martes, mayo 31, 2016

El Día: Mercedes Pinto tras Hannah Arendt

                     http://eldia.es/criterios/2016-05-31/9-Mercedes-Pinto-Hannah-Arendt.htmdt.htm




             Criterios
JOSÉ MARÍA LIZUNDIA

Mercedes Pinto tras Hannah Arendt

Hannah Arendt contrapuso a su ex-amante Heidegger y su "ser para la muerte" la natalidad, el renacer, el nuevo comienzo. Mercedes Pinto desarrolló esa fuerza vital de manera empírica. Tras un matrimonio con un paranoico que la tortura, y tres hijos (por cuya herencia teme), contraerá nuevo matrimonio y tendrá dos hijos más. Una mujer que a la vez acomete un sinfín de actividades. Nacen hijos, pero ella siempre renace y siempre comienza, nomadea.

Si hay alguien irrepetible en la literatura canaria es Mercedes Pinto. Tampoco nadie tan cosmopolita -ni siquiera María Rosa Alonso- y que se desenvolviera entre tantos saberes y disciplinas, siendo además autodidacta. No se conformó con ser poeta, dramaturga, novelista y periodista. Lo podía haber hecho; a fin de cuentas es lo que hacen los literatos. Se interesó por el pensamiento, también por el psiquiátrico para desentrañar a su primer marido y denunciar la discriminación sexual y falta de libertad, lo que le valió el exilio. No sin antes transgredir todas las convenciones sociales. Y noveló sobre ella, tuvo ese valor, que fue en todo.






Una de sus novelas llevó al cine Buñuel. Su convivencia con la paranoia marital y su reflexión atrajeron el interés del psicoanalista Jacques Lacan, uno de los pocos que se sumergió en el estudió de esa patología. Autor que apreció el método paranoico crítico de Dalí. La genialidad se encadena. Pinto estaba avezada en distintas disciplinas: pedagogía, sexualidad, psicología, sociología, feminismo, pero más en el contacto con espíritu y alma. Fue muchas veces a la universidad, pero como conferenciante y a otras muchas tribunas de América Latina. Aunó compromiso social y político; con consultorios sentimentales atendió zozobras del alma y la vida, defensora de los judíos, como reformadora, colaboró con distintos Gobiernos.
Pinto tuvo en común con otra de las grandes intelectuales canarias, como es María Rosa Alonso, de entrada su cosmopolitismo -vivió en Venezuela y fue una gran viajera, que se reía de Pérez Minik por ser cosmopolita sedentario-; Mercedes residió en Uruguay, Chile, Cuba y México. Ambas trataron a Ortega y Gasset; Alonso, a la Escuela de Madrid; Pinto, a Unamuno, Marañón y otras autoridades científicas, así como escritores: Alfonso Reyes, Carmen de Burgos, Juana Ibarbourou.
Estas grandes intelectuales canarias no caen de hinojos ante las vanguardias, su esteticismo y utopías, como los de Gaceta de Arte, tampoco subestimaron el pensamiento español. La defensa realizada por Pinto de los judíos está reconocida con un bosque plantado en su honor en Jerusalén.

domingo, mayo 29, 2016

BODA y Los Reunidos ¿antesala diaspórica a EE.UU.?

BURDEOS

Me escribe E en alemán: "Die Juden sin da"
d da

El lunes pasado tuvimos visitas halagüeñas. Aparecieron Yael, el Niño y Amparo más los habituales. El Niño demuestra verdadero interés por lo que estoy escribiendo del Sáhara, al punto que le digo hasta el título. Me gusta que se muestre  tan interesado, no porque sea el único, que lo es, sino porque sabe mucho.  Nos quejamos de la escasez de fuentes, lo difícil que resulta encontrar libros. Me ha dado una dirección de libros de ocasión que es infalible. Voy a pedir. En inglés también flojo. No así  en francés.

Por fin ha dejado el doctorado, me alegro y se lo había dicho cantidad de veces. No lo necesita para nada,  porque ya tiene más nivel. El doctorado, aparte de servir para los emboscados en la universidad,  es para los que añoran estudios reglados y estrecho tutelaje o para políticos licenciados en  Derecho que a los 50 buscan la distinción académica para que la historia les trate como próceres: Francisco Camps (leí que no está tan claro), Federico Trillo… Un busto o placa sin ser doctor, como que no.
El día 10 de junio en unas jornadas de la Casa África sobre el terrorismo en África, el Niño será uno de los ponentes, con generales, investigadores y demás.
Belén quiere volver a EE.UU. para quedarse, pero Pedro no puede volver a la Universidad de San Diego, y entonces ella ha mirado las Fulbrigt, pero con eso no podría vivir la familia, y el otro no va a dejar la investigación. Aunque es capaz de irse sola, o sería en el futuro, (niñas más grandes).
Pablo, el hijo de Conchi (derecho, económicas –lo suyo- y bolsa) es uno de los mejores alumnos de la Juan Carlos I en su conjunto, por un error  administrativo no entra en Berkeley y tiene que ir a UCLA (Universidad de California –campus- Los Ángeles)  el curso que viene (en 4º).
Espy termina el año que viene el derecho americano en Tucson (Arizona)  a cuya graduación iremos: esta vez sí. Ya nada ni nadie nos va a determinar la vida, rotundamente no (el “ser” no abdica de él, ni quiere nada), se puede decir que ya hemos cruzado el Río Grande y alcanzado la otra orilla, y hallarnos en el empeño de construirnos por fin nuestra verdadera morada.  Una experiencia profunda y vital ¡bendita  y deseada América! Esa expedición ya está en marcha.
Yael, vive prácticamente en Madrid. Como todo tiene que ser riéndose de estómago, dice que se ha confirmado su éxito empresarial, porque les dijo a unos extranjeros, un grupo, de que era judía y se lo atribuyeron a esa condición, lobby, poder internacional, complot.
Hemos quedado en vernos en Madrid ahora en junio, que venga a la celebración de la carta verde. Mi hijo ha mandado la página del apartamento alquilado y es una chulada, dos alturas. No parece Lavapiés, sino Tribeca. Parece como de un joven  estrella Michelin   o  un escenógrafo moderno.
Por fin ha abierto Yael  empresa en San Antonio de Texas, donde lleva años yendo mucho y tiene un socio mayor  sabio. Le dice  XY, qué bien para tu inglés a lo que responde ella: solo oyes español. Esta empresa es americana y con sucursal u otra empresa en México. Le dice Fer, apenas habrá papeleo. Dice, no, mucho peor que en España, al menos para algunas cosas.
Nuestros niños los únicos en  la Costa este, Washington, los  marginales.

