lunes, mayo 30, 2011

La deconstrucción de la identidad


La verdadera y única justificación objetiva: el alarde del poder. Su mayor simbolización. Ni han disimulado con estudios y argumentos de conveniencia y de eficacia en la seguridad.. Ahora hay varios argumentos nuevos ¿qué servicios se van a desatender o cerrar en el futuro? Y si la crisis se lleva por delante las autonomías a medio plazo o corto  ¿Qué pasaría..? No se sabe , hay procesos históricos imprevisibles en los que se juzgan justamente a los que era impensable que les pasara.

Mucho sospecho que yo  ya era  identitario antes de que los próceres de la autonomía recién   policializada a  mayor gloria de los honores de grandes duques que se asignan sin el más mínimo rubor, en la que resido,  hubieran siquiera oído hablar de la idea ni escuchado la  palabra, no ya en cabildos, entes o municipalidades que todavía no ocupaban, sino antes en casa, con amigos o en prensa  ilegal.

Como parto de esa antigüedad, diré a todos que ni la extrañaban ni conocían el concepto, que lo que más odiábamos era lo folclórico (el folclore y sus asimilaciones), que era la devaluación costumbrista, reaccionaria, sin conciencia de la hondura y sentido (revolucionario) de la identidad, que venía a ser  una suerte de comunión abstracta, ficticia y contradictoria con los cercanos en la accesis al arcano del Uno primordial –para decirlo de la manera más sencilla posible en que es posible racionalizar algo tan irracional como el nacionalismo- que diría Nietzsche, pero que también podría decirlo Carl Gustav Jung o Mircea Eliade.
 Qué abstracto y palabrero puede ser lo presuntamente concreto…
Me considero un tránsfuga de la identidad co-lec-ti-va.
A mí  identidad colectiva me sobra. Me gustaría hablar un castellano a-geográfico, neutro y hablo un castellano que ni siquiera es el de Bilbao como el del resto de mi familia, sino de pueblo, un castellano vasconganizado, caricaturesco, como mi comportamiento público a veces. Estaba loco por la identidad colectiva.
Da la  casualidad que la identidad colectiva fue la que mi afán de mimesis, ideales y fantasías fueron forjando, o sea que mi identidad colectiva no pudo ser más individual e inventada y bosquejada por mí mismo... Toda esa identidad y determinados apegos, proclividades, sintonías me sobran, no los quiero, los regalo. Con el tiempo he ido podando mi identidad colectiva cuya costra entretejen pegajosas adherencias costumbristas y elementales étnicas, las más comunes y banales. Mi ontología vascongada, por la que no siento el más mínimo respeto, me sirve para caricaturas y burlas. A esa patraña de la identidad colectiva no contribuyó nadie que no fuera familia, o el régimen franquista, de manera reactiva,  al que se la traía al pairo, o sea vino sola, lo identitario es lo que nos  precede, lo común y más tribal, un ethos insignificante, la grasa que aísla, el calafateado de galipó  o piche que impermeabiliza e incomunica. Por ejemplo,  yo a los de “mi” identidad colectiva les amo con desmesura, como que siempre los estoy buscando y yendo a verles.
 No admito que me regalen identidades colectivas tampoco, pero he tratado de hacerme un pequeño acervo  de ellas por saqueos continuados. Así, una identidad colectiva, de las muchas  que profeso  porque me gusta mucho , es la norteamericana (en la juventud abjuré), que ya se lo anuncié  a mi madre cuando tenía 14 años, a lo que ella me contestó que ella quería ser lo que ya era: Vasca. Siempre ha mantenido esa lastimosa   falta de ambición y horizontes.


Qué tendrá  que ver el pequeño ejército de la policía automática con la identidad. Cuantos estudios se habrán hecho
A)    A)  sobre delincuencia, seguridad, funcionalidad comparativa, de gestión eficaz, prevención, objetivos, bases razonables que no fueran la grandeza  de las castas del gran ducado. Es que ni han disimulado o argumentado. Las Castas merecen los máximos símbolos del poder. Cierto que dependen de sus súbditos, pero no en cuanto a las recompensas que corresponden  a sus altas dignidades. Lo que supone la más perfecta interiorización del poder oligárquico.
y  B) ¡y cuántos! sobre el diseño del uniformes y su impacto  de gran ducado en la calle  Castillo y aledaños, el debate ilusionado ante los catálogos fabulosos de vehículos coercitivos fastuosos, grande motos  para uniforme de gala, la presentación de armas a los políticos en la apertura solemne del parlamento ducal,
Eso es la identidad colectivo: el ansia ciego de más poder de los poco estadistas (los más peligrosos) y de negocio. No hay derrumbe económico ni pobreza que los detenga, tal es la elevación autónoma y propia  de las verdaderas oligarquías… Así demuestran todo su amor por los  porteadores de identidad colectiva. España avanza hacia una probable  si no quiebra gran colapso, ahora el despilfarro sangrante, la ambición de poder no  es como antes, ahora es muchísimo más grave. Ahora estamos al corriente de las cuentas, y de las que se ocultan. Ahora  a la ineficiencia y  corrupción se une la más flagrante inmoralidad pública.
Hay dinámicas históricas imprevisibles, y variables más conjeturables, igual hasta pueden ser juzgados excesos y derroches que no debieron ser  hechos en ningún caso, porque no atendía a algo que mínimamente pudiera ser considerado como necesidad objetiva.
Más cuando ya sabíamos a donde nos estaba llevando la orgía nunca antes vista del despilfarro más brutal.

sábado, mayo 28, 2011

Mi desafección por Europa, y Mladic


Mi desafección por  Europa sobreviene  una vez traspasadas otras puertas de salida, que en mi caso conducen a cierta intemperie,  que es lo que debe hacerse, so riesgo de  convertir las puertas  de salida en giratorias. Son experiencias de extrañeza,  que uno debería  convertirlas en apatridia interior, para devenir finalmente en  extranjero de pura cepa.
En mi época de articulista solo tenía 5 ó 6  temas sobre los que escribir. Uno era contra Europa y su atrezzo y procesiones pacifistas, que es como el antiamericanismo acervo se convierte en catequesis neo testamentaria. Nunca el humanismo cristiano refulgió  tan alto y diamantino. ¡Cuánta sinceridad por la paz y cuánta comunión de pureza de fraternidad! 
Los exentos de riesgo y compromiso en la plétora de la opulencia que  les corresponde por ley divina, son  así de materialistas e interesados, que ningún avatar ponga en riesgo la gran orgía del consumismo. En la zona mediterránea y católica u ortodoxa es mucho más plañidero todo. 
Los viejos siervos -de todos los sistemas- son así de apañados. Son capaces de las revoluciones más sangrientas con tal de eludir mayoría de edad y libertad. Y responsabilidad personal. Siempre se las ingenian para reemplazar tutorías y amos. Aunque es cierto que aceptan la democracia cuando  es signo de los tiempos y no hay ninguna otra ideología liberticida de la que echar mano, qué si no veríamos.
Los genuinos derechos del rebaño serán siempre los colectivos: de pueblo (nacionalistas) o de clase o minoría.
En mis artículos remarcaba la geografía  de los exultantes  genocidios europeos. Cuando Europa sustituyó las guerras de religión  por las de  los nuevos absolutos (nacionalismo y comunismo) la  atrocidad superó ninguna antes  perpetrada. En  esa geografía del genocidio que es Europa, del genocidio industrial, calculado, científico, se despidió el S XX a lo grande; se podían a oír con total nitidez los estertores de los  masacrados y la agonía de las  violadas en  los Balcanes  Danubio arriba, que a la vez se expandían y reverberaban por el mediterráneo.  Europa sabía, porque oía el ensordecedor aullido de las violaciones masivas y el genocidio. Europa callaba, y miraba a otro lado.
¿Alguna manifestación como cuando el cuerno del antiamericanismo llama desde las cumbres de los montes  a la ira en formación cerrada…? ¿Alguna ocupación de embajada o consulado? ¿Alguna vigilia…? ¿Alguna feminista en lontananza…?
Maldita Europa, otra vez maldita Europa…  Otra vez los soldados europeos incluso con cascos azules, apartándose para la consumación del genocidio como cooperadores necesarios, en este caso holandeses en Sebrenica. Soldados europeos como en Ruanda.  Soldados europeos nuevamente de capos de los  lager.
Tuvieron que ser los norteamericanos los que ejercieran el deber de injerencia.
Una de las cosas que hace a Europa tan desapacible y peligrosa no son sus antecedentes genocidas y totalitarios tan inmensos y completos, sino su hipocresía y cinismo. Persigue la opulencia más plena pero, como los niños, sin  sentido del esfuerzo y  sacrificio (lo dejan para los americanos).  Por lo que la capacidad de cesión y claudicación es infinita. Nadie puede esperar nada de ellos. Bueno algo sí y gratis: el torpe e inocuo aspaviento del mensaje ecuménico de paz y alianza de simples, y el ejemplo. Lo más profundo de su ser: el púlpito 

miércoles, mayo 25, 2011

La intifada hispano griega

Hoy he leído un artículo aterrador sobre Grecia en la prensa socialdemócrata. Están prácticamente  en estado de mendicidad avanzada pero muy farrucos (demandan del estado papel moneda para todos, lo que desde el punto de vista tecnológico es más que  asumible), parecen hidalgos españoles. Grecia, había llevado su cultura progresista tan lejos, que con 51 años te jubilabas y el mundo de cualquier obligación era inexistente, superado (dialécticamente). El flujo del mantenimiento alemán hacía milagros. Curiosamente el MAL "Mercados" (no se le conoce chistera y puro) era el que les prestaba y financiaba la gran fiesta, dicho MAL "Mercados" estaba formado por unos alemanes que además de trabajar mucho ahorraban todavía más, para las jubilaciones, falta de obligaciones impositivas y alegrías griegas fueran posible.
Me he emocionado cuando he visto enarbolar una bandera española en Atenas, España se pone de emblema del modelo progresista de quiebra, salida del euro y expulsión. Es fascinante.
Se hacen mini comunidad fuera del mundo y sus vicisitudes competitivas y productivas, se empequeñecen para no pagar, se hacen colegiales indignados, se quieren exentos y se necesitan mantenidos y lo exigen como parvularios. Quieren fundir niñez y  ancianidad.
No saben ni quieren saber que el mundo incorpora ya a Brasil, India, China, Malasia, Tailandia… viven en comunidades muy pequeñas y cerradas, en cárceles vernáculas que los protejen, alejadas del mundo, con fantasías étnicas sobre orígenes sublimes.
Suerte infinita que tienen los jóvenes y mejor preparados de abandonar los submundos de la taumaturgia psicótica de la memoria histriónica o la alianza  de civilizaciones tramada por auténticos paletos.    
La ciudadanía del mundo está naciendo y ahora sí es imparable

martes, mayo 24, 2011

De regreso del viaje (sin móvil)

Perdón por la enormidad, fue influjo del jetlag  y sus alteraciones, de ayer

 Tan pronto pasaron más de 24 horas desde que salimos de   Washington  ya estábamos en casa. Escribo con  portátil prestado y sin móvil, lo que me complica una barbaridad mi trabajo de intermediario, que empieza mañana .Mañana es ya hoy martes en que corrijo.  En el aeropuerto que se explana en la cota de los 600 metros no hay rastro de mi móvil. La Televisión hispana de Nueva York no dice celular sino móvil, en un español normativo y unificado. Tenía tal desidia la empleada  de Iberia y falta de confianza en la propia  empresa, de la que ofrecía pésima imagen  (menos mal que Iberia no es de nadie) que te venía  a decir que ni lo intentes, aun así me ha dado un  teléfono matritense.
Antes me dice “eso es asunto suyo”.
-Sí, pero ante Iberia o  voy preguntando por la calle  a ver si alguno se lo ha encontrado- le contesto
Nos bebimos unos 150 dólares de cerveza  (buenísima) en el aeropuerto  John F. Kennedy, tras llegar en autobús de Washington y despedirnos de Nueva york.  Residuos bilbaínos en el inconsciente.
Sobra decir que a la entrada en el avión fuimos probablemente considerados el pasaje más simpático. Una vez a bordo Iberia te trata a cuerpo de rey, al punto que te da cubertería de acero por si se te ocurre secuestrar el avión o cualquier otro exceso o ajuste de cuentas (o igual es porque en EE.UU es  obligatorio ir armado), y tienes barra libre. A la ida Rosita le empezó  a dar de tal forma al gintonic que XY le dijo:  uno más y te vas a quedar acostada en el hotel. Menos mal que le hizo caso y se recuperó.


