sábado, mayo 06, 2017

Ya estamos en la cuenta atrás. Countdown, lets go

Ya estamos muy  en la cuenta atrás, y sin duda nuestro viaje ha suscitado cierta expectativa en esa reducida minoría de amigos que nos sigue. Incluso se han dirigido a nosotros, lo que significa dos cosas: A) que nuestro viaje aún conserva el viejo  significado de los viajes con componente de aventura, y B) que la tripulación ofrece bastante juego. Según Belén el único elemento de estabilidad lo aporta  XY, mientras Rosita, Fer y yo no somos  fiables y sí proclives a lo desmedido.
Ayer a la tarde hablé con  Fer, y Rosita no había llegado –cuanto más tarde llegue más habrá bebido-; los viernes salen del trabajo y se ponen a beber cervezas y terminan con gintonic, por tanto es seguro que se encontrara algo bebida. Ella sería más rigurosa en su descripción.
Al mediodía quedé con mi hermano, y apareció mi amigo y paisano Gotzon con un perro muy bonito. Tienen una casa en La Orotawa del s XVII, en torno a la cual no se ha construido. Unos abogados de un banco fueron a conminarle por algo que le querían expropiar. Nos dijo: abogados como vosotros. Le contesto: ya te he dicho antes  que yo ya  no lo soy,  y que  lo fui, como fui soldado en la mili. Exactamente igual. Gotzon les dijo a Srs Advocats que él era de Bilbao y que se  lo iba a poner  muy  difícil.
-¿Les dijiste así por la cara que eras de Bilbao?
-Pues claro.
- Yo también lo suelo decir, ¿pero sirvió de algo?
-No sé, pero todo sigue como estaba
Me llama Rosana de la Feria de Sevilla por faralaes, me escribe Teo-teodorakis un correo carta para que vaya a Cádiz tras el viaje para contarlo, nuestra exvecina Cristina, graciosa, al tanto del viaje, lleva toda la vida siguiéndome en el blog, y manda recuerdos hasta  para Espy (de cuyo acto mandaremos un vi-de-o, vamos ya  a empezar a  hablar como los mexican). Me dice XY que han entrado en el blog Pedro y Belén, pero al parecer han debido mandarlo a otro blog. Belén que soy muy gracioso (observaciones que no consiguen derrumbarme) y Cristina se parte de risa, como mi hermano.
Ayer hubo un montón de bajas en la cita macaritana del Oliver, pero conocí a un personaje estelar. Una línea fluorescente de destello continuado: hijo de prohombre con nombre de calle en vida en Las Américas, que no es donde más merecía, neuropsicólogo, cuatro cursos de ingeniero de caminos, licenciado en la Complu en filosofía pura, políglota, muy culto y filósofo, hedonista con su puros Partagás, y muy divertido. Mucho sentido del humor, socio también del Oliver y superpijo de aspecto y complementos. Llevaba una camisa blanca de las que irradian pureza por su buen tejido,  como las de los americanos,  (las que llevan Harrison Ford y Michael Douglas) y con la delicadeza y distinción de tener sus iniciales bordadas,  cinturón Puerta de Hierro o Marbella, y así todo, pero en lugar de marcas habla de Hegel, Nieztsche… y al parecer atiende algo el patrimonio que le atenaza y menoscaba su pensamiento, formado en París en neuropsicología.
-          No te molestes: pero nunca he conocido a alguien tan pijo que sea tan filósofo, ¿por dónde andas, quienes son tus amigos, tienes una novia de 1,80…? 
     Lleva una funda de portátil verde crudo de dónde saca muchos utensilios: puros, una Montblanc… Le pregunto ¿me dejas ver lo que llevas dentro? Los makarios que están imbuidos del respeto a los derechos humanos, personales, y patrimoniales se asustan, pero el filósofo de caminos, me contesta no, no, mira. Y me enseña el contenido.
Estamos nerviosos. Ya cada vez que pienso en  las autopistas de 18 carriles de Los Ángeles, en el cansancio, el saber si dormiré o no, y que todo el recorrido con largas distancias lo tenemos que hacer nosotros, lo que es muy distinto a los viajes en avión directo, solo me dan ganas de llevar ya en el oeste americano al menos 24 horas y ver de qué va todo aquello. Sigo sin leer nada sobre allí y ni siquiera he hojeado las guías que compré. He comprado ese libro de la Conquista del oeste que parece hiper interesante, lo cogió XY y parecía que le había cogido de una pierna  el libro como si fuera un perro y no le soltaba.
Toda la semana pensando –mi gran cuestión- qué libros voy a llevar y sigo sin saber cuáles, y ya quedan pocas horas.
Bueno la siguiente irrupción/comparecencia será desde los United States of America. No sé cuándo será, ni desde dónde.   


No hay comentarios: