domingo, abril 23, 2017

Tras el Gran Túnel

Desde que abandoné mi vida en el Gran Túnel, esta tiene otra dimensión totalmente distinta, otra época en que  nada de la anterior subsiste. Se da un acomodo a lo nuevo. Desde el otro día ya tengo hasta sucursal en mi barrio, donde dispongo de todo con el Spar y la gasolinera. Así no pierdo el tiempo bajando a la ciudad, salvo para cometidos concretos.
La capacidad que tenemos los humanos de  adaptación creo que es infinita, de mimetismo, de homologarnos, intentar convencernos y a veces lograrlo, a funcionar y buscar pequeños oasis para directamente disiparnos. Ahora hay perspectiva y claridad, y una novedosa sensación de identidad.
Leo como no leía ni interno. Es una experiencia de vida la centralidad de la lectura. Por eso admiro a mi hermano y todo el placer que obtiene de la actividad intelectual, que no es comparable  a otras. Te adaptas a otra escala de intereses. Más autosuficiente y focalizado. Mantienes venerados tus puntos de chanza   y absurdos, punzados por el sentido del humor. De lo que me siento incapaz es de no perseguir y ejercer un  tono de broma y ninguna seriedad, humorístico, es decir lo que podría catalogarse de diversión. En la gasolinera siempre se dan los momentos  de simpatía.  No pensé la importancia que tenía esa propensión en mi vida, no era solo una estrategia de autodefensa, sino una  “sustancia del ser”, para ponernos cursilones, que lo somos, conste. Tal vez provenga de mi necesidad festiva que está casi al nivel de la lectura. Ahora descubro como la diversión que para la mayoría responde a hechos excepcionales, para mí son prueba u oportunidad diaria. He tenido que salir del Gran Túnel para pensarlo.
EXPEDICIÓN AL OESTE AMERICANO
XY ya se lo sabe todo sobre la conducción en California y nada de Arizona y Nevada, gracias a dos guías que compré e internet. Los coches de la policía llevan radar. Si te paran, ni se  te ocurra salir del vehículo, ni abrir las ventanillas, sino esperar a que llegue la policía. Si para un autobús escolar jamás trates de sobrepasarlo, sino esperar. Un paraíso para conductores, dicen. Como salimos el 7 de mayo a las 8 del sur, vamos a ir el sábado anterior XY y yo, no el otro par, en la guaguasera al hotel del Médano, tomar unas cañas hasta las diez, se dice, y taxi el domingo. Ya he pedido en mi sucursal del barrio dollars. Yo conduciré por las mañanas, para tomar cervezas después, Fer por la tarde para fumar tras su conclusión y ellas de noche o a última hora, para beber más tarde en hoteles y moteles de carretera. Tenemos hoteles en destinos no en el camino, que serán moteles.
Leo mucho de África. Como he repetido, como del Sáhara no encontraba libros me aficioné a Marruecos y el África subsahariana, Al Ándalus y moriscos. Ahí ando.
¿E. en Eurovisión?
E sigue en Kiev sin que sepamos nada más. Esperemos que no represente a EE.UU. en Eurovisión, aunque sería un golpe para los europeos, dado el supremacismo musical de los americanos.


jueves, abril 20, 2017

He leído a Ernst Toller y E. en Kiev

E. en Kiev
He descubierto a Ernst Toller  -saqué la portada del libro dos post más abajo- y ha merecido la pena. Me interesa mucho este periodo alemán prenazi de la República de Weimar. Como me ocurre con los intelectuales judíos alemanes. Ningún grupo como ellos tienen tanto interés, prestigio y mérito para mí,  tanta fuerza, originalidad, posición moral e intelectual.  Gracias a una comunidad con una  cultura y espíritu tan potente como  ellos, he conocido mucho mejor la república soviética de Baviera, a los consejistas, espartaquistas, socialdemócratas (socialistas de derecha, según Toller) y comunistas (jodiendo en cualquier circunstancia).
Vista desde el hotel de Kiev
Esta biografía de Toller es novelada y de diálogos profusos. Simpatizas  con este judío echado pa´lante por su dinamismo, su vivir conforme a sus apetencias e intereses, y ser a la vez un talentudo autor dramático. No sabemos nada de sus lecturas, solo de sus escasos contactos  literarios, el más emérito Thomas Mann. Acaba las memorias noveladas cuando sale de la cárcel  en 1924, tras 5 años de condena. Pudo ver reducida su condena, pero no quiso. Antepone la pasión política, la aventura, una forma de vida muy singular y propia a la cápsula literaria que tan menor y aviesa resulta.
Da cuenta de dos personajes apasionantes que  me han interesado de antiguo,  por quienes   les citaban: los dos judíos,  intelectuales, asesinados: Walter Rathenau,  y  Gustav Landauer.
Como no recibo ayuda de nadie contándome su vida o la de quienes conozca, que yo deduzco frugales, desleídas y prosaicas, hemos de volver a E. Ahora en Kiev. Esta vez ha debido acudir un grupúsculo de norteamericanos como él. Le he pedido una  crónica, pero me ha dicho que hasta el fin de semana imposible. Hace 10 días o así paró en Tokio. Me advirtió que pensaba comer muy bien. Tenía 7 horas. Le dije: Cogerás un taxi. -Ni hablar, yo voy en metro, ahí es donde está el pálpito de las ciudades.     