LOS ASUNTOS INTERNOS DE ESPAÑA Y LOS MÍOS
 En Barajas esta mañana me he interesado brevemente por los asuntos internos de España. Algo había seguido por internet sobre la spanish sangría de Sol. No pienso  viajar más con portátil ni prestado ni mío. Es fundamental descansar de España, no tener que  aguantar la mentalidad e idiosincrasia españolas. También lo dice Antonio Muñoz Molina  que no regresa  de NYC, donde está muy a gusto y además tiene el plus de que  no se está en España
 Cometí la imprudencia de entrar en internet, en un par de blogs y digitales de los que salí espantado por los análisis ¿o eran pensamientos? que se vertían.
En España, siempre  hay alguno que un buen día que decide soltarse por soleares. A mí lo de la acampada norteafricana (no por la libertad) y mediterránea por  la quiebra y expulsión de Europa, no me interesa absolutamente nada.
Lo insoportable de España, país de siervos y súbditos donde los haya, del latifundista o de la Iglesia o de otra fe atea,  del estado o la revolución, del barrio o de la calle donde uno nació, de principios sacrosantos es que siempre se están inventando grandes ideas o invocando grandes principios o desiderátum morales.  Gracias a la ausencia radical de ilustración y cultura se inventan naciones, o nación de naciones puestos a creaciones, o alianza de civilizaciones sin haberse leído ni dos  libros que no fueran los que dan los rudimentos técnicos de una profesión u oficio,  el antifascismo de impulso guerrillero, la memoria histriónica y zarzuelera, el lloriqueo de pérdidas no vividas en la guerra civil cuya teatralidad oportunista ha puesto a la psicología básica patas arriba, en fin.. un  país de pandereta. Aquí los más capaces inventan todo cada dios días.
 De mi vida personal y familiar, en la que no entraré, la cascada de asuntos satisfactorios no ha podido ser mayor; debería rumiarlos y esperar pacientemente que vuelva definitivamente a donde me encuentro físicamente. O  dedicarme a gozar de lo que he traído: desde entradas a museo a libros de arte de museos y colecciones, pasando por grabados antiguos, y chapas judías.

COMPROBACIÓN MÉDICA EN LOS MUSEOS.
En al National Gallery of Art, en el edificio de arte contemporáneo no exagero si digo que a más del 80%  de los autores iba reconociendo desde lejos, escultores incluidos, al punto que citaba sus nombres. Vista y neuronas (memoria) todavía funcionan.
Me decían mis amigos que podría conseguir ocupación como viejo voluntario, allí s e estila mucho, porque tras al identificación daba lecciones de estética, al modo del pedante museístico, probablemente  gay.
La Phillips Collection que está cerca de Dupont Circle es la primera colección de arte contemporáneo y es magnífica. Hay 4 Rothko de gran calidad, por ejemplo.. Debiera ser visitas obligada para quien guste del arte mínimamente.
Por cierto, el discurso estético y artístico, intelectualmente más profundo y de vanguardia también es  norteamericano, como es el caso de Rosalind E. Krauss. Como conoce perfectamente el progresismo.


LA CAPITAL BOTÁNICA ME HA ENCANTADO
Es una suerte que esté Washington de imperio  y no radique en la guarida  del elenco de nobeles en economía  de Sol y aliados blogueros y comentaristas, ni en sede compartida  por una confederación que abarcara  de Pekín, Pnom  Pen,  La Habana, Caracas y Teherán.
DC es unan auténtica joya, probablemente tenga el ensanche más homogéneo y el tejido urbano más compacto en su diversidad, más bello y moderno  del mundo. Una suerte del París  de los bulevares del barón Haussman, actual. La calidad arquitectónica y urbanística no deja de ser espectacular. Ningún edificio puede sobrepasar al Congreso. Lo curioso de ese enorme desarrollo  del centro de la ciudad es que tienen esa hechura urbanística tan afín siendo todos los edificios distintos, por lo que la unidad en la diversidad –condición estética primordial-  es directamente grandiosa. Tiene zonas y barrios recoletos y residenciales de  excepcional armonía,  calidad, vegetación e historia
Se come muy bien, hemos dado cuenta de ostras de las dos costas, langosta solo de una, y otros manjares. Carne  y bollería son magníficas. Y las cervezas son brebajes como los que eran de culto en   los misterios eleusinos en honor a la diosa Deméter.


EL OTRO IMPERIO: EL DE LA CULTURA
Ah. Los progresistas españoles si en lugar de tanta tonta afectación tuvieran más cultura, en las librerías de Washington  podrían comprobar todo lo que no han leído, más allá del pienso (de comer) habitual ideológico: prensa y resúmenes, y a lo que se ve, un poco de narrativa.
Parece además que las librerías gozan de mucha salud y no van a ser eliminadas por los estantes de las grandes superficies, camino de España y Europa. En una  de las que anillan Dupont Circle en la que compramos dos grabados antiguos, había guardadas en vitrinas primeras ediciones  muy antiguas.
De filosofía y humanidades, pensaba encontrar  pragmatismo y neopragmatismo a manta, a  los John Dewey, Ricahrd Rorty, Williams James y poco más, pero  me encuentro  a Foucault completo y a toda lo¡a vieja filosofía europea: como tampoco saben los progres, toda la posmodernidad, multiculturalismo, y corrección política TAMBIÉN proceden de U.S.A , de los departamentos universitarios de humanidades.
En la ciudad botánica un medio de trasporte es la bici municipal, sin el atrezzo progre de las ciudades bostezantes españolas, culmen del provincianismo, El País al brazo.            


