ayer le escribí a Nani acusándola de neurótica e infantil como su amiga de la Capital y para recordarle que hoy era mi cumpleaños feliz. Y me felicitara. Me contestó diciendo que ya sabía que hoy vine al mundo. Como soy heideggeriano, no vine al mundo, sino que fui arrojado a él: geworfenheit o Entwurft geworfenheit (arrojado al destino), como mi hermano certificará. El conoce a Heidegger por fuentes indirectas, pero lo conoce. Su golem Atroz no, porque solo habla yiddish.
Agotado el excursus filosófico, diré que no recuerdo que recibiera tan a gusto una edad como la que me viene otorgada por Cronos hoy. Hacer 65 años está muy bien. Ves la vida de otra forma. Más joven, pero también más listo. Iba a poner sabio. Nunca hasta ahora había pensado en hacer deportes de riesgo, ahora me apetecería mucho hacerlo, pero el cuerpo para eso no acompaña. Por su belleza humana más que nada.
Hay algo impagable a mi edad, que es la libertad personal que alcanzas. Puedes con todo. No pasas ni medía y te haces más valiente y osado. Eres mucho más capaz en defender tus posiciones. Ni rebaños, ni grupos, ni mayorías, ni opinión común, ni entornos. Enfrentarse a todas estas cosas no es fácil, aunque de joven irresponsable sí lo es, lo he probado. Pero luego se vuelve suicida. Cuesta romper, da miedo, supone quedarte solo, pasar la línea. Entiendo que no haya esa necesidad, no tiene por qué haberla, pero si se da, hay que atenderla. Yo lo he hecho gradualmente. Con inteligencia y control. También he recibido muchos estímulos, vamos, me los he buscado. Volviendo a Camus: rebelándote es como tienes conciencia de los límites. Todo se juega entre límites, los que tu pones (hasta aquí aguanto, pero nada más) y los que te ponen. Con esta libertad no se podría vivir en etapas anteriores, viene cuando es más factible tenerla. La vida es sabia.
Gracias a todos mis amigos que me han llamado y me han mandado mensajes por mi feliz cumpleaños, que de verdad lo he sentido como tal. Ha sido el cumpleaños más satisfactorio de mi vida. Me he enterado que Eguiar ya no esquía, sino que hace snowboard, y que le gana a Fer (en Andorra,  no en Suiza) en darse buenas   hostias.
En otro orden de cosas, iba a volver a Heidegger y su pastoreo, pero me parece más propio y delicado referirme a una pastorcilla bucólica, para indicar que me apunte a la expedición a Baeza.








viernes, febrero 12, 2016

Españoles a extirpar: Pla, Foxá, Dalí, Cunqueiro...

El divino Dalí
El inmenso escritor y periodista Pla, siempre payés
Agustín de Foxá con el torero Manolete, también en la lista de los de a desaparecer

Álvaro Cunqueiro, padre de las letras gallegas
Gerardo Diego

Yo podría entender la demolición de los budas de bamiyán, que fue una de las imágenes que me dejó la televisión para toda la vida. Me conmocionó bastante, y fue cuando me di cuenta de que quién se atreve con los símbolos sagrados considera a las personas cucarachas. Cuando lo he dicho nadie me lo ha negado, supongo que tampoco les haya importado lo más mínimo, menos pues que lo dijera.
Puedo también entender el fanatismo islámico de sociedades medievales. En Abu Dabi no hay fanatismo, las occidentales se bañan con biquini.
Me molesta mucho mas cuando los burgueses ilustrados hispanos exhiben un revanchismo enfermo como en España. Exhuman restos de hace 80 años para echárselos a la cara a una parte de los españoles, como un pliego de imputaciones a modo de expediente de pureza de sangre.
Yo he leído a Josep Pla, Agustín de Foxá, Gerardo Diego (no he leído a Cunqueiro y siempre he sospechado que me perdía  alguien valioso) y he leído a Dalí (a quien recomendaba leer Manuel Vicent con mucho fundamento). Hay que ser talibán para extirpar el gran arte por parentesco ideológicos con alguien (el franquismo) que no era como ellos.
¿Nos podemos imaginar con armas a estos inquisidores, y después de triunfar en una guerra civil? No ¿no nos la imaginamos? Pero no a los de antes sino a los de ahora, Ahora Madrid. En Venezuela no hubo guerra civil. El franquismo no acabó con una república democrática, sino con una república que avanzaba a pasos agigantados e inexorables a una república popular estalinista. O como digo siempre ¿si hubiera ganado el Frente Popular hubieran tenido espacio la derecha, la iglesia...? No digo ya vivos, sino incluso  muertos. ¿Por qué en España se iba a anhelar una democracia cuando no la querían en toda Europa continental, al punto que un año después, 1940, no quedó ni una?
Creo que Carmena ha escrito un libro (sobre cargos y experiencias derivadas), yo recomiendo leer a los del callejero de Madrid, cuya memoria y obra se pretende quemar ("¡arderéis como en el 36!", de Rita Maestre), nunca se olvidarán de lo que escribieron. Hay una cuestión que una persona adulta, equilibrada y pacífica podía plantearse, cómo es que gente con ese talento se hizo de Falange. Eso es tratar de pensar la historia, no solo de España , sino la de Europa de hace vamos para 100 años. Estos sí son guerracivilistas, menos mal que nacieron tarde. 