domingo, abril 16, 2017

Viajeros, no turistas

Terminado mi último libro, trato de hacer correcciones furtivas, seguramente para no quedarme sin nada serio  que escribir. Leo como nunca he leído. He vuelto   al Magreb y Al Ándalus pero no solo allí y  quiero escribir algún artículo sobre el tema para alguna  web relacionada. Descubro algunas cosas  a favor de mis tesis del Sáhara.
Ayer subí a Lemus, estuve buscando libros sobre el oeste americano. No vale Cormac Mcarthy que lo tenemos in extenso. Me enseña uno de mis amigos de la librería una colección de tapa dura sobre clásicos del Oeste, que yo no conocía. En el título Yuma (Arizona),-hombre, por ahí vamos a pasar- un pueblo de fuertes evocaciones del Farwest. Le digo  -esto son historietas, no hay descripciones, evocaciones… - subo a la tienda de arriba a por guías. Se adelanta una pareja, y dice uno a la otra mientras cogen una guía: mira, la costa oeste de EE.UU-. Intervengo: no es la costa oeste sino la este. Ah, es verdad, dicen al unísono. Y van a Las Vegas, de allí a San Francisco en coche todo lo demás en avión.  Como joven aventurero les digo que nosotros vamos hacer bastante más que eso pero en coche. No quedan guías de la costa oeste. A mí me gustan las guías, no internet. Mañana lunes ya tendremos el GPS y mapas. Belén nos lo traerá a Los reunidos.
El viernes día 5 de mayo tenemos la tertulia del Oliver: Hannah Arendt. Como tomo un gintonic después de un chupóptero, llego a casa despabilado. Dos días después, salida. No quiero saber la hora.
 Ahora mismo lidera la expedición XY. Fer es como si hubiera incrementado su drogadicción. Leo, escribo y no miro nada en internet sobre la profundización en el Oeste. Rosita como es ahora gran responsable del funzionariat se dedica a eso y a Espy, con la que comparte todas sus cuitas.
XY dice que hay que acortar todo lo rural o ciudades humildes como Tucson y Phoenix. Pues en Tucson vamos a estar 4 días, o sea que vete preparándote. Qué quieres ¿turismo? Nosotros no somos turistas, somos viajeros, no cogemos aviones. En Tucson haremos amigos en las cantinas mexican, como en los bares gringos, compadres no más, you know. No querías captar la profundidad americana, su vida, su ser, la metafísica de la colonización, de  nación joven, no querías tener la experiencia fuerte de las inmensas distancias, del espacio infinito, el desierto, la libertad, el individuo frente a la naturaleza inconmensurable, perseguir el horizonte siempre con sueños… nosotros ya somos norteamericanos. Yo he sido completamente ungido. No alucinas con los 300 años de España en aquellas tierras, pues eso es lo que vamos a vivir, sentir,  el espacio, la vastedad del territorio, las misiones españolas, los apaches,  navajos, los desiertos, la lejanía, la tierra y el mundo, evocar a unos españoles que nos precedieron de los que no conservamos ninguna disposición, ni cualidades, ni nada de lo valioso que tuvieron ellos. Fueron  otros.   Además vamos a pasar a México y vamos a estar con los mexican. Ya me emociono con la idea de escucharles y hablar para que ellos hablen más.  



viernes, abril 14, 2017

De Filadelfia, pero más sudafricanas canadienses

Con  mi sudadera souvenir favorita,  foto  capturada  por Belén el lunes 
Cuando quedo con Rosita me adecento y más si vienen dos chicas de Filadelfia. Por tanto fulminé mi uniforme souvenir de NYC. Quedamos en Los Reunidos afortunadamente. El resto de la ciudad –nunca he sido nada pro- me sobra de forma absoluta.
Las dos chicas de Filadelfia son amigas de Espy. ¿A qué vienen? Fer levanta los hombros, tampoco sabe Rosita, solo que Espy desde Tucson le ha dicho que las aloje.
Viene mi hermano y Belén, que ahora es como otro hermano y hoy con Pedro, marido y ex camarada como ella, que hizo  cientifismo en la Universidad de San Diego donde pronto también estaremos (por el césped).
-Hombre Pedro, por fin por aquí. Ya sé que no paran de repelerte de todas las universidades americanas –ahora   envían  programas currículos o lo que tenga para mandar.
-   -A ver: De la de Oregón, Santa Cruz, Sacramento, La Jolla, San Diego, Carolina…
-    -Por qué no pides una por la costa este, ya que el oeste yo lo dejaría.
-    -Ya lo he hecho: Carolina
-    -Es verdad, pero una solo ¿pero te echan a la primera?
-     -No, tardan unos días
Llegan las chicas de Filadelfia (presuntas, como veremos): Megan (luterana) y Mariza (reformista) veinteañeras, altas, guapas, sanas, cosmopolitas… No puedo si no besarles la mano por impronta europeista.
-   -De dónde sois –hablan español. Megan lo aprendió en un mes en Costa rica y Mariza –el  triple  de torpe- en tres en Guatemala.
-De Sudáfrica- ¿CÓMO?-  De Sudáfrica- Yo me alborozo: Son sudafricanas -grito- nunca he conocido a nadie de  ese país. Si quitamos a Mandela, Desmond Tutu, el nobel Coetzee, la escritora Nadine  Gordimer, y Charlize Tziron, que vamos, que tampoco los conocí personalmente.
-   -Nacimos en Sudáfrica pero somos canadienses (llevamos 17 años)- No me lo puedo creer. ¡Son canadienses!, vuelvo a aullar.

-   -¿Pero venís de Filadelfia al menos? Pues no, de París. Megan que hizo abogada en la Universidad de Pensilvania con Espy está ahora en París,  y  además en el Instituto de Estudios Políticos, la célebre Sciences Po (litiques) por donde han pasado E y Espy. Mariza ni  siquiera conoce  a Espy, igual tampoco Filadelfia, es enfermera  y  amiga de Megan. Son de Alberta (Ontario) al parecer.     

miércoles, abril 12, 2017

Ya tengo coche, y algunas vicisitudes

en la RRI Radio Republik Indonesia
Bueno, el viaje ya está colonizando nuestras vidas. XY ha desplegado varios atlas (3) y tiene todos señalados, ya podríamos buscar localizaciones con los ojos vendados, como en la mili había que ser capaz de montar el fusil CETME. Todo se complica, resulta que el Gran Cañón de Colorado está muy cerca de Las Vegas, pero nosotros vamos por nuestra cuenta conduciendo por varios estados.
Después de creo que dos meses por fin tengo coche, o sea ya me han hecho una llave. ¿Cómo una? Si la pierdo estamos en las mismas. ¿Usted pidió dos? No, yo creía que la llave era el juego o sea duplicado. Cojo el coche, salpicadero impoluto, sin bacterias ni costras parecía por su asepsia un quirófano. Loado sea Dios: la radio ahora funciona. El parabrisas sigue rajado. Bajo de la Renault  y compruebo que apenas frena, la cuesta es considerable –¿no frenará nada?-, poco pero frena y cuando paro se cala, o sea como cuando lo dejé. Me he divertido conduciendo, adelantando y esas cosas. He pensado en el viaje y me han entrado ganas de conducir. Le había preguntado a mi hermano si me habría olvidado de  conducir. Ahora tengo que volver a llevarlo  al taller porque se me cala casi cada vez que paro, y los frenos.
El lunes otra vez Fer vestido igual: una chupa como gris e indiscernible, sus pantalones rojos de pijo y camisa blanca también de pijo. ¿Qué pasa, que no tienes más ropa o te ves muy guapo así?. Pues igual que tú. Ahora que  tengo las camisas de cuadros más bonitas que he tenido nunca, no uso camisas, solo camisetas y sudaderas. Tenía razón Fer, tengo una sudadera que pone NYC  que no me la quito. Sudadera souvenir que parece que la llevara impresa, me gusta que parezca souvenir. En la gasolinera soy un tipo si no con clase, desenvuelto. Ahora resulta que tenemos a dos amigas de Espy de Filadelfia estos días.
Será mucha coincidencia, pero pensando en gente que conozco y he conocido, no veo motivos para sacarlas aquí por sus vidas. Sí en cambio a mi hijo, que es una  suerte. Como se ve en la foto ahora anda por comunidades apartadas, y no  como en el Banco Mundial en el que sus viajes eran para tratar con grandes burócratas nacionales. El interés por la antropología y la sociología más que de mí es de XY, y ahora dice que no se puede comparar el conocimiento de sociedades y países que tiene ahora en el IRI –ha ido con dos más-, que el que tenía en el Banco Mundial. En Camboya se cogió un avión para ver unos templos hace unas semanas, o sea toca bastantes palos.
He dado la última corrección mía al libro. Un placer. Yo contribuyo, no sé a qué, pero contribuyo.