 



sábado, mayo 28, 2016

Mis hijos: boda judía en Burdeos

video

Leer a Heidegger infunde un estado de ebriedad, supone descender a los entresijos de la razón para acampar en sus intersticios. Y escuchar.
Este librito es una conferencia de los años 50, la introducción ya te reintegra en el pensamiento de Heidegger, que es una morada a la que ansías regresar. Luego diserta genial el gran brujo, el primer y último griego. 
Del "ser del ente" al "ente está en el ser" se toma como el tránsito que hace, sino recuerdo mal, e inmediato el mundo: "estar en". Demolió la metafísica.
Sartre fundamentó la inviabilidad de la ética y la moral, Heidegger no lo tuvo en cuenta. Es una diferencia. 

jueves, mayo 26, 2016

Pertinaz ninguneo, en su mayor pureza. Ahora el Sáhara

Mi ninguneo, no se circunscribe al ámbito laboral como es más que notorio en el sector,  desde hace ya tiempo. Ahora también afecta a la universidad canaria, lo que tiene muchísimo más mérito, al carecer  de toda relación con ella. (Que sea la USO Canarias y sus abogadas también es de mérito, no quiero ser injusto -mañana nuevamente al Colegio de Abogados, no voy a cejar).  Y es por culpa del Sáhara. Como escribía ayer se me alude en un libro, se me comenta y se sacan conclusiones variadas sin citarme.  Son ninguneos de definición, de una pureza extraordinaria, como los diamantes de Amberes.
Retomo lo de ayer  “Sáhara occidental, 40 años después”, pág 306
“En ciertos casos llama la atención el tono militante (adjudicado en exclusiva  a las ACAPS –pro-saharauis, canarias)  con una relectura de la historia del Sáhara Occidental y de su ocupación neocolonial en claves promarroquíes”. Solo puedo ser yo, evidentemente.
Pero resulta que sigue así: “En esta misma línea se ha utilizado de manera burda la amenaza del terrorismo (yihadista)”·
Qué es eso de “en esta misma línea”, yo no he aventurado nada parecido. Me conocen, pero mis libros del Sáhara no están en las universidades canarias. Censurado, como si estuviéramos en Gaza, Cisjordania (soy gay, profesor)  o Tinduf.
El que me alude sin citarme -he visto su ficha de la Universidad- tiene méritos básicos  de profesor. Ya solo faltaba que yo tuviera más que él. Es especialista en Palestina-Israel. A lo que hay que añadir el Sáhara, además es de ascendencia árabe.  Un tipo de estos ¿dónde podrían sacar una publicación de 45 páginas  exactas y unas perrillas?. Evidentemente en el frente Vasco. Los vasquitos reciben a todos estos como héroes. Es el gran bastión desde hace, vamos para tres siglos de la negación de la democracia liberal. Son de consejos revolucionarios, comités de vigilancia vecinal, frentes de liberación…y antes, de sacristías y confesonarios. Llegan a soportar la libertad. En todos los ámbitos donde se desarrolla la vida de nuestro querido profesor   y compañía siempre están con las mayorías sin una sola excepción. No sé cómo se las arreglan. Tienen esa suerte.
Lo que me gusta de estos verdaderos refugiados  (en la retaguardia de la juventud siempre  renovada: la universidad), es la relación de todo el dinero público que reciben como funcionarios, trabajos, investigaciones y los resultados de todo ello. No hay otra profesión en que la ratio recursos gastados y resultados sea tan paupérrima y suprimible. Logran  a lo largo de la carrera hacer menguados aportes cuantitativos, extraer algún dato que no había y balbucear una conclusión o una tesis escuálida y enfermiza. Hacen como informes. O reportajes. El trabajo además, lo que yo consulto, se lo hacen los doctorandos. Están acostumbrados a vivir del cuento.
Sospecho que mi relectura, tiene más interés, que soy más original, novedoso, que hago aportaciones no cuantitativas sino cualitativas, que tengo pensamiento personal  y observo una actitud crítica y analítica, de un poco más alcance y profundidad. Lo mío sí tiene mucho más interés, por eso se me censura. Mis libros del Sáhara están en la Complutense, la Pompeu Fabra  de Bracelona, la UNED, la biblioteca islámica de AECID y en algún otro sitio. Yo no excavo datos. Ni los corono con  precipitados y derivados consecuentes.
¿Profesor Jose, me puedes decir que relecturas me están permitidas y cuáles no?  Las tres páginas del libro coral que te corresponden del “Sáhara occidental, 40 años después”, no están mal. Si fueras conserje serías correcto nomás.


miércoles, mayo 25, 2016

Tan pésima mi fama, que me aluden, (y reincidente)