jueves, febrero 11, 2016

La fosa común de la inteligencia

Nebrijos de puta les decían los de los otros colegios cuando pasaban por debajo, y ellos les llovían toda suerte de objetos 


Le envío a mi hijo uno de mis dos regalos recibidos ayer, aquel en que aparezco entre las adquisiciones (de mi libro "El Sáhara, perspectiva de revisión") por la Complu de Madrid, exactamente por su exfacultad de políticas.

A lo que me responde desde Washington riéndose y diciendo que pida me saquen de esa "fosa común de la inteligencia"(por su facultad); conoció al más destacado y único profesor titular. Me enteré hace poco, me dijo que no era para contar lo de ese personaje.

A mí me ha puesto muy contento, mis libros sobreviven por el lugar exacto que me gusta que sobrevivan, y que lo hagan con el tiempo. Me he henchido de satisfacción, si se me permite tal expresión bastante cursi, y eso que estoy en un montón de universidades españolas. Digo yo que porque sea Políticas, aunque los que tengo en la Complu serán en esa facultad. Vasca Cultura estará en otra. En rebiun solo figuran las universidades, no las facultades. Esta vez lo he pillado en Facebook de la Facu. libros adquiridos.
Podría decirse que me he hecho un carrera académica universitaria (suponiendo que yo sea académico analógicamente, que no lo soy) comenzando y terminando por el tejado. Sin pilastras, muros, paredes...ni cimientos. No lo entiendo ni yo. Tejado/nube. Mejor un dron, con visor y artillado.
Mi libro sobre USO Canarias y mi acoso y desmantelamiento laboral, me está dejando un regusto enorme. Hago ensayo, por tanto análisis crítico, historia y también testimonio (menudo historión tengo) del sindicalismo y laboralismo, que no se ha hecho nunca. Y por supuesto, no he rehuido la altura que nos separa. Si hablo de tejado, nubes y drones no puedo eludir las alturas. Creo que es fácil de entender.
Mi libro de  Políticas del Sáhara, me ha motivado aún más para seguir. Encontraré tema y motivo. Lo único que tengo que hacer, es leer las octavillas que se escriben sobre el Sáhara. Me di cuenta el otro día comprando el libro catecismo que rehusaba comprar sobre aquel territorio. He contraído un vínculo sentimental con el Sáhara y Marruecos. Marruecos, aunque yo escriba del Sáhara, es más interesante, ni color. Pero no intelectualmente.
El otro regalo fue el correo de mi admirado filósofo, me animó, como puse, a seguir dando luz. Nadie me ha dicho nunca nada parecido y tampoco lo había pensado. Algo que me ha hecho reflexionar y tiene su verdad. Aunque luz para desmontar. Lo que es una barbaridad. Que construyan otros.




miércoles, febrero 10, 2016

En el epicentro: Facultad de Políticas de la Complutense

https://es-es.facebook.com/pages/Biblioteca-de-Ciencias-Pol%C3%ADticas-y-Sociolog%C3%ADa-Universidad-Complutense/33548432643