lunes, abril 10, 2017

Compraventa de lecturas

Me he puesto a leer narrativa de manera intensiva con las últimas correcciones de mi libro sobre Francisco Aguilar y Paz. Es el más “filosófico”, por lo que la claridad y coherencia conceptual han de ser más exigentes. Hay que ser preciso en las ideas, poner el concepto que es, que tenga el significado correcto (que puede variar un poco en otro lugar),  discriminar los similares pero no suficientemente  exactos o apropiados, tener cuidado de no repetirlo, además de mimar, claro está,  la forma, que para mí es muy importante. Me sale el humor y he de contenerme para no meter chistes que irían de maravilla, pero me cargaría el libro irremisiblemente. Me salen golpes. Pero yo me debo al intelectual Aguilar y a los que les interese, que serán unos cuantos. 
Una de las cosas que más me halagan es el  haber hecho gracia o reír. Un amigo me dijo, que no olvidaré, que se había reído con alguna descripción mía de la Guía de Playas de España, Manolo Vidal,  de mi último libro del Sáhara, que tenía humor; mi hijo (ahora en un islote de Indonesia, vía Tokio y Yakarta) que se había partido de risa leyendo el manuscrito, me lo contó mi hija, de Línea Líquida, igual que el catedrático.
Compré varios libros en Bilbao, dos en Córdoba (uno ya lo tenía, lo sospeché, pero sentí la ilusión de poder tener uno más: Moriscos y Al  Ándalus) y ninguno en Cádiz.
Compré “El hombre superfluo” por el título y el autor: Turgeniev. De Tvetan Todorov “La experiencia totalitaria”. Después encontré a un premio nobel noruego seguidor de Hitler y al que desde hace años venía  oyendo citar muchas veces: Knut Hamsun (la última ayer leyendo a Victor Serge) y “La bendición de la tierra”, me he leído sus 350 páginas de varios tirones, que aún  reverbera en mi  como un episodio de vida humana muy intenso, dejando una vibración emocional o sugestión que no termina de disiparse en tu mente. 
Y por fin a Victor  Serge “La ciudad conquistada”. Es impresionante. Soy un absoluto admirador de los grandes escritores,  comunistas importantes, que pasaron a denunciar  esos regímenes,  acusados de traidores, rechazados por las mayorías intelectuales dominados  por las ideas comunistas de Occidente, que  afrontaron la denuncia desde la soledad. Escribieron grandes obras. Uno es Arthur Koestler También los intelectuales que se enfrentaron a la “corporación (¿o sindicato?) de intelectuales izquierdistas", que fue una plaga en todo el sXX. Tengo ya una biblioteca sobre estos con el regalo reciente de Jean Francois Ravel.
Vi la exposición  temporal  en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, y lo compré. Me gustó más reencontrarme con mi museo y sus fondos permanentes.



jueves, abril 06, 2017

La vida como acontecer...viajando

La oficina de Washington
No iba  hablar de ellos, pero no se me ocurre qué otra cosa mejor  se puede contar. Mi hijo el viernes creo vuelve a Indonesia –que llamará-, luego va a Ucrania y tiene una boda en Europa, estaba molesto porque va a hacer un doble cruce del Atlántico, que se lo podía haber evitado. Al parecer está muy liado con los aviones y  los continentes que afortunadamente son menos que los aviones. Menos mal que nuestro trip por el Oeste americano les pilla en el mismo continente,  donde permanecerán los dos fines  de semana.
Con todo si comparamos su vida –nosotros (o sea todos) prudentemente nos quitamos del escenario, por nuestra penuria autobiográfica- con la de mi hija, las cosas cambian radicalmente. Desde Camboya me dijo mi hijo que ella había quedado en Addis Abeba con una amiga de Egipto para verse-
-Pues que se ande con cuidado-
- Eso es benigno en comparación con Sudán del Sur, Yuba es muy peligroso  y allí es donde va- me responde mi hijo-
-Que le pase como en el Yemen y pierda el avión-
Vengo de mi viaje longitudinalmente peninsular. No lo puedo remediar, es mi camino de Santiago –que no lo hago por tramos, sino siempre entero- y muy ameno cuando estás en Al Ándalus. Compré libros sobre la materia en Córdoba: dos y solo uno ya lo tenía. Ah, en realidad resulta que sin proponérmelo sí he hecho unos 50 metros del camino de Santiago. En Córdoba anduve ese trayecto por el “Camino mozárabe de Santiago” así se rotula una calle. Me emocioné  porque siempre sale a mi boca el término mozarabí, para referirme a cualquier árabe o correlación.
Tanto en Bilbao como en Cádiz me paran los de ACNUR (para los refugiados). Les cuento sin asomo de orgullo que mi hija ahora mismo está en Sudán del sur, y quedan como muy amateurs. En cuanto adivinan la intención de explayarme, se alejan.
Al regresar me entero que mi hija iba  camino del aeropuerto para salir de Yuba (Sudán del sur) y  regresar a EE.UU. y todos respirar tranquilos, cuando sacando unas fotos la policía le  detiene y le piden la mordida, y vuelve a perder el avión como en Yemen.
Menos mal que la vieron personal de Naciones Unidas y la sacaron. Ella tiene muchísimos motivos de culto, uno de ellos es lo valiente y decidida que es. Tiene cada historia… y resulta que es  una top model, y no la vasca de corte de hacha  de pelo y maneras y vocaciones de levantadoras de piedras, tutoras de hombres hijos.
Me comentó Fer: tu hija por su trabajo siempre se va a mover por esos países. Pues yo en el interrail. Más los 5.300 km por carretera que nos esperan.