Hace ni recuerdo cuanto que no voy a ningún acto, no me interesa  ninguno. Hace unos años iba a unas presentaciones de la serie Z, a las que llegaba a última hora. El nivel era minero.
Ayer atendiendo a la invitación de Lemus acudí a la presentación del  Sáhara Occidental 40 después. Fui con otra disposición, como si fueran actos a los que tenía que ir, porque me atañían. Me senté detrás de unas saharauis  ataviadas de sus melfas, acompañadas por algunos simpatizantes  nativos. Luego estaban los clásicos polisarios mayores. Cuando vi las saharauis, me dije, no voy a decir nada que pueda molestarlas. Bastante tienen con sus emigraciones. Nadie nunca me ha oído decir sudacas, machupichus y tampoco moros, jamás; hace muy pocos años he descubierto que está bien dicho, pero ya no me sale.
Lo cierto es que fui muy fotografiado, entre melfas, aplaudiendo (lo he buscado pero no lo ha encontrado), lo que podría valerme caer del listado de invitados del Consulado de Marruecos.
Habló la presidenta de la insobornable "asociación de amigos", de formas muy esbeltas, mujer tipo novia ideal lista. Ese tipo de mujeres a las que les gustan los jugadores de baloncesto porque les encuentran sanos, nobles, atentos  y trabajadores, domésticamente, de compañía. Ella estuvo racional, y los profesores del trabajo –son muchos los del libro-  de Canarias estuvieron muy bien, como el libro. Una no tenía ni 30 años  (currículo como mi hijo pero en peores sitios. Aunque afincada en la universidad) el otro tenía un currículo como mi blog y un montón de cruces y medallas universitarias. Dijo la novia que había sido citado en un trabajo de un francés, yo en uno de un  anglo.
Estuvo realmente bien. Pensaba felicitarles por el libro, decirles que lo había leído,  compararlo con los dos anteriores publicados en España (más de lo mismo) De Pablo-Ignacio Dalmases   y el de José Luis Rodriguuez (este es profesor), que suponía una ruptura epistemológica, un  nuevo horizonte de comprensión, dinámico por fin, de la nuevas ideas y valiosos conceptos que se aportan, que era una suerte que se hablara de 40 años después como reza el título y no del metarrelato, que ya estaba bien de tratadistas militares (y paramilitares, basta leer algún título), periodistas, novelistas... Yo siempre he sido fanático de la no asistencia a la universidad, pero sí soy partidario de leer trabajos académicos, de investigación, del conocimiento.
Eché en falta a la recua o patulea de los activistas, esos ignaros radicales que son capaces de votar en Facebook a dos artículos de mi periódico de un columnista que sancionaba que España era la  potencia administradora. Aquí tenía acabado este post.
Y me puse a terminar este libro del Sáhara y resulta que el último trabajo del libro, sobre Canarias/ Sáhara, es del profesor de ayer.
ASOMBRO DESCOMUNAL
Hace unos días casualmente escribía lo refractarias que eran las universidades canarias  a mis libros del Sáhara.
El profesor  de ayer escribe esto, leído hace 10 minutos
En ciertos casos llama la atención el tono militante (adjudicado en exclusiva  a las ACAPS –pro-saharauis)  con una relectura de la historia del Sáhara Occidental y de su ocupación neolocolonial en claves promarroquíes”. Solo puedo ser yo, evidentemente
Ayer que quise felicitarles pero se cerró el acto y empezaron a firmar libros (pocos) y me fui, pensaba referirme al metarrelato, por lo que hubiera sido identificado de inmediato
“Jose -como te llamaron- ¿te parece mal que haya relecturas de algo? Y  me podías haber citado en el libro. Yo lo pienso hacer en mi siguiente”.
Un periódico argelino me considera del lobby promarroquí, que este profesor  ecuánime y objetivo (lo que  es verdad) sin embargo niega. Pensaba terminar diciendo que con los enfoques y actitud de este libro, seguro que se  contribuía  a buscar una salida al conflicto. Si la hubiere. 


domingo, mayo 22, 2016

En trance heurístico

Frantz Fanon
Estoy completamente enfrascado en el tema del Sáhara, no  paro de tomar notas. Hoy y ayer en el estudio de escritura sobre el Atlántico, no daba avío con las ideas que me sobrevenían, parecía alumbrado  por el Espíritu Santo, de  intuición y   avances lógicos. Me interesa lo que  se oculta de manera más inconsciente y  natural que deliberada. No sé, es como esquiar bien.
He leído un libro de segunda mano sobre el Sáhara, y cuando lo terminaba me lavaba las manos. Algo al tacto me lo recomendaba. Ayer terminada mi sesión de lectura e iniciada la de cervezas y ordenador, descubrí el Fórum Canario-saharaui que denuncia el secuestro de chicas por el Polisario, en lo  que ha intervenido  (protestado) el gobierno español. Niñas que vinieron a España de vacaciones, les descubren alguna enfermedad y se quedan durante años en España con la familia adoptiva y plenamente  integradas, van a Tinduf y ya no las deja volver. Sin entrar en los restos esclavistas y discriminatorios de lo que leo y sé. Es algo sobre lo que también estaba escribiendo. He encontrado un título magnífico. No tenía prisa, las cosas cuando se han buscado sobrevienen solas.
Ansioso por la suerte de mi último libro en las universidades españolas, me he llevado una alegría, mi libro El Sáhara, perspectiva de revisión –el mejor- está en la Complutense (tengo tres: Vasca y Abogados-  y en la UNED que ya sabía. Además lo tiene también Marcial Pons, ambos hechos tres años después de su publicación. No está mal.
Como ya lo he contado aquí, las universidades canarias, que me tienen  cariño, sin embargo no transigen con mis sáharas. Ya se los donaré. Está muy bien, porque me toman en serio. Mi tercer libro también empieza por “Sáhara” y lo tengo este año fijo.
Mi relación con el Colegio de Abogados ya se focaliza en desmentirles  (¡qué nivel, Dios Santo!) que sea un imbécil como están persuadidos  que soy,  me recuerdan a la USO. ¡Otros!  Por tanto, sí voy a presentar las Ruinas -lejos  de  “Corporación El Cabo” y su diminuta  aula de práctica política trémula y cobarde-, además con soporte audiovisual, he pedido a la Económica RSEAPT presentarlo allí, me hace ilusión. Es donde mejor se conservará una historia y un análisis. Entre las elites culturales e intelectuales. De las que no forman parte la  junta de gobierno de abogados ni la ejecutiva sindie USO, evidentemente.
Si llevara un diario, hoy escribiría: Frantz Fanon. Era un autor que citaba sin haberlo leído, todo a cuenta de su teoría armada revolucionaria, cuya estrategia conocía. Aunque de Martinica, psiquiatra,  fue jefazo del Comité político militar del FNL argelino  También conocí a quien la teorizó para ETA, cuando salió amnistiado, finalmente perseguido por sus ex. Le presenté a mi hijo en Madrid.  No he leído mejor análisis del pos-colonialismo que el de Fanon, además sin ser marxista. Aunque  el programa y estrategia quedan totalmente fuera de órbita. Una corta y briosa existencia. Un placer.