De manera absolutamente sorprendente, me acabo de localizar en el puente de mando de Podemos, con El Sáhara, perspectiva de revisión. La famosa Facultad de Políticas de la Complutense, donde estudió mi hijo sin que en absoluto fuera absorbido por el ambiente.
Al parecer, el que dio orden de comprarlo lo ha hojeado. En fin, filtros que se pasan. Se da en esa facultad lo que no ocurre en las canarias, a las que no les gusta mis ideas sobre el tema.
Ha llegado el momento de admitir que es una gran facultad. ¡Cuan equivocado estaba! Gracias Damasco (y Teherán).






‪#‎nuevoenlabiblio‬ El Sáhara, perspectiva de revisión / José María Lizundia Zamalloa
El nacionalismo saharaui y la percepción que de su discurso se hace desde España
http://goo.gl/wMlEyk

A Milly Calderón y Carmen Moreno Barquero les gusta esto.

martes, febrero 09, 2016

Traslado de los reunidos y felicitación



Fue una noche chispeante, había todos los ingredientes para que fuera así. Un lunes de carnaval era imposible quedar en Los Reunidos, por lo que a Rosita se le ocurrió hacerlo en su casa. Habíamos barajado el Callejón de Gaza. No creo que durante todo el 2015 hayamos ido una sola vez al Parra. El lunes anterior nos conjuramos para poner fin a esa situación.

La casa de Ifara tiene muchísima historia, que rememoramos. Curiosamente en los lances más legendarios, porque son imborrables incluso conocidos de referencia, no estuvimos. En aquellos lances participaron gente, amigos/as que ya no están. Muertos en combate. Creo que fue una de las zonas más barcelonesas (setentera) de la ciudad.

Mi hermano no llevó a su golem Atroz. Rosita que no tiene un beber fraterno y conciliador, la tomó una vez más con Atroz (el golem), profiriendo injurias contra él. Pero le tenía reservado otra sorpresa: el tercer regalo en 15 días. Esta vez un chaleco que es como acolchado sin mangas, con su bolsa de boutique. (Como el que se que ve en la foto). Él se apersonó con su botella del palacio de Liria, como si fuera el duque de Alba. O un clochard.
Todos somos muy cosmopolitas, aunque los más de todo se hicieron unos join. Los Reunidos duró hasta las tres, hubo algunos ausentes que se lo perdieron.
Hoy he recibido un correo felicitándome por mí artículo sobre Camus, y haciéndome unas acertadas precisiones sobre Raymond Aron. Es de alguien al que admiro mucho (al parecer nos admiramos, lo pongo porque para mí es un orgullo). Termina deseando que siga impartiendo luz, que proviniendo de alguien que realmente lo hace con verdadero y justo éxito, no puedo estar más satisfecho. Sin duda, he aprovechado y aprovecho la vida. He viajado por el gran arco del mundo de las ideas y creencias  Yo sí he conocido muchos mundos, y los que descubrí tardíamente, con similar alborozo y gratitud que los primeros.




El Día: La deforestación de Vistabella



sábado, febrero 06, 2016

Inocularme el veneno


Vivo en un estado de éxtasis con mis últimas correcciones de mi tercer libro sobre el sindicalismo. La puntilla. El no ser académico y tener el privilegio del testimonio, que cede ante el ensayo, te arroja a la literatura de bruces, por lo que el placer es máximo. 

Los tres libros sobre sindicalismo y laboralismo han respondido a estímulos del medio. Han sido provocados, a mí jamás se me hubiera ocurrido dedicar un segundo a esas cuestiones, porque nunca lo he hecho, salvo por obligación muy concreta y profesional, sin pasarme un milímetro más de lo necesario. Quiero decir que es muy importante la posición, donde tú te halles y cómo estés, lo que no puedes es estar cómodo y feliz, y los retos que seas capaces de asumir. Como me he limitado a trabajar, toda mi vida he estado fuera de ese medio. No estar integrado, ser periférico, iconoclasta, muy crítico te provee del instrumental que necesitas, y además que vayan a por ti, eso es lo que enciende los motores.