sábado, abril 01, 2017

El tren de Córdoba va lleno

El tren de Córdoba a Cádiz va lleno, pero nadie sabe que menos de una decena llegaremos a Cádiz. Es un tren pletórico de bullicio, una  me ha quitado el sitio, otra arroja mi maleta contra el suelo como si pretendiera que llegara a las vías para poner la suya, y una tercera ha confiscado mi ABC y EL País, que creía eran del tren, que me obliga a reconvenirlas, pero por darme a la palabra, no porque esta tuviera una finalidad distinta a su mero uso. Sé muy bien donde me muevo.
Cádiz es un lugar más allá de los confines. Emerge entre el agua como un horizonte nunca alcanzable.  El pasaje parece confabulado para  no llegar a su destino último: esa ciudad- me quedo con otro en el vagón. En Cádiz desembarcamos menos de una decena. No se  ven ni taxistas. En Cádiz el cachondeo nace de la nada, es como una impregnación salitrosa y ríes como si hubieras fumado. Tenemos buen equipo, compenetrado, todo hay que decirlo.
Me hospedo en la parte de Cádiz que doy en llamar Burgos-costa. El ensanche itsmíco de la ciudad me recuerda por la construcción y falta de algo a Burgos. Me lo camino, el sol parece digno de muy entrada la primavera. Es una ciudad muy sostenible, porque no se ha desprendido ni desplomado nada de algún grosor. No hay carril bici en todo el kilométrico paseo playero. Una casi me arrolla. Es como si apenas existiera municipalidad, lo que viene de lejos. Paso por la municipalidad propiamente dicha, un cartel tiene un enunciado más estúpido que falso. Las fronteras matan. Las fronteras jamás matan. La inmensa mayoría de los países tienen fronteras y jamás han matado a nadie, ni pueden hacerlo. Todos querrían vivir muy distantes de ellas.
Muy divertida nocturnidad. Los taxistas son insólita e insultantemente ilustrados. El último me ha dado la mano a dos manos porque era más veraz y yo encantado.


jueves, marzo 30, 2017

De Bayona (france) a Córdoba camino Cádiz


Vivir como en un carromato me aleja del blog. El sábado pasado en mi querida  Bayona, en Funterrabia comida como el siglo precedente y demás paradas  en la costa bajo un frío polar . Bilbao   volvió a temperaturas llevadizas. Ayer llegué  a Córdoba, donde me tuve que quitar el jersey y desde donde emito. Tiempo veraniego, un adolescente francesa me ha vacilado interponiéndose a ni paso y obstaculizándome mis movimientos por esquivarla.  A un par de autobuses de colegialas francesas les ha hecho mucha gracia. A mí también pero por ellas.
Lo más entrañable de los últimos años, ha sido el mongólico que entró ayer a la mañana en el metro de Bilbao, después de Las Arenas. Se quejó  de sus padres que ya le estuvieran llamando por el móvil, a viva voz. Les respondió de una manera algo oscurantista. Bueno  empezó a desmelenarse, a cantar y decir cosas tan increíbles, de tanta inspiración y gracia que se hizo con el vagón. Trabaja en el Casco Viejo. Aunque no haya ni uno solo de la zona que me le, si fortuitamente llegan hasta aquí aconsejo coincidir  con él. Poco más de las 8, irán sonriendo  y riéndose al trabajo, al médico o donde tengan que ir. Cuando he bajado en la Estación de Abando me he acercado a despedirme. Le he notado satisfecho por el baño de multitudes que se había dado, con todo el merecimiento además.
Guadarrama nevado. Estando  en Atocha entre la catalanidad Barcelona Sants ha aparecido el diputado Rufián.   Parecía camarero de club de golf, subvendedor de 4X4, u oficial en jefe de asesoría fiscal, y encima tenía en derredor a la ejecutivesca catalaní emperchada. El Rufián ha irrumpido próximas las 16 horas, con una chaqueta militar verde, camisa blanca que le descendía de la anterior al culo, vaquero secado y planchado directamente en la pantorrilla, playeras verde-obvio militar también. Menos mal que no iba a Sevilla con nati Abascal. Es evidente que Rufián ha de tener en los estantes  más anabolizantes que  libros. Se gusta mucho. Como un portero de discoteca charnego.
Si a SantS BNA iba la ejecuti-vesca catalunya vestida y humilde, para Santa Justa lo hacíamos los banderilleros.
Ayer fue aquí verano y me lo pasé muy gozoso sin ropa, muchos turistas, arte, ambiente, caballos, rincones y 50 euros en libros que no sé si los tengo sobre Al-ANDALUS y moriscos. Me vuelvo a lanzar a las calles.


miércoles, marzo 22, 2017

Mañana a mi pueblo.

 
Prolegómeno de los desiertos de Arizona, en relación a mi sedentarismo en la cámara acorazada del búnker, como llamamos mis interlocutores y yo de diario, a mi estudio de lectura. Ese anclaje ha resultado providente por el libro que he escrito y que me hace muy feliz.
Mi hermano  me informa de su vida profesoral, la habitual y  de sus reuniones en la Universidad con filósofos académicos, que alguno viene de Madrid. Le estoy empezando a envidiar. Hoy que he bajado (excepción), en Los Reunidos casi ni me ha hecho caso.
En Bilbao estaré hasta el jueves siguiente en que viajaré a Cádiz. Ese jueves viene el Niño y su jovencísima novia a mi casa/hospedería. Ella, de Bellas Artes, busca arte por coherencia y Bilbao tiene oferta. Me estoy convirtiendo en un gran usuario ferroviario, recorro España de norte a sur o viceversa con cierta frecuencia, leo, veo el paisaje y el paisanaje, y en hora de aperitivo me voy al bar.
Me dice Rosana antes, llevarás libros. No, los compro allí. Sí llevaré creo que ya mi última corrección de mi libro. Espero que me abra puertas. Voy muy a gusto a mi tierra. Hoy he pensado algo en lo que nunca habían pensado, producto de la edad. Hace un par de años o menos pensé que había ido durante más tiempo a Las Arenas que a Bilbao. Durante más décadas he ido a Getxo que la duración del tiempo (concentrado) en que viví en Bilbao. Me he dado cuenta de que en Bilbao, en relación a mi vida, no he vivido tanto tiempo. Muy curioso, al final soy un bilbaíno de medio pelo cuando yo me creía rebosante de esa condición. Para mí es muy curioso. Llevo mucho más tiempo aquí. A lo que hay que descontar: mili, tres años interno, dos veranos interno, todos los veranos incluido los de niño en Alemania. Dentro de poco tiempo no seré ni bilbaíno.
Es interesante porque en este viaje ya me podré considerar medio turista y ver todo con ojos de novedad.