jueves, mayo 19, 2016

Cambio Baltimore por Heroica Nogales

Hace dos días hablé con mi hijo y nos reímos todos mucho. Estamos lejos del mundo infinitesimal de las corporaciones angostas, pretenciosas, estultas  y hueras. Del Hades corporativo y sindical  y su red, al Olimpo; de la noche vacía  al día más esplendente y beatífico. Mis hijos habían regresado de una boda de Sinaloa, un estado mexicano que bordea el Pacífico, han estado donde el Mar de Cortés se abre a él.
-¿Alguna balacera?- indago.
-No, sólo cohetes, pero apuntados al firmamento, no a dar.
Mi hija ahora misma está en Jordania; mi hijo la semana que viene va a París, quiere tener un contacto. Desde Berlín entonces, mi hija ira a encontrase con él en París, de allí bajarán a Burdeos a otra boda. Después se van a Croacia.
-A Croacia, a qué
-De vacaciones
-Ah, qué bien, muy dálmata
-De allí nos vamos a Londres
- Pero sigues viniendo a España o te vas a limitar a hacer solo aproximaciones-
-Nos quedamos un día en Londres, porque desde allí vuela S. a Washington, y yo iré a España.
-¿A Bilbao?- Antes de llegar a este punto, que le estoy contando a mi hermana,  me dice ésta: "para, para, que me he perdido".
-No, voy a Madrid, tengo que trabajar y luego subo a Bilbao.
 Le cuento a mi hijo sobre el planning de la graduación dentro de un año de Espy  en Tucson, Arizona, como abogada americana que será también. Hablamos Fer y yo en Los Reunidos. Lo más barato es París- Los Ángeles y 15 horas. Y del Sur a París 135 euros. Me había  preguntado que quería ver y yo que, sobre todas las cosas, México; la frontera está a 50 km de Tucson y me explica que la ciudad se llama Heroica Nogales y que ha entrado en sus periódicos y que siempre dan cuenta de balaceras, robos, prostitución… Ese es nuestro sitio. Claro, claro, eso  es tu Baltimore. Le cuento a mi hijo y me responde lo de Fer: eso es mucho mejor que Baltimore. Igual en Baltimore te pasas una semana  haciendo payasadas  y te ponen una trabajadora social las 24 horas del día para que te oriente.
Se pregunta Fer: no sé por qué Nogales es Heroica, la frontera es totalmente recta, y ahí una pequeña inflexión.
Le respondo. "Hombre, si es heroica es porque ahí es donde los mexicans pararon a los yankees, después de acrecentar EE.UU. a lo grande a costa de México. Supongo que los mexicans se emborracharían  copiosamente e iniciarían una balacera entre ellos mismos, sacando su profundidad antropológica. Ante lo cual los norteamericanos se asustaron con la idea de  que pasarían a  ser americanos al anexionarlos , y se pararon, no veo otra explicación plausible".
Me tienta Fer "¿te imaginas en una fonda de Nogales oyendo las balaseras y las broncas con las putas?". La idea es ir  de Los Ángeles a Tucson en coche, 500 km de carreteras rectas, territorio apache, moteles y todas las leyendas. El oeste profundo.
El día 15 o por ahí mi hijo tiene que estar en la Embajada de EE.UU. de Madrid con su esposa, para recibir la carta verde. Espero que nos dejen entrar y ver la colección de arte contemporáneo del embajador y  esposo, o lo que se pueda ver. Y pisar territorio americano.
Mi hijo ha alquilado un apartamento en Lavapies
-O sea que vamos a estar rodeados por los podemitas- le digo
-Y por la Yihad- que lo dice como si fuera uno de ellos.
De Madrid al parecer tendrá que ir a Guinea.






miércoles, mayo 18, 2016

EL COLEGIO DE GRADUADOS SOCIALES DE TENERIFE PUBLICA MI ARTÍCULO


https://m.facebook.com/GRADUADOS-SOCIALES-EN-LA-PRENSA-VIRTUAL-236508123393/

Gracias, compañeros, no imagináis el honor que para mi representa.
NOTA: Como han ido incorporando nuevos contenidos a su facebook, mi artículo de prensa ha ido descendiendo, de manera que solo lo pueden ver ahora quienes tienen su cuenta de facebook.

A media tarde me llama el Rapsoda: enhorabuena por el libro, lo he leído, muy bueno. No pensaba que te hubieran puteado tanto, y eso que  iba a las tardes a acompañarte a "consulta de brazos cruzados".
No es un libro de lloros y quejas, evidentemente, pero lo que cuento ocurrió. Se trata de un ensayo. Me considero una referencia insoslayable en el laboralismo y sindicalismo. Además yo aguanto mucho. 

martes, mayo 17, 2016

El Día: LA DEONTOLOGÍA DE LOS ABOGADOS

http://eldia.es/criterios/2016-05-17/12-deontologia-abogados.htm

Ni como escritor, ni ensayista -tres libros publicados sobre laboralismo y sindicalismo-, ni columnista de prensa escrita, ni como abogado, tenía permitido no dar cuenta de estos hechos excepcionales.
Todas mis actividades se refunden básicamente en el análisis crítico y el discurso moral. No sería ensayista en otro caso. Es lo que hago siempre.
El artículo tan solo es un breve apunte de lo que aparece en mi libro ya en las librerías. "LAS RUINAS DEL SINDICALISMO (Acoso sindical a un abogado laboralista)"
El libro puede encontrarse en Lemus  de La Laguna.
En Santa Cruz de Tenerife: La Isla, Agapea, Atril, Librería del Cabildo.
En Las Palmas de Gran Canaria: Canaima, Librería del Cabildo y Librería Técnica. En Vecindario: Librería Técnica
En Andalucía está muy distribuido y también a través de Agapea.
Siempre el librero habitual de cualquier lugar lo puede pedir a la editorial o distribuidor, o a aquella directamente. 
Renuncio (parece que podía: hubo contacto y nota)  presentar mi libro en el Colegio de Abogados, no es lugar donde quiera hablar de deontología. 