Así es muy fácil abrir caminos, ser el primero, hacer análisis y críticas desde donde nadie los ha hecho. Es simplemente así. Como hay territorios (y materias todas) que sabes que no vas a aportar absolutamente nada: en mi caso, Israel o ya el País Vasco o la poesía canaria.
Terminada mi trilogía, porque lo es, me preocupa seguir con algo distinto, y electivo. Sobre sindicalismo y laboralismo he sido obligado a escribir. Que es cuando más tienes que tratar de esmerarte. ¡Menudos temas! Solo se puede resolver literaria y muy críticamente, a base de análisis nuevos, originales y convincentes.
Prolegómeno largo. En Lemus tenía mi tarjeta de cliente agotada, o sea que tocaba mucha gratuidad. Me llevo muy bien con los empleados (muy profesionales) y resulta muy agradable el rato.
Compras : Ian Mcewan para XY y para mí si lo aprueba, el libro que tenía pedido sobre Averroes, Maimonides, Séneca, Ibn Hzm;  Cristopher Isherwood, y uno sobre el Sáhara de tapa dura con fotos con este título deplorable y mendaz: Agonía, traición y huida, El final del Sáhara español.

Una idea brillante
Como no hay manera de encontrar un libro sobe el Sáhara, ese libro ya lo había visto, pero dado el tufo de su título lo había desdeñado por repetido, el falso dogma español obra de militares españoles frustrados, y la chusma aguerrida para que se maten otros, manipulador, cuajado de interpretaciones chuscas...
Pero hoy he pensado que si lo compro igual me inocula el veneno que necesito para intentar seguir con el Sáhara, y efectivamente. El autor es profesor de universidad y no evidentemente catedrático, que por su currículo parece haberlo intentado sabiendo que no iba resultar. Da clases de historia contemporánea. Pobres alumnos. A Erasmus en España vienen todos los estudiantes de Europa, pero casi ninguno a licenciarse.
Este historiador rigorista y objetivo ya en la primera página dice que el gobierno dio la orden de huir -¡cuánta nostalgia de guerra, que lástima no haber ido a una guerra a ganarla seguro y vengar todas las del Rif! No hay órdenes de huir (y eso lo sabe el historiador más inútil), habrá de retirada o de cumplir acuerdos y resoluciones, pero aunque se huya como en el Rif, las ordenes no son de huir. Así empieza, y sigue con el hispanocentrismo acostumbrado por los arengadores frustrados: el único actor fue España (y Marruecos para que la ecuación salga), no hay comunidad ni derecho internacional ni mil variantes en este relato maniqueo, minimalista, ñoño, resentido, absurdo y militarista.
Resuelto pues el asunto Sáhara, habrá más Sáhara. Ya me las ingeniaré. El mes que viene tengo qu ir a Madrid aprovecharé para proveerme de todos los libros que pueda.
Mi boicot (distinto al del Sindicato USO Canarias)
Me quiero sacar el carnet de investigador de la Universidad de La Laguna. No hay libros fuera. Me gustaría seguir con la literatura canaria, ya lo vivo como un deber, y con el Sáhara, hasta que vuelvo a advertir un boicot.
Las universidades canarias, sobre todo La Laguna tienen casi todos mis libros. Pero curiosamente hay dos que no tienen ninguna y eso que  están en la UNED y en alguna universidad de Barcelona, además de en la Biblioteca Islámica de AECID, que son los dos míos del Sáhara. Eso significa que al menos me conocen. Cuando esté en las últimas se los donaré. Aunque a  mi me sirven los que ellos tendrán, que serán muchos, y que son los que yo necesito. No los similares a mí, que seguro no habrá demasiados.




jueves, febrero 04, 2016

¿Es Atroz el Golem?


Como saben los duchos lectores el golem es una creación humana judía destinada a protegerlos. Que encarnado en otra persona distinta de su creador, podía independizarse y actuar incluso contra él, además de cometer desmanes incontrolables. Hay una novela que lo hizo célebre de Gustav Meyrink; no recuerdo que ilustre la incluyó entre una de las mejores del S XX. Pudo ser Borges, no digo más.