LOS VERDADEROS VECTORES DEL PROGRESO
Estuvimos en el museo del holocausto, donde he comprado unas cosas que vamos  a necesitar, he tratado a judíos que me han brindado colaboración  y he encontrado a tipos jóvenes fascinantes
Un joven americano fuerte y guapo que para los cultísimos españoles pasaría, a tenor precisamente de su cultura por un gañan… esto.. decía...el americano.. es graduado en Georgetown y acaba de terminar un master en Harward de chino. Una altísima californiana guapa, divertida y muy hedonista es graduada en Princeton, con master en Georgetown y pudo ir a la olimpiada con el equipo de natación norteamericano. K. ha sido profesor en Japón ha hecho el master  en Georgetown, ha trabajado en la embajada de Japón en DC y lee a Murakami en japonés.Es yanqui. E2, tras terminar el master va  a pasar el verano en una suerte de Euskaltegi (aprendizaje del vasco en régimen de internado) en California encerrado dos meses sin poder hablar inglés para aprender árabe.
A colación, el día de la graduación, Rosa y Fer pasaron por la mezquita de Washington y vieron orando a multitud de árabes  en el patio de entrada, ofreciendo sus culos al Oeste, como dijo Fer, al referente del mito de la colonización.
F. que es farncoirlandés es abogado por Oxford pero ya trabajado como periodista para Reuters, Georgetown le becó el master.
L. es español, como abogado abrió un despacho en Pekín para una firma conocida de juristas españoles de mucho prestigio, habla chino y ha terminado en la Universidad de Columbia un master que le permite ser ya barrister  (abogado en EE.UU.) Me dice “si las cosas nos van mal nos volvemos a Ghina”. Él y su pareja, la guapa y elegante M., que es del master de Georgetown, también abogada  trabajó para el gobierno chino, Creó además un grupo de flamenco en China y viajaba por el país, le daba mucho dinero. Tiene 30 años y los dos hablan chino.
D. es judío de origen persa  de Atlanta. Habla nueve idiomas. Su hermano que lleva el negocio familiar en Atlanta me empieza  a hablar en perfecto español. –
-Teníamos hispanos  que llevaban 5 años  en EE.UUU y no habían aprendido inglés, así que no me quedó más remedio que aprender yo español-me comenta. Habla hebreo, farsi, español y es el torpe de los hermanos.
Hay españoles que trabajan en agencias por Sudamérica que hicieron el master, han acudido a la ceremonía.
Hablo con un  jesuita del  Paraguay de  las reducciones de los jesuitas en aquel país, y con un padre (de master) mejicano empresario de Monterrey, paso un gran rato con él. Tengo una interesantísima conversación con Joseba. Se queda también en EE.UU. En realidad todos se quedan en EE.UU., menos muchos americanos que van a explorar mundo a sitios recónditos.  A  alguno otro español también le digo que no merece la pena volver a España, que sería  ir a peor y que es un país  de cacareos, estridencias y estupidez, el gobierno de los indocumentados, que todo  quien pueda  irse debe marcharse, para volver de jubilado a Alicante, a lo más.
Los americanos no parecen lloricas que al menor contratiempo se cogen la baja por depresión (hay océanos culturales profundos de distancia), sino positivos, optimistas, eficaces, organizados, muy limpios y cívicos (conduciendo se ve), lúdicos. Una noche vamos a una terraza en el último piso frente a una iglesia, tiene piscina y DJ, allí celebró E. su último cumpleaños  y le echaron a  la piscina, está lleno de  trajeados hombres y mujeres, han terminado  el trabajo y les gustan las cervezas (excelentes). En el bar que siempre vamos antes de ir a cenar tenemos el mejor ambiente para pulsar la ciudad, La música invade los bares y las tiendas, es una maravilla..
El sábado tenemos en el centro de ese barrio  delicioso, único que ese  Georgetown una barbacoa, , el grupo de amigos de E. invita  a los padres, la impresión de los americanos no puede ser más favorable. Naturales, simpáticos, atentos al mundo. Las hamburguesas y sus salsas vuelven a ser deliciosas. Tengo un recuerdo para las inmundicias que se pueden comer muy lejos de allí y que me indignan. Hay asiáticos, puedo mantener unn conversación al mayor nivel con una japonesa en español.
No soy de parques , lo más conocerlos superficialmente, pero si del Mall, el gigantesco parque que enlaza el Capitolio, el obelisco y el Lincoln memorial. Nos gustaba pasear al atardecer. Hay miles de chicos y chicas norteamericanos que juegan al beisbol y menos al futbol. Las chicas juegan con los chicos en todos los grupos, incluso al futbol. Negros se ven menos  pero los hay. Me infunden optimismo esas escenas, ese culto al deporte y la naturaleza, y al juego. La igualdad real, conquistadora  de la mujer, al margen de subnormalidades. Ha sido  la primera vez en mi vida que he   vuelto a parques y a ver practicar deporte.

viernes, mayo 20, 2011

The spanish sangría, como vanguardia norteafricana

Seguir desde Washington la spanish sangría de la puerta del Sol debo reconocer que me llena de orgullo. Debe tratarse de ese patriotismo que aflora desde la lejanía. Que por fin la renovación del colapso político se haga desde formas netamente norteafricanas, fundamentalmente egipcias, y que Sol se haya convertido en Tahrir y la bandera egipcia ondee en ella, no es más que recuperar una posición natural que teníamos olvidada: nuestra ubicación. simbólica, cultural, antropológica y de marco referencial en el norte de África
Era tan natural esta re-entronización espacial que ahora mismo somos la vanguardia afro-oriental de la renovación pendiente. Allí la libertad, en España la estatalidad.
Sin embargo se constata otro parentesco ya más ajeno a nosotros por europeo, que son las movilizaciones sureñas  de los países que van a la quiebra con paso decidido, como son Grecia y Portugal, y que no ignoran (por concientización) que sus bancos nacionales tienen capacidad tecnológica  más que suficiente para crear toda la moneda que quieran  (hay papel de sobra) y el Estado de dar cobijo a todos los ciudadanos que así lo demanden o para sufragar las iniciativas y ocupaciones que urdan o ideen.
En Europa muy pocas veces  se ha luchado por la libertad, sí en cambio por la estatificación  y el mantenimiento, que son los objetivos estratégicos una vez más del Botellón, aunque medios y  equipamiento discursivo táctico suenen bonito..
Porque denunciar el colapso a estas alturas....