domingo, mayo 15, 2016

Las Palmas, Atroz y de la USO a una asociación de sabios

  El viernes pasamos un día magnífico en Las Palmas. Mi hermano se encontró en el barco con un Sr. Advocat –yo le conocía por su informalidad  en el vestir. Resultó un tipo  interesante, hasta  Fer lo consideró así. Nos llevó a Las Palmas. No paramos de hablar de él y de nuestra admiración exaltada por Las Palmas. Sin callar. Al parecer no vendo mucho más allá de la Universidad de Las Palmas; tampoco se vende: de un libro que compré en Bilbao sobre el islam,  fundamental,  solo se tiene uno, que no se ha vendido. Mi vanidad –sin vanidad no se podría vivir, lo vino a decir Hegel- salió reconfortada cuando la encargada de la mayor  librería me dijo, que me conocía aunque no personalmente hasta ese momento.  El viaje resultó positivo y compré algunos libros, del Sáhara y literatura canaria. Regresamos en el último barco.
Invitaba a comer, tras unas cañas. Atroz se pidió carne cara, la única razón es que es la que más le gusta. Ante lo que no puede caber ninguna otra circunstancia que lo condicione. Es lo que le gusta al niño. Yo he de ser madre y  solo complacencia. Lo que se dice, una educación fecunda. La carne cara lleva sus propios  complementos, pero que para el niño no son sus preferidos. Sólo a los niños se les cambia la composición del plato. No es de su agrado, y puede montar una pataleta. Y con esa visión del mundo, de Fer y mía, sabiendo que lo voy a contar en el blog, vuelve hacer alarde de desarrollo emocional  logrado por la educación recibida, incapaz de superar la fase narcisista de los caprichos infantiles egocéntricos. Por lo que pide que le pongan patatas… abundantes y hace girar la mano por el plato, como la pala de un helicóptero. El niñato que no acepta límites sociales y educativos a su paladar infantil que no puede resultar frustrado en nada. Él domina por encima del mundo adulto, las transacciones, convenciones, cesiones, correspondencias, educación, sociabilidad…  Hay un desprecio al entorno, al mundo, inconmensurable. No hay más normas que el deseo propio. Ha leído a Freud y Lacan: el conocimiento sin la experiencia, la vivencialización, no sirve para nada, y él es el mejor ejemplo.
Pido antes una ensalada libanesa para los tres, Fer y yo de segundo un arroz de rabo de toro. Resulta que ya se ha comido el pan y empieza a servir vino porque le gusta. ¡Ah!, exclama con honda satisfacción, que molesta porque anuncia su aprovechamiento anormal. Hace lo de siempre para justificar su ingesta, nos sirve un poco para poder servirse a placer (¡ya habrá una segunda botella!), al final, le interrumpo la maniobra. Me echo yo lo que queda: ¡no hay más!
La ensalada la come como un hambriento, pero descubro una faceta en su saber estar en la mesa,  mínimos sociales y tener paladar, que se sirve la ensalada varias veces y arroja los cubiertos sobre la ensaladera y su plato.  ¡Pero no tires los cubiertos!, ¡déjalos! como hace todo el mundo. Ni escucha, está sacando partido, y no hay más mundo que su ansia paroxística. ¡Ande yo caliente y ríase la gente! Pide más pan.  Resulta  desagradable todo, extremo, maleducado. Es incapaz de poner algo de su parte, de dar, considerarnos…  ¡Cómo va a poder dar si no tolera contenerse! y relacionarse en un plano de igualdad adulto. Socialización fallida para siempre. El sólo está para  sacar provecho.
Chupóptero, y salimos a Triana y caminando llegamos  al Santa Catalina Hotel, paga Fer, gin tonics y Fray angélico o algo así. De allí a Santa Catalina Park y ahí  Atroz pagó mi caña, un té rojo y cortado. Dos de azúcar porque ese es el límite que se puede sacar, si fuera por dulce se pediría un barraquito. Se trata de acaparar para sí. Con agua, porque también es gratis, que es el máximo rendimiento que puede dar un "cortado”. Ocurre que el agua es del grifo, y entonces le dice a la camarera que no. Cuando suele pedir  una caña, añade con un  gesto “y algo para picar” moviendo los dedos, como si los camareros no supieran su trabajo. Una astucia en los rendimientos infinitesimales, que si los hubiera aplicado en cuestiones, bajo pautas de persona socializada y adulta, le habría reportado beneficios verdaderos. No compensa  vivir para pillar el mejor trozo. Caes inevitablemente mal y pierdes consideración. He estado interno y en la mili, es la gente que se marginaba sola, y soy vasco. Allí estaría  perdido.


De USO CANARIAS a una sociedad científica de sabios
Soy el primer sorprendido de que de la USO –con su abogado lacaniano de Las Palmas, que dice en juicio que es "el que más gana de la USO" (documentalmente inexistente), típica sesión psicoanalítica  en "diván de estrado judicial" –¡lo que no invente la USO-Canarias!-, los otros (los "sindis") boquiabiertos con su acuciado demandante, de cuadro narcisista cachondo,  del reconocimiento  del  Otro-    se pueda pasar a una sociedad de sabios de verdad.
Ningún lector imagina lo que representa este salto catapulta, de ocultar toda la vida  mi trabajo de abogado en USO –jamás lo puse en mis datos personales ni biobibliografías, deducía que no confería excesivo prestigio ni marchamo- a verme mandando  la solicitud para pertenecer a la Asociación Española de Africanistas. Aconsejo su búsqueda por Internet. Una verdadera asociación africanista. Me hace una ilusión máxima, un orgullo, haber vivido y aprovechado el tiempo, encima estando de abogado con los grandes juriconsultos  y jurisperitos de la USO. Por fin van a tener, estos, datos profesionales, por mí, claro. Podría dejar el Colegio de Abogados, no sé si me entiende. Correlación de fuerzas, amigos, así de claro. Pero me faltan algunos detalles que cumplimentar  con gusto y, espero, talento. Ahora sí soy escritor de primeras.
De entrada, la Asociación te pide biobibliografía, publicaciones y más, que yo tengo: libros, publicaciones en webs internacionales, referencias  en otros idiomas, reseñas de Casa África, redislámica, conferencia,  Biblioteca   islámica… Por fin soy joven y feliz. Vaya cambio de nivel y de todo, otra vida, estoy realmente contento.