No es que mi hermano haya creado su golem, pero hemos descubierto él y yo un personaje que pudiera ser el golem de mi hermano. No sabemos si algún daimón lo creo pr él. El mismo lo bautizó como Atroz. Es cuando el golem se olvida de su esencia más propía y se abre a otras "coesencias", que normalmente aparecen sepultadas. Yo le conocía de vista, no sé si alguna vez hablé con él, si lo hice fue de asuntos triviales. Resulta ser abogado, aunque no de la escudería de USO Canarias, donde los abogados/as testifican contra colegas compañeros para que haya menos operativos (conforme aquello del fundamental arquitecto Mies van der Rohe de que "menos es más"), o dicen ser los que más ganan sin que aparezcan en ningún papel del procedimiento. Lo que le daba ya un estatus bastante humano. Un golem no precisa de mucho esfuerzo para ser abogado. Originariamente el golem fue una creación de barro, tipo Adán, que fue de arcilla. Pero no era eso solo, sino que era un intelectual de hoy, con lo que me desarmó. Ese ha sido su compromiso vitalicio, (o más bien una rebelión: el Golem aparece cada 33 años) si así puede decirse llevado con el rigor de un monje de cualquier cultura: moderna, antigua, occidental, oriental. En su apremiante vida, su consagración fue a un dios que había desterrado a todos los demás. No era un golem legendario de la Cábala judía sino alguien que había erigido y entronizado su propia deidad. No era tampoco judío sino que dueño de su propia religión, a tal extemo llegó su blasfemia y por supuesto se enajenó por completo de su creador, a pesar de que sea un doble. Mi hermano no puede con Atroz, y no es para menos este golem, único en su especie.
En la frente de Atroz pone Emet (verdad), si le quita la E se queda en Met (muerte), toda vez que es una creación por medio de letras, típicamente cabalista. Eso me ha dicho que hará con Atroz como le vea tonteando con Tachuela otra vez.




Los misterios órficos y mis biográficos

La mayor satisfacción que obtengo de la vida en este momento, más que escribir, que hacerlo en el blog me divierte muchísimo, es leer. No leer por entretenerme y no tener que hacer, sino por el afán de conocer, de saber, curiosidad, mundo. Creo que ese es mi más fuerte vínculo con la humanidad  y de paso conmigo mismo como parte integrante, también saber de ella, de su historia, sentimientos, esperanzas, miedos, pensamientos , fantasias.... Todo eso se halla en los libros. No tengo ni por dónde empezar, desecho materias que voy profundizando porque aparecen otras que las solapan. La gran analogía de la pasión sexual es la intelectual, y duradera hasta la eternidad. Ya lo dijo Jorge Semprún.
Quiero orientar, dadas mis inversiones de estudio y algunos resultados, mi interés hacia la literatura canaria o el Sáhara/Marruecos, también escribir de literatos marroquíes para una web, y además leer prosa. Osea demasiadas cosas. Aunque USO Canarias me deja muchísimo tiempo libre. Este fin de semana se me cruzó el orfismo y ya no me pude desentender.
No he sido un intelectual porque me tiraba mucho más la vida, por ejemplo la calle, amigos, diversiones, disparates. Los intelectuales no me gustaban porque no eran hombres de acción, pero también me atraían. Pero no tanto como personajes tipo Fer. En realidad siempre he deseado ser lo que no era. Poca gente se ha esquivado a sí mismo tan bien como yo. O no, y eso es todo lo que hubo, que no tuvo porqué ser distinto. Los intelectuales tienen una relación demasíado sólida y unidireccional con la vida y además como es tan fuerte su pasión son felices y extremadamente autosuficientes (mi hermano, Juan Pedro, Atroz...) y yo soy más bien lo contrario.
Esta introducción para decir que en la treintena me dieron por muchas cosas y algunas de ellas eran la mitología, o lo mítico, el simbolismo, la historia de las religiones. Que ahora rememorándolo me satisfacieron mucho y me sirvieron para hacerme con unos rudimentos de estas materias.
Pensaba decir algo de Orfeo, los miterios eleusinos, del gran Dionisos Zagreo, de Demeter y Perséfone Koré, de la Katábasis y el hades, incluso del Vedanta o los mitos sumerios y babilónicos, pero no es lugar. He llegado a pensar en hacer un cuarto o quinto blog para desarrollar lo que leo, aunque he concluido que bastaba con abrir una carpeta (no tengo ninguna; tengo mucho blogs pero ni una carpeta), lo que no sé hacer, aunque lo sospecho fácil.