miércoles, mayo 18, 2011

Washington,una ciudad botánica y griega

En el centro del Imperialismo  está uno verdaderamente a gusto y tiene motivos para estarlo. Con sensaciones no muy distintas a las que se podrían  experimentar en las campiñas inglesa o francesa o en los valles alpinos, si además estuvieran ofrendadas al arte. Al arte con  un doble vector: al neoclasicismo más grandioso jamás antes construido  y al maridaje urbanismo/arquitectura mejor conciliado. Una ciudad extraordinariamente habitable, cómoda, bonita, homogénea, trazada a retícula, de edificios de 8 ó10 plantas en la zona de mayor movimiento y una explosión de una naturaleza feraz, armoniosa,  cromática que germina en la ciudad racional y geométrica para constituirla en ciudad parque y museo.
Washington representa la afloración más  fecunda y exacta de un par de lujo: la naturaleza y el arte neoclásico. En Washington existen los templos griegos erigidos  en honor a Thomas Jefferson, Abraham Lincoln... 
La naturaleza se ha apropiado por completo de la ciudad racional, elegante, culta y moderna como no hay otra en el mundo. Su dominio se extiende a toda  la ciudad, invadiendo las calles tan primoriosamente ordenadas y limpias, por las aceras  y por  las paredes, por los jardincillos, macetones, césped,  setos, enredaderas  y  jardineras que desde las casas y escaleras exteriores alcanzan  la acera que se interpone entre los árboles de  sus bordes, por los parterres que están en todas partes y de todos los colores. Hay muchos momentos en que  el mismo centro solo es naturaleza, túneles de árboles por donde pasan los coches. Una naturaleza impulsiva y gozosa que  festeja su feracidad explosiva.
Hasta quien esto escribe va ir hoy al  botánico, a pesar de considerarlo innecesario. La humedad, el calor, algún chaparrón, los cielos marítimos (no estamos lejos de  Cheasepeakes Bay), deben influir para que los colores del trópico hayan tomado residencia en  la ciudad federal.-
Al borde del Potomac, entre sus islas y afluentes, la naturaleza llega hasta el agua sin que haya intervención alguna del ser humano, éste de tan replegado parece que ni existe.El norteamericano ante la naturaleza o la domina o la respeta como un indio nativo, como si fuera un dios. Ni siquiera la ciudad sigue el modelo agreste, naturalista y romántico de la jardinería inglesa, aquí la naturaleza es primaria y sin corromper, a una escala impresionante, como la de un río que fuera el Misisipi de Mark Twain, Tom Sawyer y Huckelberry Finn.
Tan es así que por la ciudad no solo se desplazan las ardillas, de noche y en zonas arbóreas también los renos, y otros muchos animales.
Como conocen los cultos europeos EE.UU. aún es un territorio donde el hombre no ha exterminado a la naturaleza ni la ha parcelado en pequeños muestrarios muertos. EE.UU, a diferencia de la Europa, conserva animales salvajes: osos, pumas, búfalos y muchas especies más.
En Washington están las universidades de Georgetown, John Hopkins, George Washington, American, Howard, muchos Think tank (fundaciones de ideas)…. dedicadas a la excelencia en el conocimiento, a los mejores profesores y estudiantes, a las nuevas ideas y aportaciones. Por lo que la cultura y el conocimiento se palpa constantemente y adivina en muchas apariencias con las que te cruzas
 Las vetustas, decadentes, burocratizadas, perdidas en los ranking mundiales universidades españolas no son más que esparcimientos en las que el mayor prestigio cultural  alcanzado es la cultura de la bufanda  + bicicleta de impulso ecologista (que no prospera ni les hace holandeses) y el intelectual: el pensamiento pancarta.
Uno ve demasiados signos como para no formarse la plena certeza de que sin  EE.UU. la democracia habría pasado  a mejor vida en el mundo, desde hace tiempo, a vestigio histórico, no así las democracias populares, las repúblicas españolas  como eclosión de todos los instintos totalitarios amen de sanguinarios, populismo hereditarios, bolivarianismos, comunismo, nazismo y una amplia gama de tiranías de la segregación masiva y la miseria. 