lunes, marzo 20, 2017

Los jemeres rojos y el ADN progresista

Ayer a la mañana recibimos una llamada desde Pnom Pen por guasap. Me quedé como si me hallara ante el hito tecnológico-hombre a la luna. Podías hablar con Camboya cuanto quisieras, sin retornos, dilaciones en la simultaneidad, interferencias… Era E. que tiene que ampliar su estadía hasta el martes. Mi hija está en Sudán del sur, con parada en Etiopia para verse con una amiga que voló desde Egipto. Esta es la vida que me gustaría haber hecho, supongo, desde luego es la que más admiro. Al punto que estos ofrecen que contar, no conozco a nadie de aquí, cuya vida merezca un mínimo de atención. Lo que tiene una cosa buena si escribes sobre estos, y es que dispara la creatividad. Plantar hortalizas sobre una superficie de aluminio. La imaginación se retuerce como una contorsionista que te habitara.
Las élites cosmopolitas son las que representan la negación de los proteccionismos nacionalistas, y que siempre han existido: diplomáticos, artistas, literatos, deportistas, empresarios… ocurre que ahora el ecosistema existe, que es la globalización. Ya han dejado de ser una suma de excrecencias nacionales para constituirse en elementos naturales de un sistema productivo y social, además de cultural y moral mundial.
E. me ha comentado sobre el genocidio mayor desde la II Guerra mundial, exterminaron a 3 de los 8 millones de la población. El mayor genocidio del mundo en términos relativos. Ha visitado sus museos y campos de exterminio. Las crueldades con gente especialmente indefensa como bebés supero todas las cotas de inhumanidad. Acabaron con los jémeres rojos el ejército vietnamita. La población camboyana acusa a Suecia en primer lugar y a Europa por  su tolerancia y apoyo “revolucionario” a aquel régimen vesánico y apocalíptico. Añaden más, que fue una opción anti-imperialista  para ir contra Estados Unidos de los europeos. Evidentemente se trata del progresismo europeo y su ADN de apoyo o justificación activa y entusiasta de todos los crímenes de estalinistas, gulag, checas, revolución cultural china y etcétera. A diferencia de la Iglesia, a la que nunca he defendido, porque me hallo extramuros, que no ha jaleado exterminios ni crímenes masivos de civiles, desde hace muchísimo, sino todo lo contrario.
Mi hijo no está de turismo en Camboya, sino trabajando para su empresa: una gran ONG política estadounidense. Se relacionan mucho con las bases y comunidades locales, lo que no ocurría cuando estaba en el Banco Mundial, que eran las alturas. Por tanto sus fuentes, aparte de lo ya  consagrado en la historia, es la gente de allí.
Pensar que los eurocentristas progres siempre se han dedicado a decidir por ellos (tercermundo) que quieren y les conviene. Debería oírles, que piensan de ellos.  


sábado, marzo 18, 2017

Crónica de Eguiar lizundia desde Camboya

Palacios de Angkor

Recién llegado del complejo monumental de Angkor. A pesar de las manadas de turistas comportándose como tales, es una experiencia cuasi religiosa. Lo cual no es de extrañar porque todos los edificios fueron de uso político-religioso. Construidos por dinastías hindúes auténticamente prolíficas y hacia el final del imperio por linajes convertidos al budismo, que es la religión intensamente mayoritaria hoy.
Venía advertido, pero la arquitectura de verdad que es espectacular. Pero sobre todo por la incorporación que hace de la escultura. ¡Qué bajo relieves! Y en versión kilométrica, pasajes enteros del Ramayana! Decía Octavio Paz en su libro de memorias de su etapa como embajador en la India, algo así como que la expresión artística más valiosa de los indios es la escultura, que es tremendamente sinuosa y a su vez evoca a la danza. No le falta razón, y eso que durante el gobierno de los Jemeres Rojos hubo un saqueo importante.
Impacta que un pasado tan glorioso (Angkor llegó a tener dos millones de habitantes antes del segundo milenio, cuando Londres tenía aproximadamente cincuenta mil), los camboyanos sean tan humildes y modestos. Es cierto que Europa ha sido durante casi toda la historia humana una simple península atrasada del oeste de Asia. Me vino esto a la mente al leer las noticias de A.-M. (país vasco en nuestra jerga). El protagonismo que le hemos dado a unos aldeanos que se arrojan un pasado mítico del que no hay un solo vestigio. Las piedras, para levantarlas. Ni un friso, un relieve. Nada. Ah bueno, supongo que Eguiar y algún otro cromlech. Lo más elemental. Ni siquiera las iglesias son comparables a las del resto de la Península. ¿Cómo es..."arri ta mendi"? Pues eso. Como dices tú, los romanos no encontraron nada de lo que sacar provecho.

Esta noche marcho de vuelta a Phnom Penh, hasta el martes.

Besos,


jueves, marzo 16, 2017

Cuánto tiempo sin coche

Llevo no sé cuánto tiempo sin  coche. Me desplazo a pie, es decir que hago descensos pronunciados como para piraguas aunque sean muy pocas las veces. Ayer me recorrí gran parte de la ciudad, lo que me resultó inédito. Justo me  sonaba la ciudad, no hubo pues  mucha extrañeza. Quedé con mi hermano en Los Reunidos al mediodía. Envidiaba la extraterritorialidad que mantenían Al y Serena, cuando llegaron de dar la vuelta al mundo a comienzos de los 90, que consistía en estar (burbuja) sin estar, sin entorno, sin territorio específico. Parecía que no vivían aquí. Hacía la Guía de playas de España como si estuviera por todo el litoral español.  Venían amigos de Madrid e Italia y vivíamos en un mundo propio, que desaparecía cuando iba a trabajar: del trópico cocotero al polo pingüino y la inmersión en un mundo que como poco no me gustaba nada y que siempre lo viví provisional, luego mejoró. Ahora soy yo el que ha accedido a ese tipo de vida, al de  la extraterritorialidad. Obviamente alguien como yo, con lo que no puedo cortar es con las cosas divertidas. Tengo todos los días mis dosis  por teléfono, y en casa también, que parece aguardaba para el final. Del mundo que me circunda no sé nada, ni quiero saber,  no imaginé lo que suponía de  beatitud. Mañana viene a casa mi amigo periodista vascongado por la mañana.
Dependo de una cuestión fundamentalmente para ir a Bilbao y Cádiz, el viaje aún pendiente. Y que lo voy hacer en breve, Las Palmas tengo atascada y el viaje a EE.UU. está ya casi encima. Así como no tengo exterior local –todo lo tengo en casa-, si no son los amigos, el exterior se ha convertido en el no local, por lo que las ganas de moverme son fuertes.
Mi hijo ya está en Camboya, en su hotel estuvo Liz Taylor, le pregunto y me contesta que como el Minzah (de Tánger), pero en lujo asiático. Al final van a estar los dos fines de semana con nosotros en el Oeste americano, el primero en Tucson en la graduación de Espy y el segundo en Los Ángeles, en lugar de volver a Washington se quedarán en casa de unos amigos en LA trabajando desde allí. Espy ha pasado el fin de semana con mi hija en Washington para una entrevista en una gran firma de abogados (para ella).   
Mi amigo Andrés acertó con el autor del libro de arriba y el lunes me lo llevó a Los Reunidos. Regaliz.   
Espy tras regresar a Tucson, fue el otro día al dentista a Nogales (cheaper), donde los mexican y destino próximo nuestro. 