martes, febrero 02, 2016

Fer ayer



-Cada día vistes más pijo-le digo al llegar a Los Reunidos-, que ya es difícil.
-Es que hay que compensar la edad.
- Pues vístete de Podemos- le propongo.
Ha llegado de esquiar de Suiza, ha ido esta vez con un grupo de canarios con los que lleva yendo desde hace más de 10 años. A la mañana le había encontrado en el centro, -yo tenía prisa tenía que ir al banco por Hacienda y había recibido una notificación de Hacienda, (Hacienda es todo) que luego perdí en Termini cuando fui con Atroz-, y le pregunté si se había caído esta vez y que me contestó que no y que tuvieron muy buen tiempo. Esta noche nos vemos.
A la noche se me queja de que es un viejo, que es el más viejo que esquía, que le mira la gente.
-¿Lo has descubierto esta vez? No tienes mucha pinta de viejo. No te dicen eso las enfermeras cuando tienes desprendimiento de retina, que no se creen tu edad. Además llevas casco y gafas, es imposible, y estás como una espátula.
Ocurre que sus amigos esquiadores locales, ya lo sabía, son cuarentones. ¿Qué quieres? Le digo. Me cuenta que él les enseñó esquiar, y era como el Gran Lama. Ahora tienen unas aplicaciones por las que pueden conocer las pistas que han recorrido y la velocidad en cada tramo. Hacen descenso, o sea línea casi recta, y que en algunos tramos alcanzaron 114 km a la hora. A esa velocidad te chocas con alguien y los dos muertos. Fer como mucho llega a 60 Km/hora. Y no sabes la tensión y fuerza en cada músculo de las piernas.
Si me quito el esquí ¿qué me queda? No seas mariconazo, ¿ellos han follado? ¿tampoco? No, pues nada, paridad plena. Pero tiene su club de drogadictos, Xili igual se hace socia también.
Fer tienes esas cosas pueriles, está frito por tener un velero e irse al Pacífico sur, nada todos los días en el mar, no en las piscinas del club náutico. Los socios se han quejado porque hace todos los sudokus de todos los periódicos. Dice que hay que morir lo más lejos de donde has nacido, tiene la idea de morir en un barco en algún puerto o red de canales de EE.UU.
Es la persona más valiente que he conocido, si quitamos a Al. En 2009 segunda recidiva y autotrasplante de médula. XY le lleva un libro pornográfico de fotos antiguas a la Residencia. Estaba  verdaderamente postrado, como cabe imaginar, pero tenía un simulador de vuelo de los aviones de vuelo sin motor, que son elevados con cable por avionetas, que yo veía mucho de niño en Alemania. Le dieron de alta y se fue a Guadalajara o por ahí a hacer vuelo sin motor. Acababa de salir de una de órdago, que qué menos no darse una segunda oportunidad. No le gustó. Debe ser como estar en un sofá viendo la tele.    




El Día: "Albert Camus, un hombre rebelde"



lunes, febrero 01, 2016

Incidente que la tele anoche resucitó. Las violaciones del Ejército Rojo

Es curioso como elementos de relativismo ético y cultural, como vasos comunicantes aparecen hasta en mesas y correos de amigos. Contra el sistema de creencias y configuración cultural de una época no se puede ir. Puedes protestar, cabrearte, irte pero lo que no puedes hacer es razonar, argumentar, dar datos, porque eso no interesa a nadie absolutamente nada. En esta época se valora más la forma que el contenido. Es mejor para uno tener su propio ambiente interesante por "plural" ya que los hay de todos los colores y eso enriquece mucho mi ámbito relacional, que lo que se pueda decir, que a fin de cuentas todo el mundo tiene sus ideas. Ya que como decían muchos vascos no se puden criminalizar las ideas (ETA). Supongo que muchos creemos que no es que se puedan o no criminlizar, sino que ya son criminales: ideas nazis, racistas, comunistas, xenófobas, esclavistas….