jueves, mayo 12, 2016

Mañana viernes parte el cuerpo expedicionario

-  Si no quieres que despierte el golem Atroz, llega a las 8- dice mi hermano
-   Para qué, si sale el barco a las 8:30, llegaré a y 25 y de manera espectacular, saltándome la barrera y todos los obstáculos que se interpongan. Y Fer,  grosso modo, igual.
-  Bueno,  pues no te quejes luego del despertar del golem Atroz.
-  Si no nos quedamos dormidos o nos da pereza de última hora; a ver si crees que me da miedo Atroz, si todo lo que hace es en su contra siempre.
Fer que hace de chofer todos los días va a venir a recogerme, y dejaremos el coche en el Náutico, porque no habrá manera de aparcar.
Mientras estamos de librerías, Fer puede irse de putas -él además es de franja matinal-, y luego nos lo cuenta. Ya le he dicho que en las perpendiculares de Triana, comen amigas  que quedan  para un “cumple”, de edad en que nos podrían ver si hiciéramos méritos para que se fijaran en nosotros, muy  gimnásticas, cremosas, aromatizadas, aburridas y con todo el fulgor del declinar. Esa puesta de sol cegadora. Nosotros,  dando lo mejor propio e inesperado, nuestros atributos más imaginativos y genuinos, podríamos volverlas bizcas. Es muy difícil encontrar un trío de tal potencial. Y con Atroz como elemento plenamente rupturista.
Daremos juego, que nadie lo dude.   Las Palmas nos espera  expectante. Como Goethe a Napoleón en Weimar o como Hegel que lo entrevió.
 

miércoles, mayo 11, 2016

El golem Atroz metido en cintura

Por fin mi hermano ha logrado meter a su golem Atroz en cintura. Según me ha confesado se logra por compunción. Cuanto más compungido se pone, más se desinfla el golem Atroz, se acurruca y achica, y desiste de la usurpación y del poder que puede ejercer sobre mi propio hermano. Debe ser  similar a la disociación o escisión del “yo” del esquizofrénico. Éste se resiste a  la toma de la  medicación que podría  evitar su crisis rupturista, por no desechar su experiencia más propia y única de su identidad, precisamente la escisión, la ruptura con una vida ramplona. Por eso puede querer no tomarla tan pronto se anuncian los primeros síntomas disociativos.
Ocurre que mi hermano y Atroz no son dos en uno, el manifiesto y el hostigador subversivo. Como judío que es, por obra de su madre y Julián Marías, es evidente que es un golem, que él ha recreado,  para hacerle vivir tareas incómodas y ásperas pero muy espontáneas, ocupando lo que puede reconocerse como una posición vicarial. El golem no está en mi hermano, pero si lo ha creado previendo o no, que podía ser dominado y suplantado por él, conforme los  mejores frutos de aquella fecundidad imaginativa y creadora del judaísmo oriental del S XVIII, cuando brota el hasidismo y el golem toma carta de naturaleza.
Hemos acampado en el Colegio de los Sres Advocats. Uno conocido, creo que también socialista, se me ha acercado para decirme “leo tus artículos, leo tus artículos” dos veces, y a ver si era vasco. Vasco, no: Vascongado. No tengo ni DNI y le he mostrado mi pasaporte. Como tampoco tengo reloj, estaba todo el rato mirando el móvil, mientras mi imprescindible hermano trabajaba para mí como un semoviente, que lo tengo con hora peninsular. Se me puso cuando estuve allí, pero sin descontar la hora preceptiva. Estábamos en termini  y me dice mi hermano, son las dos.  No, serán las tres. Ah sí. Pues un vino.
Estando en la rueda  del Colegio, se acerca una corporativa gafudita y nos pide silencio por mi hermano, como si fuese una madre, una fan, una rendida a los frikis, grupi o ansiosa.  El hermano estaba informatizado, yo hablaba con Alexander que casualmente estaba allí, faltaban los camareros del Oliver. No te preocupes por sus condiciones de trabajo, que es mi hermano  pequeño y yo estoy por encima de él, o sea que a mí no me va a montar ningún pollo. ¿Entendés? También he hablado con el argentino de la corporación. Encantador, como todos los extranjeros.
Preanuncio que a pesar de mi asueto colegial, vamos a interactuar con intensidad dentro de unos días, the Corporation  and myself. 

 

Atroz golpea de nuevo


Atroz ha conseguido llevar una vida  que se desenvuelve prevalentemente en el espacio público y que en cambio para sus amigos se torna prácticamente clandestina. Siempre procura llegar tarde, salvo a las citas a la una  con cerveza por medio. Mientras los demás acudimos a lugares describibles: bancos, Spar, organismos… ahorrándonos la ubicación espacial. No somos pilotos de aviación. Atroz hace “gestiones”  -¿qué gestiones?, ¿doble vida?-, y como le resulta a él mismo  como muy vago y misterioso, ¡de a saber que contenido!, añade siempre “por el centro”. Por tanto todas las “gestiones” son “por el centro”, por lo que no parece que compre droga ni haga surf.
Ayer me tenía que ayudar en una cosa legal y a primera hora le dije: quiero bajar pronto y quitármelo de encima de una vez.  A las 11 le llamo, que bajo. No, tengo que hacer gestiones por el centro, a las 12:15. Iba a salir, me quedo. Llamo a Rapso, para darle libros para Agapea. A la una en el intercambiador ¿puedes?
A las 12:15 estoy en el Colegio.   Me llama XY para decirme que Candeltown sigue sin agua y que busque el nº del contador. Llamo  a Atroz: o vienes ya o me voy. No me dice que llegará dentro de 10 minutos. No creo que me encuentres. Clonc.
Media hora más tarde su llamada, que no cojo. Llamadas de teléfonos fijos, clonc, clonc, clonc. Me manda un correo en el que dice que le surgió un “imprevisto” –a mí me surgió el puto agua de Candeltown, tipo hecho concreto comunicable.
El viernes teníamos formado un cuerpo expedicionario a Las Palmas; en Canarias mi modesta pero activa editorial no tiene distribución, para suministrar  libros a las dos principales librerías. Me ha salido magnífico. El tema solo podía ser abordado muy literariamente. De forma que ahora he descubierto con el del Sáhara, que es asunto que en principio  casi debe prescindir de los valores literarios. Me di cuenta el otro día, releyendo “Ruinas”
En el cuerpo expedicionario está incorporado Fer, vamos a ir en barco y regresar en el último. Vamos sin coche para poder beber. Yo necesito proveerme  de libros de literatura canaria y Sáhara.   No sé si Atroz vendrá.
 