domingo, mayo 15, 2011

Harlem, el móvil y el portátil

En ocho o  nueve horas me  cargué el portátil (para siempre),cuando ya lo preparaba para traerlo a Nueva York y perdí el móvil (lo dejé en Barajas). Me sentí muy despojado. En el capítulo de más  calamidades, mi ciatica que se ceba en la pierna derecha, y parece cono si no tuviera ya en la izquierda. La gestión del dolor, para incurrir en vulgarismos, es  a base de estoicismo. Calculo que tanto hoy como ayer habré andado 20 km al día. Carezco de una explicación científica para ello. Si ando a buen paso sin detenerme no pasa nada, pero como me pare es como un parto al otro lado de la pierna. Ahora he regresado al hotel, porque ya no podía. Acabábamos de salir. XY es la única que está en al calle y permite decir que no estamos más que diezmados y no arrasados.
Hoy ha sido un día casi totalmente Harlem.  Cuántos kms habremos recorrido por el barrio, de norte a sur... pues igual seis o siete.Y visita al The Hispanic Society of América (altamente recomendable), que al final será el único museo visitado. En Harlem no se ve ni  a medio  turista  (los llevan al gospel un  poco por arriba de Central park) luego tampoco a españoles, quienes constituyen una plaga, pero no se deja de oír hablar español. Hemos comprado un enchufe en una ferretería: cubanos. Así como me alejo de cualquier acento español de España, me producen rechazo, trato de hablar con todos los de los acentos españoles de América: pregunto, me pongo simpático, muestro interés, familiaridad, respeto...
Tienes que bajar hasta  la Universidad de Columbia para que el asunto tome trazas de país anglosajón..
En la Universidad de Columbia se graduaba la correspondiente promoción y estaban las familias bajo las carpas en el campus, que hemos aprovechado para fisgar y aclimatarnos. Pero una horas antes en la catedral de San Patricio (lo más, o lo único,  kennedyano de la ciudad) hemos asistido a los votos o consagración de 10 nuevos sacerdotes, de presunta extracción irlandesa  (2º o 3ª generación) y algún centroamericano, por las nuevas composiciones, por origen, poblacionales.
Ayer vimos  a un actor o cantante muy conocido saliendo del hotel, pero no pudimos reconocerlo, pero sí el nombre del hotel aunque nos costó.
Hay diferencias con el Nueva York de 1997 que conocí. Solo he visto un homeless, al que la policía  le pedía que se levantara de la acera de la Quinta Avenida cuando descabezaba una siesta. En 1997 había una barbaridad, supongo que los españoles concluirán que los habrán exterminado los americanos  a todos ellos, yo no tengo una tesis. Yo admiraba a  los que iban a NYC y volvían convertidos en muy inteligentes científicos sociales y  denunciaban con rigor el capitalismo indicando que en la Quinta había multimillonarios y mendigos: Esa sagacidad y  superioridad analítica me arrebataban y me daba por querer ser amigo de ellos..Tampoco he visto drogadictos, en alguna esquina de Harlem a lo más, alguien con pinta de pequeño y mediano traficante. Es posible también que hayan exterminado a pirados y extravagantes, porque apenas se les ve ya. No se ve cultura de calle, modas juveniles, fenómenos emergentes.... Ni policías  a caballo, ni patinadores temerarios ni ciclistas circenses. La ejecutivesca  ha abandonado las zapatillas deportivas, y algunas según salen de los acantilados de cristal sacan de una bolsa zapatos de tacón y se elevan por encima de los turistas improductivos y laxos.
NYC sigue ofreciendo la imagen que ya ofrecía a comienzos del S XX, tantas veces narrada, que es de pujanza, energía, futuro, centralidad, y algo de lo que soy devoto: realidad
A pesar de todo NYC es una fiesta de los sentidos, aunque para algunos después de jornadas laborales de de altísima productividad. A simple vista la mitad de su población son turistas ociosos y vagos.
Se ha construido mucho en estos años y se sigue haciendo a gran ritmo. Desde el Financial Trade Center Nueva Jersey muestra ya una incipiente skyline y de allí a Battery park está todo construido -¡y cómo!- y al lado, en la Zona Cero, se trabaja a velocidad de vértigo.
Hace unas horas, frente a la Universidad  de Columbia comían dos chicas americanas, una muy guapa, elegante y de enorme atractivo, comían hamburguesas (que son muy buenas) con mucha patata frita, manejaba los cubiertos con soltura evidentemente, pero también utilizaba las manos para untar las patatas en salsa  o se ayudaba del pan de la hamburgesa. Este podía ser el símbolo de NYC: una gran naturalidad , viven volcados en el exterior y no se auto contemplan sublimes ni están permanentemente mirándose de la forma más favorable, hecha pública. No va con ellos. Prima la naturalidad y el principio de realidad existe.

miércoles, mayo 11, 2011

De viaje a Estados Unidos


A las puertas del avión  casi, dentro de unas horas iniciamos nuestro corto viaje a EE.UU. Ansiosos por ver erigirse desde Quees los rascacielos de Manhattan y sobre todo de penetrar en la gran isla y observar la fisonomía poliédrica de la novedad, el colorido, la energía, el rugir continuo  de las partículas que envuelven al vector del futuro y la enhiesta belleza de los rascacielos y los conjuntos arquitectónicos. Acantilados de cristal dignos del patriarca Ernst Jünger. La celebración lujosa de la verticalidad como  índice eidético, luminoso y ascensional, el triunfo del  espíritu sobre la materia, sobre la cual se asienta la creencia de que los norteamericanos la divinizan, lo que es falso, ya que no es más que su forma de exorcizarla. Constituye el único materialismo defensivo: basta con leer a Walt Whitman, a  los trascendentalistas,  conocer la pintura del XIX, leer la constitución americana y la declaración de independencia y  a Jefferson, Paine… para saberlo… o si no... imaginarlo, que aún es más puro. Por eso Nueva York representa la coincidentia oppositorum de las dos pulsiones, como conocen la masa de millones de cultos y/o muy cultos (de suyo críticos)  europeos de  envidiable espiritualidad.
El hotel está en el Middtown,  calle 51 E. Quedaremos retrocedidos a la media tarde neoyorquina aunque para nuestro organismo sea más tarde. De allí raudos a la Quinta Avenida, San Patricio y el Rockefeller, entrada por el Plaza  a Central Park dirección centro del mandala,  a la altura del Dakota giro y salida por el Lincoln Center, bajaremos por Broadway, y donde el paisaje urbano ofrezca sus motivos más sugerentes y se agolpen las más bellas imágenes tomaremos la primera cerveza.

Nuestro hotel
Hace un par de semanas E. estuvo en NYC, en Brooklin. “Manhattan estaba imposible, lleno de españoles·”   Se les  distingue por cultos y críticos, por aborrecer el consumo y el gregarismo, un poquito gospel y Broadway , y mucho  Woody Allen.
Pasaremos los cuatro tres noches en Nueva York. Rosita quiere ir al Guggenheim, en lo que a mí concierne voy muy a gusto, en estado de gracia, a las catedrales del arte contemporáneo. Lo que queremos ver es el nuevo MOMA, tras la reforma, y no sé si yo por mi cuenta me acercará al nuevo Witney Museum y desde luego al New Museum que colgué más abajo y fisgonear por el Lower East Side. Ver algunas galerías.
Si ya las imágenes de NYC sin las torres gemelas resultaban pavorosas, ahora lo será más. No quiero subir el Empire, porque la posición de las torres y las vistas que ofrecían eran las más precisas y espectaculares que se podía tener de la ciudad.