lunes, marzo 13, 2017

La historia jaleada del Sáhara Español

El libro en realidad se llama “La historia prohibida del Sáhara Español” (última variación de uno anterior), que de prohibida no tiene nada, ya que se trata de la historia beatífica y canónica del Sáhara español absolutamente hegemónica en España. Los españoles han creado el metarrelato del Sáhara, que como los mitos se trata de una narración ejemplar, por la que todo queda explicado de la misma manera y para siempre desde los tiempos primordiales en que una primera vez ocurrieron.  Como Verdad es una y unívoca. Lo que es casi milagroso es encontrar alguien con versión distinta de la muy mal llamada historia prohibida, puede que alguien carezca de versión, pero no que se aparte un milímetro del unánime acuerdo de "verdad". Los tratadistas sobre el Sáhara, cuyo primer y más numeroso grupo lo constituyeron paradógicamente  los militares del ejército colonial de una dictadura militar, al que se sumaron periodistas, solidarios, algún jurista, profesores, incluso novelistas…, todos ellos han mantenido una interpretación cerrada y militante a favor del Polisario. La cooperación incluso es una cooperación de parte y programa máximo: la independencia del Sáhara. Son 200 asociaciones españolas que representan la excepción en la cooperación internacional, se trata de la logística, facción para-diplomática y propagandista y de apoyo moral al Polisario. Es tal su ímpetu que todas las penalidades, sufrimientos, desesperanza  que abaten a los saharauis de Argelia están justificados por estos estos solidarios (primera línea de la independencia, a riesgo cero). Mientras  los viajeros solidarios a Tinduf, se lo pasan en grande con festivales de cine, maratones, derrah y land rover por el desierto, fantasías se lucha y revolución, banderas y banderas y a la vuelta escribir un libro.
Bárbulo es una pieza clave en la construcción del metarrelato. Demuestra que es imposible que aflore una brizna de crítica, de análisis a través del tiempo, evolución,  acceder a otras visiones, enfoques o autocrítica. No pareciera  muy difícil constatar el fin de la guerra fría, el fin del movimiento de los países no alineados, el fin  del panarabismo, la liquidación histórica de los movimientos de liberación nacional, de la descolonización ya fase histórica extinta, nuevas realidades como los estados fallidos, el terrorismo islamista… que   han revocado la historia. Para Bárbulo nada de eso tiene la más mínima importancia. Ni le llama la atención siquiera. Como si estuvieran prohibidos.
Bárbulo está con la historia  sagrada  del ejército franquista humillado por los moros (racismo hispano), y donde la dogmática habla de traición, honor, huida, rendición… En definitiva, que con la historia prohibida por nadie,  se podría escribir un  himno militar. No se perdonan que no se entrara  en guerra con Marruecos (que no lo dicen aunque lo den a entender) haciendo frente a la Marcha verde, con matanza de civiles incluida.
El autor maneja muchas fuentes, para sembrar de hechos  y anécdotas una tragedia, que el busca eternizar como tal, ritualizarla, recordarla.  El piensa en el mito, en visibilizar, memorizar la tragedia, honrarla. Nuestro autor ni siquiera  se suma a la versión posmoderna del frente académico que le ha salido al canon hispano del Sáhara: son los profesores de Universidad, autores algunos del  "El Sáhara 40 años después", que se han dado cuenta de que se ha entrado en una nueva fase  desde el momento que se propone una solución justa, duradera y mutuamente aceptada por las partes. Así el frente académico ha echado mano del arsenal posmoderno: emociones, visibilidad, transterritorialidad, imaginario…  A los adalides del metarrelato original solo les interesan sus emociones: el Sáhara que a ellos les ha prohibido la historia.