Hay gente para la que el buenismo es realmente un bien, además contagioso y como su propio nombre sugiere fácil, sin malentendidos y hablando (fin, no medio) todo se arregla. Alguien como yo está perdido en esos ambientes, y lo único que le cabe hacer es torear y buscar las esquinas.

Luego hay clases de historia básica y de parte, que solo ocurren en un lugar y no en cualquier otro, más que diagnosticado. Si la pluralidad nos enriquece y divierte, es innecesario pronunciarse, sino celebrar su representación ritual.

Hace unas semanas tuve un penoso incidente, del que no me he repuesto. A una edad ya no quieres más líos (podría regalar) que aquellos que ni puedes ni debes eludir. En cualquier caso no pensaba volver jamás sobre el tema, y no incurrir nunca en esos asuntos, son muchos años ya con la misma matraca.

Pero ayer por la noche en National Geographic pusieron un documental sobre el último año de Hitler. Con la mala suerte de que salieron todos los extremos que yo mantuve por correos electrónicos, contra la idea peregrina y parvularia de que los rusos tomaron Berlín, dando a entender que fueron los salvadores de la humanidad.
Estas cosas solo me pasan a mí -jamás lo hubiera imaginado-,  con lo poco que me relaciono encima. 

Se estiman en dos millones de alemanas violados por el Ejército Rojo. Constituyeron desafueros alentados por los mandos y el Poder, no solo Ilya Ehrenburg (que escribía la propaganda en el frente) sino también por Stalin, quien dijo que qué había de malo, que tras el sacrificio del pueblo ruso -los 20 millones de muertos que les infligieron sus aliados hasta 1941: los nazis- se divirtieran con mujeres del enemigo.

Fue en la Conferencia de Yalta, donde se acordó el reparto de Alemania y Berlín (cuya mitad iba a ser administrada por las democracias aliadas) correspondía a los rusos.

El ejército norteamericano pudo haber conquistado Berlín, al precio de 100.000 muertos, para luego tener que dejársela a la URSS. La vida de los soldados americanos valen un poco más que la de los rusos para los propios rusos.Esta sería otro historia de barbarie.

El ejército violador se clavó en la frontera polaca hasta que sus viejos aliados, los nazis, con la que se la habían repartido al comienzo de la guera, acabaron con la sublevación polaca. Al parecer duró más de un mes. Triturada la sublevación polaca por los ex-aliados nazis, lo rusos reanudaron su avance, con saqueos que no habían hecho los nazis. Si hay un país mártir y de mártires es Polonia, me hubiera vuelto loco e incansable visitándolo. De Katyn no hablaron por haber sido al principio.

La foto de la izada de la bandera roja en el Reichstag, tuvo que ser rehecha porque uno de los solados que la colocaba mostraba todo el brazo con relojes saqueados Como llegaron los rusos a pagar un precio de 20 millones de muertos (cantidad inferior a los que han causado los comunistas)
´-La II Guerra Mundial duró de 1939 a 1945, de 1939 a 1941 nazis y comunistas fueron aliados. Es decir para tener esquemas claros, durante un tercio de la guerra Hitler y Stalin fueron aliados. Los dos se repatieron Polonia. La URSS no intervino ni ante la invasión de Francia, Holanda... ni ante la Batalla de Inglaterra. Los únicos que resistieron a los nazis fueron los ingleses durante los primeros años-
La URSS había sido siempre en los últimos siglos un imperio, luego su participación en el concierto europeo lógicamente siempre comporta mayores pérdidas y ganancias. Que se lo pregunten a Stalin y a Europa Oriental.
Stalin desatendió todas las advertencias de sus mandos y asesores de que los siguientes, derrotada Europa Occidental, iban a ser ellos. No impulsó una industria armamentística hasta que fue invadida, y ayudada económicamente por EE.UU.
Las grandes potencias o imperios siempre tienen una mayor responsabilidad en su propio continente.
Jamás hubiera pensado que me viese impelido a escribir estas cosas, tan documentadas y que pertenecen a la historia. Buen comienzo de la semana. Maldita televisión.