domingo, mayo 08, 2016

El libro, la tertulia, el Sáhara, químico e ingeniero

De nuevo nos hallamos en la capital. Mi libro en mi poder. Ha quedado muy bien, ayer  me sumergí en su lectura desordenada, mientras lo alternaba con otro libro. Lo tengo que decir, porque fue así. Estaba releyendo  “La civilización del entretenimiento” de Vargas Llosa que, aunque lo había leído, lo teníamos para la tertulia Mácaros y obviamente lo hacía fascinado por las ideas y su escritura, que me resultaba imposible no reparar en ella gozoso.
Podía pasar de Vargas Llosa a mi libro sin chirridos, crujidos o quebrantos. Evidentemente no somos indistintos, pero su enorme superioridad no me expulsa de la literatura, como podría muy bien pasar.
En Lemus vinieron todos  a darme la mano. Friendlys. El dueño  me trajo un  libro colectivo sobre el Sáhara de profesores de universidad. Lo miré  por encima y compré, se observa el rigor académico, no caben las patochadas que se escriben en el periódico y 200 ignorantes extremos reproducen en Facebook. Mucho interés en que fuera a la presentación. Al salir me dice: “el  día 24, que no se te olvide”. Se han movilizado todos  con el  Sáhara, resulta patente que se me relaciona con  ese tema. Desde luego que soy muy bien tratado, mucho  mejor incluso  que en el  sindicato USO Canarias, un sindicato, digamos, eternamente “extraparlamentario”.  Sin que sea preciso disolverse, porque da exactamente igual. Magia burocrática y capacidad de flotación. El corcho es lo "que interesa sindicalmente".
Desde luego que  iré el 24 de este mes a la presentación de ese libro colectivo, en el que hay datos, comprobaciones, rigor, verdad. He escrito mucho esta semana sobre el Sáhara.
Leyendo mi Ruinas del sindicalismo, tengo la certeza de que mi estudio del sindicalismo y laboralismo, resulta  un caudal brioso, musical y susurrante de ideas y análisis. No se me va a relacionar con ello evidentemente -nada  más lejos de mis inclinaciones e intereses- porque es un mundo incomparablemente mediocre, decorativo, de apariencias  marginales, de la máxima pobreza intelectual y de un elemental  y tontorrón maniqueísmo. Con todo, yo que lo he tenido que tratar, soy la gran fuente de consulta. No hay nada parecido ni remotamente, entre otras cosas  porque no hay nada del más mínimo interés escrito. Me he permitido unos lances referenciales bastante satíricos. Insoslayables. 
Como será todo este mundo, que lo que se escribe    es el enésimo libro dela Matanza de Atocha, en la que no pillaron al sindicalista que buscaban. Falsa épica de quienes nunca estuvieron amenazados,  heroísmo de todos  por  construcción de epopeya, leyenda fúnebre escandalosamente  aprovechada, que sería fácil “deconstruir”, de lo que hablamos ayer en el Oliver. De la deconstrucción, claro. He hecho el mejor trabajo, y es también histórico,  que toma por objeto de estudio la gestión,  preparación, escaso trabajo sin fin alguno, sin finalidad objetiva o proyectada, ni la más mínima responsabilidad de nada. Si en el futuro alguien se interesa por esta época tendrá que pasar por mis libros, sí o sí. No  ha sido lugar los sindicatos para escritores, cultura, crítica y análisis, incluso experiencia personal. Pero estaba yo.
Ayer cenamos en un salón de arriba, como aparece en la foto. Lo volvimos a pasar muy bien, he conseguido la fama de expulsador de la tertulia. Creo que tienen  razón. Hay temas fijos, aseveraciones y puntos de vista reiterados, de lo que me acusa Ex doctor Harris y de estar siempre interrumpiendo. Es como un coro de sabihondos sin recursos imaginativos, que no pueden sino  repetirse. Sigo siendo el único del que se tiene la certeza de que se ha leído el libro. El  enemigo de clase evidentemente no vino. Tuvo suerte porque mi contundencia, de saber su reacción, no lo habría soportado. Ahora se dice que también expulsé a un joven historiador. Y al parecer mi amigo Arturo, otro expulsado mío a pesar de que nos queremos, quiere venir, seguramente para volver a ser expulsado. No imagino otra variante. Este es un conservador que no sabe que es más: si conservador o neoliberal. Pues las dos cosas. Es otro del clan intelectual, los que se han pasado la vida leyendo y que apenas poseen otros vértigos, que el onanismo lector, como si fuera la pipa de agua de  turcos bigotudos  hospedados vitaliciamente   en los cafés.
He bajado caminando (slalom gigante: 12 km), otra vez aperitivo con mi hermano en el Cambullonero. Las camareras, que no cesan de sonreírnos por nuestra simpatía, nos llaman el químico y el ingeniero. Si este es el químico ¿yo quien soy? “El ingeniero”. Me encanta.




viernes, mayo 06, 2016

¡MI LIBRO "RUINAS DEL SINDICALISMO" en VOZPÓPULI!

http://vozpopuli.com/blogs/7238-blog-eguiar-lizundia-sindicalismo-en-ruinas 




Mi libro en distribución, una más y Lemus

Llego del sur tras una mañana muy aprovechada, y veo que "Las Ruinas del Sindicalismo. Acoso sindical a un  abogado laboralista", ya está  de cuerpo presente en 7 librerías andaluzas:  Sevilla, Jaén, Granada, Málaga, Almería...(todostuslibros) y que  la  red Agapea, lo entrega en tres días. Pronto  en las Canarias.
Y yo  trabajando  sobre el Sáhara.
Ya son 8 y Lemus en todostuslibros

miércoles, mayo 04, 2016

El desdoblamiento de personalidad


Cuando llegamos el lunes -“unos que vienen otros que se van” julio Iglesias-, comimos encima de la playa del Camisón. Yo, como si estuviera recién salido de prisión, estuve sin callar diciendo que “a gusto estoy”. Como si me hubieran dado cuerda. Estaba reconciliado con el cosmos, la naturaleza y el turismo. Acabo de escribir una auténtica apología de Las Américas para el periódico. De un tirón. Bueno, pues el primer día bebí diferentes líquidos, que me sentaron muy bien en su inmediatez y sincronía pero no tanto en el a posteriori, no distinto a como ocurre habitualmente.
Me he saltado lo más importante: tenemos una apartamento, que ahora mismo lo cambiaba por mi casa. No. Tiene dos pisos es gigante, dos baños, uno  en cada piso y vemos el mar. Y estamos rodeados de extranjeros, que son mucho mejor que los hispanos. Estamos en un extremo de Las Vistas, a nada del Camisón y al comienzo de la milla de oro. Me recuerda a Miami, sin expresidiarios, narcos y argentinos.
Ayer a la tarde, tras una siesta reparadora me leí un libro entero, entreverado por Sálvame.  Bronca entre Kiko Hernández y Kiko Rivera. Luego vi pasapalabra y completé una palabra que  los concursantes no supieron, con todo lo listos que son. Todo ello  leyendo sobre árabes e islam.