viernes, marzo 10, 2017

En torno al coach HAN, mi participación no presencial

De LIBRO DE AUTOAYUDA es como mejor se puede calificar este opúsculo best seller. Fue la intuición más luminosa y certera que he visto en tiempo manifestarse: la de mi hermano. Solo la demolición general de lo sustancial, de valores y jerarquías, permite que puedan suplantarse los temas propios del pensamiento por diagnósticos de las insuficiencias, aflicciones, flaquezas  psíquicas del hombre actual, muy presuntamente. El autor coreano se ofrece como lo más banal de esta época: otro COACH. Efectivamente estamos bajo el dominio de los manuales de autoayuda y de los coach, de sanadores, orientadores, terapeutas,  directores espirituales que para brindar terapias de ayuda precisan antes los diagnósticos -no contextos epistemológicos, marcos de comprensión, horizontes hermenéuticos modificados o alterados por  indicadores culturales-  sino  padecimientos sicológicos genéricos. Evidentemente  la tonta analogía epidémica  e inmunológica la impone el inconsciente del autor sin más. A esas correspondencias  (mete muchas) llega en su libro. En un campo cómodo sin teoría del sujeto: sin inconsciente, sin biografía, pulsiones, anhelos, deseos, imaginario, determinaciones  exógenas u endógenas. Todo lo contrario que Freud, Lacan, Reich, Marcuse… Los coach no hacen teorías ni elaboran pensamiento sino acotan aflicciones, frustraciones, insatisfacciones, contratiempos    que sanan los  curanderos: coach, guías de espiritualidad y charlatanes de pseudo ciencias. Van directo al alma turbada, indecisa, debilitada para ofrecerle bebedizos, cuidados, acompañamiento, apoyos, escuetas  iluminaciones sobre los tres siguientes pasos a seguir. Agrupan y unifican la sintomatología bajo un diagnóstico rotulado con sintagmas “filosóficos”. La definición diagnóstica lo dirá todo, nadie va a desarrollar o concluir sus ideas, porque la comunidad académica (la “verdad intersubjetiva”: Habermas, Appel) no va a ir a los kioskos de los aeropuertos para debatir con él. No tiene una dimensión dialógica  -no existe académicamente- como postula Habermas. Solo recensiones editoriales  de marketing. Un horizonte de pseudofilosofía, a pesar de que el pensamiento se diluya para que enfermeros del alma atiendan  las erupciones molestas e incómodas  de la existencia. Determinados esos sarpullidos, son ya fáciles los ungüentos para los diestros en pomadas. El psicoanálisis omitido totalmente, al menos aspiraba a descender a las simas de la existencia.  
Los coach y las autoayudas no abordan al sujeto, no tiene una teoría sobre él, que carece de sustancia y esqueleto, no es más que un amasijo de síntomas que la sociedad liberal –no podía ser hoy el Antiguo Régimen ni el comunismo-  le ha impuesto, no hay ni variaciones ni respuestas individuales.  Todos ellos ofrecen sin excepción el mismo recetario:  Mindfulness, sosiego emocional, balsámica espiritualidad, “búsqueda de la verdad”, “plena conciencia”….  que es exactamente lo que en todo tiempo ha ofrecido el chamanismo. Es ese su campo, su éxito masivo y nivel.
El gran Han
 Estos bestseller de 70  páginas /fast food coincide con las también 70 de Hessel en simplicidad bobalicona, que  le acompaña también como síntoma de este tiempo –no son interpretes sino ellos mismos preeminentes síntomas-;  STEPHAN HESSEL el profeta de “¡INDIGNAOS! es su par.
HAN es interesante  por lo que exhibe y de lo que informa de forma tan abrumadora, no por su peritar sobre la niña del ojo, color de las uñas o raíces del cabello. Estaría dispuesto a debatir –de cualquier participación en debatir ese libro y autor me liberan estas líneas- sobre su imposibilidad de mestizaje, la preeminencia de su orientalismo nativo y la refracción real del paradigma occidental, o sea: introspección, contemplación, auscultación interior, sintonía con la verdad, espiritualidad balsámica, anhelo de nirvana, rechazo de lo accidental y fragmentario, rechazo del mundo y su problematicidad, conflictos,  insuficiencia…
Sobre esos anclajes lo más que ha logrado es darse un barniz intelectual, profanador de la filosofía  alemana, que consume como chicle.
HAN gana talla porque el mismo vuelve a ser síntoma de la superficialidad de esta época, y de los nuevos arquetipos: el metalúrgico oriental se vuelve filósofo alemán.  HAN se reinventa –el coach debe jugar con su ejemplo-, se reinventa porque se puede enseñar a vivir abriendo posibilidades inéditas como la vida de fantasía. El coach diagnóstica a una sociedad cansada y aburrida, y deja entrever las intemporales  fuentes de verdad del orientalismo.
El amasijo de síntomas se corresponde con el revoltijo de los autores a los que saquea y desmantela. 
Ignoro que  Heidegger ha podido leer porque no entiende la verdad como aletheia, como ocultamiento y desvelamiento simultáneo, correlativo;  reversibilidad y compatibilidad.
¿Positividad? Heidegger no podría evitar hacer comparecer a lo velado. Si resulta que por doquier  florecen, primaverales, arcanos, trasfondos, trasuntos, anhelos de claves  metafísicas que demuestran su malestar total con la  positividad. Será por eso  la proliferación  invasiva de la autoayuda, los coach, los guías espirituales, la búsqueda de consuelos metafísicos, el consumo de esperanza, expectativa y salvación que alimentan mercachifles. La positividad se ha erigido en el polo del que huir.
No ha entendido a Hannah Arendt:  la vita contemplativa versus vita activa, el homo laborans,  y la natividad no se refieran más que a postulados políticos (es su único campo de significación) en la polis, no campos para operadores  del alma como los coach-
Tampoco sabía yo que Foucault alguna vez definiera la sociedad como disciplinaria, creía que era dirigido a un sector social e histórico y basado en concepciones  jurídicas y clínicas. No era la sociedad la analizada, sino instituciones, sistemas, praxis, funciones, codificaciones… En absoluto la sociedad. Y así, todo, de lo poco que he conseguido hojear.
PETER HANDKE el ensayo sobre el cansancio.
El libro de Handke de ese título es de 1989, edición española. Lo escribe un  autor inusitadamente creativo y original, un merodeador de los lugares en que nadie se adentra. Nadie como él representa la originalidad,  su huida a las afueras, a la periferia de las ciudades, su paso por los lugares no frecuentados, y  el más radical  alejamiento de los fenómenos sociológicos. Su biografía y obra representa la posibilidad de vida  radicalmente apartada de la sociedad, el vagabundeo. Parece  muy  poco acertado acudir justamente al sociópata que ha hecho de su vida la huida de sus semejantes y escala de vida, la excepcionalidad absoluta. Realidad que a los coach jamás apreciarían. Tampoco me lo podía creer. El cansancio de Handke es personal (no es tan tonto como para categorizarlo) y literario. ¿O acaso es muy antiguo? La estafa intelectual es delictiva. Saltémonos al amo y al esclavo de Hegel y Prometeo.
La filosofía existe
Hay una genealogía absolutamente decisiva que proviene casualmente de Heidegger, pero de verdad. Llenan bibliotecas, departamentos, congresos, publicaciones académicas, no librerías de aeropuertos, ni recensiones de marketing editorial, ni noticias periodísticas por fenómenos de ventas.
 Braudillard , Lyotard, Derrida, Foucault  no fueron bestseller en la hiper intelectual Francia, pero triunfaron totalmente en las universidades americanas,  los famosos “estudios culturales”,  “poscoloniales” e identitarios  derivan directamente de ellos. Hace poco se podía leer en El País que ese éxito clamoroso se debía al sentido práctico americano: la voracidad por hacer realidad  cualquier teoría o idea. Su pensamiento ha ido pregnando toda la cultura y valores actuales como pocas veces antes había ocurrido. Este vivir posmoderno se lo debemos a ellos y al afán de aplicación práctica de los americanos. Ninguno  diagnosticó al sujeto, evidentemente, sino sus parámetros institucionales  y culturales. El pensamiento, la filosofía  cala, se debate y rebate, desplaza, arraiga, progresa, encuentra adalides, aliados, sitios claves… Como sabemos, supongo, se produce el fenómeno cultural inverso que con los libros de autoayuda, bestseller o conjunto de  libros de aeropuerto: idioteces de muy fácil consumo por su futilidad.