Una reflexión
Conmocionado vi por TV pocos años después  arrojarse  los cuerpo al vacío, y horas más tarde  ya se conocían  las celebraciones millonarias por aquellas víctimas (semántica y moralmente) de muchísimas nacionalidades, en una geografía que atravesaba  Palestina, traspasaba Pakistán  y llegaba a Indonesia (No de unos cuantos centenares de estudiantes en la Casa Blanca y en la zona Cero que celebraron la muerte del criminal). Cada salto a la muerte era puro júbilo. Aquellos que huyeron al vacío, se convertirían el otro día en víctimas como Bin Laden. Todos víctimas… Todos. Es fabulosa la abolición del antagonismo víctima/verdugo dentro de  homologías enfurecidas. Pocos juegos de palabras en el campo moral son tan fúnebres.  En Europa el cinismo era aún más abyecto y cortante: “ se lo tenían merecido”.  Europa produce a veces escalofríos, su potencial esta en tanta historia que  la avala…  Siempre espera callada y discretamente indignada. Alguna mujer bosnia me lo confirmaría. La devaluación moral de las víctimas, nos hace pensar que Auschwitz y el Gulag aguardan, sus presupuestos ideológicos y éticos son similares: es fundamental y previo aniquilar  los campos semánticos y éticos (reversibles, oportunistas, cargados de intención) de aquella distinción fundacional de la civilización humana y traspasar el umbral en el que todo sea posible.
Hannah Arendt: ¡qué dirías hoy!
Harlem. La idea es subir hasta el Bronx y bajar hasta la universidad de Columbia, tras visitar el Museo del Barrio y el instituto y el museo hispánico, y la Marqueta llena  de hispanos (los de verdad, los de lo barrios americanos, los que no incomodan ni ruborizan como los de Europa, con su provincianismo catalán).

En Washington el domingo
E y S habrán regresado de una boda en Kentucky, tras 10 horas de coche. Me imagino que nos tomaremos algunas cervezas por Dupont Circle, nuestra zona. Rosita  y Fer estarán a cuatro paradas de metro.
La próxima semana visitaremos todo Washington, edificios públicos, museos y todo lo que tengamos a mano.
Viajaremos a Baltimore, la ciudad de nuestras canciones y de Faustino. Ramón Herar el Cuervo que es pro americano, con el decoro y discreción que la condición hispana exige, me habló ayer de los mariscos de la bahía de Cheasepeake.

Le grand verre de Marcel Duchamp
Desde hace décadas sabía que ese cuadro hipnótico  de dos placas de cristal adheridas que contienen una pintura extraña junto a   visiones y signos igual de enigmáticos en su interior estaba en el Museo de Filadelfia. Pues  allí sigue. En Filadelfia,  el gran padre del arte conceptual y le grand verre.
Pero también el origen de la democracia jamás interrumpida (como Europa más o menos) de los Estados Unidos, de  su Campana, la confederación y la declaración de independencia y de derechos de 1776 y la constitución americana de 1787  ya federal, que no son como las que se entiende y conciben en ese mundo de ideas abiertas de la pequeña  España o en la cota (intelectual y de progreso conforme al “paradigma bicicleta + bufanda”) de los 600 metros.    Visita a la Antigua Casa del Estado.
Para el viernes tendremos ya una idea de los bares del centro y de Georgetown y habremos contactado con gente que han trabajado en países extranjeros, muchos hijos de padres de distintas nacionalidades, que hablan idiomas, conocen al dedillo y con sumo rigor las realidades de casi todos los países del mundo sin ser pasto de aprioris vecinales que cohesionan  los pequeños mundos.
El Viernes  día 20, es la gran  ceremonia en Georgetown, Será un gran acto, dará tiempo para especular con cuál será la cultura, los libros, o los profesores  que pueda albergar Washington si sumamos la biblioteca mayor de mundo que creo es la del Congreso  ( si no Harward) y la de cinco grandes universdidades en un DC de unos 500.000. O por qué no, la  de los militares que viven allí pasados por West Point  con una formación técnica de ingenieros o informáticos, pero con grandes masters en disciplinas humanistas. Los millones de intelectuales críticos europeos seguro que confunden humanismo y pacifismo (además selectivo), más que nada por su alto nivel.
¿Podrían competir solo en cultura y formación humanista, los militares norteamericano de cierto grado (no muy alto) con la actual cúspide del partido gubernamental? No digamos ya en cualidades morales, léase esfuerzo, capacidad de riesgo, competenica probada, coraje, capacidad de sacrificio o análisis, idiomas, autonomía, iniciativa, honradez…
Este es mi armamento: Manuel Chaves Nogales, Marina Tsviétáieva, Ambroce Bierce (libros pequeños) y Las ventanas de Manhattan de Muñoz Molina que ya leí.
Me llevo el portátil. E afirma que dada mi escasez de  dotes seré incapaz de dar con las claves necesarias. Espero que el domingo en Washington me las instale, entre tanto y según circunstancias iré escribiendo o no,
Me libro de las elecciones, volvemos justo después, que se agradece. Espero que la socialdemocracia  agónica vaya terminndo su reinado de incompetencia e imbecilidad.



Felicidades Israel, por tu 63 aniversario

domingo, mayo 08, 2011

Más de 100.000 entradas al blog


New Museum, Nueva York

Este turbión de entradas se ha producido en algo menos de tres años. Mi dependencia del blog se mantiene. De algo hay que ser dependiente y vicioso (yo por lo menos sí), descontando por supuesto la cerveza. El mundo bloguero me parece interesante a pesar de que entre en muy pocos, y deletéreo el de facebook. Que un blog de estas características registre tantas entradas resulta hasta desconcertante. Mucho más teniendo en cuenta que  paso todo el día zahiriendo a alguien a cuenta de sus ideas o acciones. Lo lógico sería que tuviera sectores a priori imposibles o descolgados. Pues nada, resulto inocuo, lo que debería entenderse,  si tuviera un poco más de orgullo, como una humillación. Desde luego no soy el equivalente a escala individual de EE.UU.

  La nueva izquierda americana
  Ayer en la cota de los 600 metros no estaban los libros  del Sáhara que tenía encargados y pedí uno que me enseñó Kamenev, que me pareció una joya. Uno de los que compré son las memorias de Luis Racionero, que supongo será  uno de los grandes  testimonios de la contracultura norteamericana, ya que vivió en Berkeley aquellos finales de los sesenta inmerso en el esplendor promisorio de aquella eclosión de fenómenos políticos, sociales y culturales. Cuántos nombre no oídos en años: Alan Watts, Krisnamurti, New Age, Abbie Hoffman, Boby Seale… además  de los  Leary,  Corso o Snyder.
Curiosamente se me aparece este gurú de la cultura psicodélica al día siguiente que yo reseñara las aportaciones norteamericanas en el blog, y fuera contestado y respondiera. Racionero trae también nombres políticos como New Left, el mítico SDS, el YIP, nombres legendarios. Como diría él, citando a  Jung: sincronicidad. Lo que reseñé al paso indignado por el antiamericansimo fóbico, queda confirmado.