En los Cristianos hay cuatro librerías-papelería y me compré dos libros, el que leí y otro de los moriscos en Canarias. Comemos sobre el mar a la sombra. “Que a gusto estoy, que a gusto estoy”. Volvimos al bar alemán del hotel Cortés, pero en lugar de gin tonic, nos tomamos salchichas alemanas, sauerkraut y patatas y dos cervezas de trigo, con una que había tomado en casa, tres. Y se acabó. Una cosa rarísima, no me apetecía alcohol ni nada. Me preocupa, a ver si voy a dejar de beber… ¿Y qué hago?
XY me describió como si fuera un forense mi comportamiento cuando viajo solo pero con más gente. Me dejó asustado. Como si estuviera en los bares. Que así no va conmigo a ningún sitio; a ver si me va a conocer. Este registro pusilánime, feliz, sonriente, mayor, anónimo, discreto, domesticado, paladeador de cervezas cursi, nada encomiable, pudo ser aún peor, por lo menos no me tomé un vasito de leche antes de acostarme. A Dios  gracias, conservo un asomo de dignidad en mi  conducta. Lo más destacable en este ámbito de excelencia global, se detecta ese prurito claramente frente a la decadencia y mundo antiguo y local de Santa Cruz, es el nuevo centro de arte, que parece está metido Sotheby. Está en  construcción, tiene la estructura básica construida, al borde de la playa del Camisón. La grúa aparece iluminada de azul como los pilares, ya es una obra de arte visual,


domingo, mayo 01, 2016

Mi libro en la calle y el Primero de Mayo

 
Lo he encontrado -Internet- en una librería de Jaén: "Don Libro"  (¡qué casualidad!), en Málaga: "Proteo" y en las "Agapea", hoy,  el primero de mayo. Este día tiene que ver  con mi libro, porque es sobre sindicalismo: “LAS RUINAS DEL SINDICALISMO. ACOSO SINDICAL  A UN ABOGADO LABORALISTA”. Un escritor siempre escribe de sí mismo,  incluso cuando   lo haga de la manera aparentemente  más ajena, es sobre sí. ¡Cómo no lo voy hacer yo, si estoy signado por la excepcionalidad de mi caso y contexto! Como soy ensayista he sido capaz de ceder el aspecto testimonial, que solo él  justificaría un libro, al análisis crítico del sindicalismo y el laboralismo.  Pensarlos. Uno mismo siempre es lo menos interesante e irrelevante de una historia. Lo que vale es la historia, el contexto y sus  agentes. Cuestión de veteranía y experiencia, formación y oficio de escritor.
He de admitir que en mi surtida librería supongo que los únicos libros sobre sindicalismo que hay son los míos. No es materia intelectual ni teórica imperiosa, menos aún desesperada.
A los sindicalistas les puedo oponer que fui detenido la víspera del primero de mayo  de 1974, que sé lo que es el peonaje en fábrica, incluso que conozco el pensamiento de izquierda un poco mejor que todos ellos. Como  es por todos conocido, las notas más comunes de los sindicalistas.  Nunca me han impresionado  absolutamente nada, por supuesto, (otro continente, otro mundo aunque realmente muy pequeño y de ningún interés), con lo impresionable que sigo siendo. Además de llegar a ser un autor sobre sindicalismo interesante –ese mi gran mérito, sin vocación alguna ¡como para no sentirme escritor!-, y evidentemente no al uso; suponiendo que haya alguno más por ahí que no escriba panfletillos y consignas tipo comentarista aciago y yermo.
EL mejor pagado...
Al parecer en mi juicio laboral el abogado que defendió a la USO  reiteraba que era el abogado de USO Canarias que más ganaba. Me lo comentaron muy jocundamente -¡hombre, como pa´ no!-  compañeros asistentes, que lo repetía de manera triunfal y senatorial. ¡Pódium! Muy jugoso todo. Y diver.  Habrá que creerle, porque no tenemos ningún dato de  eso.  El abogado de la USO Canarias que reiteraba que era el que más ganaba –como si estuviera en una sesión psicoanalítica lacaniana- se debió enfrascar con el simpático secretario general de la USO CANARIAS (Titulares)  sobre la ¡clandestinidad! Clandestinidad en el franquismo, se entienda. Dos autoridades, prácticas y teóricas. Dos biografías ejemplares de izquierda sabia amén de  inteligente. ¡Esto es tan pequeño…Tenerife  y Las Palmas!
El abogado mejor pagado en USO CANARIAS (según él), y que por tanto ha triunfado en USO CANARIAS, según lo “curricula” (que ha de serle  bastante ajustado) en juicio por mobbing, y el secretario general de USO CANARIAS, dos expertos en clandestinidad y lucha (no la de los burócratas suplicantes de cámara, que hasta  ¡suplican!  medallas, como ríen todos), deben saber que mi abogado fue hostiado por el comisario Matutes, si saben quién fue. Hay, siguiendo con Lacan/ USO, dos campos simbólicos realmente  antitéticos. Y pensar que yo siempre  ocultaba lo de la USO, jamás ha aparecido en datos personales, currícula,  biobibliografía. Tesis y antítesis, radical.
El libro va a interesar a bastantes, lo prometo. Y no porque sea el mejor libro que se haya escrito sobre el tema, lo que era fácil, sino porque es muy certero y luminoso, y un  poco cotilla. Al margen lo singular de la historia.
Mañana con el Southern Pacific, desde donde seguiremos emitiendo.