miércoles, marzo 08, 2017

La invasión de mi hogar

Este lindo ramo ha sido remitido de mi país optativo: USA. Un día de empalagosa  unanimidad en el mundo. Me gusta más fin de año que  este día de la Legión romana.
He echado la mirada sobre  lo ya publicado aquí, y casi todo gira sobre el Sáhara y mi último libro de la trilogía. Estoy corrigiendo el último sobre un intelectual canario. He perdido el punto mundano, de tipo diarista del blog. Sigo sin coche, por la maldita llave perdida, cuántas vueltas para nada. Ofrezco una impecable relación de irrealizaciones o déficits: a la falta de coche se añade la falta de día para presentar el libro en la Económica de Las Palmas, tras rechazar  fechas que aunque próximas malcaían , sigo sin ir a Bilbao y Cádiz, sin ir a Las Palmas para tratar un proyecto y alguna cosa más.
Ayer hablé con mi hijo, me entró un ataque de risa por las maldades que solté. El sábado se va a Camboya. Se ha fijado viaje  cultural incluso. Mi hija se va a Sudan del norte o del sur. Sitios en los que no aburrirte. Han estado en Chicago.
He tenido una experiencia molesta con una empresa AGUA… (no me acuerdo). Se cercioran si estás, la edad y se hacen pasar, o son,   por una empresa de servicio público sobre control de agua, varias llamadas. Han entrado, han hecho unas pruebas al agua –algo así como unas fotosíntesis electrificada o una electrodiálisis sofista-  experimentan y el agua alquímicamente se torna marrón (restos sólidos), verde (cobre muy maligno, les digo: es peor el mercurio. Vamos de químicos, pues vale,  todos)  y luego una franja que ellos ven blanca y yo incolora. Pienso para mí: estoy actuando como si tomara tranquilizantes.
-No me sigas explicando cosas porque no me interesan absolutamente nada esas temáticas, y abrevia- le espetó. Cuando fui a por el coche de XY, me explicó la vendedora la marcha atrás y demás sinuosidades del motor y coche. Luego habló con ella, y le dijo que no escuchaba nada de lo que me decía, ni la más mínima atención: Woody Allen, le concluyó. Me encantó dejar esa asociación. Fue el día que perdí la llave del mío.
- Cómo que no bebe agua, ¿de botella sí?
-Ninguna
-Entonces qué bebe
-Básicamente cerveza. Y vino, café, jugositos, pero agua ni probar
-Que pongo
-Yo pondría cerveza
Siguen con sus experimentaciones -Que abrevies-
Me saca como unos menús plastificados para conjurar el riesgo a que estoy sometido por un producto que no pruebo. Me habla de no sé qué propiedades del agua Bezoya.
-Las aguas minerales sí me gustan. Esa de dónde es
-Debe ser de León o del norte de la Península… Sierra Nevada.
-Con que Sierra Nevada: eso es Al Ándalus, SUUUUR
Cuando veo los artilugios que traen, me empiezo a cabrear. 
-O sea que de eso se trataba, sois vendedores vulgaris, hacéis el diagnóstico y la cura. Que no me enseñes más. Finish
-Si lo hacemos gratis-
-El que os tiene gratis soy yo, que estáis en mi casa- Han metido el rabo debajo las piernas y se  han ido mirando de reojo, no les fuera a agredir, he vigilado que cerraran la verja.     


lunes, marzo 06, 2017

VIDEO El Sáhara, cambio de paradigma RSEAPT

               Video de la REAL SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS  DEL PAÍS DE TENERIFE

sábado, marzo 04, 2017

Salimos en El Día hoy

Acabo de terminar otro libro, que ya me produce una extraordinaria satisfacción. Estoy feliz con lo realizado. Pero el tiempo se contrae y solapa. aunque debo ser yo el que haga que sea así. Análisis semántico/semiológico del  último libro  del Sáhara: me encanta ostentar mi nombre vacío de referencias. Alivio. Sí tengo que ver  con  el Sáhara y espero quedar conectado por muchos años. Por supuesto, sin hacer turismo solidario por la zona.
Mi trilogía del Sáhara tiene una gran particularidad afectiva y de valor por los competentes colaboradores: mi hijo, Manolo Vidal y Jesús Manuel Pérez Triana que me prologaron; y mi hija a la que dediqué este libro, que me regaló en Washington una joya de mapa antiguo del Sáhara, y a mi hermano que me saca fotos, me presenta, me corrige y con el que básicamente reímos. 


viernes, marzo 03, 2017

Álbum presentación





So great

Nos esperábamos una asistencia ridícula, los caladeros naturales de independientes, Los Reunidos y los makarios estaban de viaje en gran proporción. El gran grupo siempre son los desconocidos. No estuvo mal. El éxito del libro nunca está en las presentaciones, no hay ninguna satisfacción posterior al acto. Después es cuando el libro te puede dar satisfacciones permanentes Si hay grabación se produce el mejor resultado, ya que lo que dices queda. Como yo tengo que decir y ganas de hacerlo, que ayer no hubiera grabación me dio un poco pena, porque debí estar muy rotundo, dominador y conocedor absoluto del tema. Dando traslado  de la opinión de los asistentes, para así hablar de ellos también y no solo de mí.  A mi me llamaban la atención los que escriben ficción, cómo en las presentación peroraban  de sí mismos como en una especie de épica de la intimidad; cómo de lo menor, intrascendente, superfluo hacían un congreso internacional about themselves, estado de alma, genialidad fabuladora, denuncia social y demás barbarismos.
El Niño, al que muy bien presentó mi hermano, como analista internacional de talla nacional, lo que es así, repitió lo que escribió en el prólogo del libro, aunque en tono aún más favorable. Sinceramente en la literatura del Sáhara hay un antes y después, cuya frontera la fijaría yo. Ya no se podría abordar la cuestión del Sáhara sin mi trilogía.  Eso pensaba yo, pero es mucho mejor que te lo diga una autoridad.
La  semana que viene iré a Las Palmas, reunión sobre el proyecto Sáhara. Hubo en  la presenta un exgeneral de Sidi Ifni, como siempre, si era algo del general Gomez Zamalloa. De  Mariano,no.
Tuve un interlocutor que denigró  a Marruecos, momento en el que la gente se temió lo peor de mi parte, lo  acusó de ser un país  musulmán. Le contesté: qué quería ¿que fueran budistas?