 En los escarpes donde habitan las últimas hornadas de la burguesía criolla y ganadera
Ayer fuimos   a cenar y a hablar del viaje en una de las casas que vivaquean en los escarpes del norte de la ciudad. Había una invitada que había vivido  en San Francisco, donde Fer pasó un verano y después su hija y yo llegaba leído de Luis Racionero y en su día de la revista Triunfo.
-          Tenemos que ir a Baltimore, que lo tenemos al lado (de Washington)  y que tiene en su haber un índice de criminalidad fabuloso- comento.
-          Sí, sí, el mayor de Estados Unidos, tenemos que ir- responde Fer con alborozo e incluso iluminación.
En lo que a mi toca, tengo una deuda sentimental con Baltimore.  A los  19 y 20 años, los amigos que veraneábamos en un pueblo de la costa vasca, estábamos más que familiarizados con los bares del pueblo pesquero de al lado, y cuando irrumpíamos en él incluíamos en nuestra cuadrilla vascongada  a varios “populares” alcohólicos de ese pueblo. Viejos pescadores o un albañil joven que acabó de inquilino del célebre psiquiátrico local. El mejor –un amigo le invitó a su boda años después – era Faustino.  Faustino La Serna era el rey de los bares, de  simpatía extraordinaria, perenes risotadas,  buen rollo,  alcoholismo militante, sus canciones y los bailes en torno a las máquinas de discos, hizo  que le tuviéramos verdadero cariño, que él agradecía.
Una de las canciones tabernarias de Faustino decía así “vaya carril el de la vía 28, horas después en Baltimore estaré”. (Me hallo en ese trance casi).Esta canción y otras eran nuestras claves en llamadas telefónicas, apariciones inesperadas, al encontrarnos o despedirnos, y años más tarde en cenas en vacaciones en el pueblo de veraneo, ya treintañeros y cuarentones, siempre cantábamos sus canciones. Faustino murió hace muchísimos años.
Nuestra cuadrilla desapareció por ley natural,  pero también la amistad  por razones políticas directa e indirectamente. Curiosamente se invirtieron todas las posiciones y decidí no volver más a ese pueblo  en vacaciones. Si me leyeran ahora,  se enternecerían, Faustino llegó a ser para algunos de nosotros una referencia enorme.
Faustino representó mucho para quienes  estábamos sobrados de energía y de  ganas infinitas  de diversión, extralimitación, hedonismo, provocación, afecto…  Un icono, tótem, mascota…
Ya sé qué pequeño homenaje te rendiré en Baltimore,  ahora, solo, me emociono, Faustino.


sábado, mayo 07, 2011

El último artículo de Eguiar Lizundia**

Madeleine Albright y Eguiar Lizundia
Celebraciones        de Eguiar Lizundia * *
De todas las reacciones habidas a raíz de la muerte de Osama Bin Laden a manos de un grupo de Navy Seals, llama la atención la enorme relevancia atribuida a las manifestaciones espontáneas de jóvenes norteamericanos en la prensa europea. La inmensa mayoría de medios del continente llevó a portada los estallidos de júbilo en frente de la Casa Blanca y la Zona Cero, y numerosos comentaristas se han detenido a reflexionar sobre el fenómeno, al que han definido desde el asombro o la censura, incluida la más absoluta indignación.
A estas alturas, estas reacciones no causan sorpresa. Pocas cosas desatan más cólera en Europa que las demostraciones públicas de patriotismo made in USA. El antiamericanismo que la elección de Obama había parecido sofocar vuelve a fluir a consecuencia de las banderas (ay, las banderas) y los gritos de unos centenares de veinteañeros en Washington y Nueva York. En opinión de un gran número de europeos, celebrar la muerte de un ser humano es algo siempre execrable, por mucho que se trate del autor intelectual confeso del asesinato de casi tres mil personas. Pero lo que resulta totalmente intolerable es festejar una muerte ilegal desde el punto de vista del derecho internacional, sostienen los compasivos opinadores de este lado del Atlántico, siempre meticulosos observantes de la legalidad internacional cuando de juzgar a Estados Unidos se trata.
Sin contar las convicciones  morales que cada uno pueda tener, estas afirmaciones parten de una asunción discutible: que el asesinato de Bin Laden fue ilegal.  En este momento conviene retrotraernos al mes de noviembre de 2001, cuando comenzó la invasión norteamericana en Afganistán. La Operación Libertad Duradera fue lícita de acuerdo a la Carta de las Naciones Unidas, principal documento de derecho internacional y que recoge el derecho a la legítima defensa. Estados Unidos, en tanto que objetivo de un ataque armado, tenía derecho a tomar represalias, por mucho que el responsable fuese un actor no estatal. Es más, la resolución 1373 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorizó los ataques sobre Afganistán, refugio de Al Qaeda, con el objetivo último de capturar a los responsables de los atentados. Por tanto, y de acuerdo con el llamado jus ad bellum, el derecho que determina la justicia de una guerra, Al Qaeda fue siempre un blanco legítimo. Osama Bin Laden, en tanto que autoproclamado líder de la organización,  era su jefe militar y responsable, por lo que su muerte no supone violación de derecho alguna, al ser este el responsable de los atentados que justificaron el ataque en primer lugar.

Pero es que además, la muerte de Bin Laden es también legal desde la perspectiva del jus in bello, el derecho en la guerra. Aunque  aparentemente el fallecido jefe de Al Qaeda no llevaba uniforme ni portaba armas cuando fue abatido por el comando especial norteamericano, Bin Laden siempre se había presentado a sí mismo como un combatiente, como el equivalente a un general en un ejército convencional.  Si como parece el terrorista opuso resistencia a los soldados, en lugar de rendirse, su ejecución también es conforme a los Convenios de La Haya y Ginebra, y por lo tanto, a derecho internacional.

Se dirá sin embargo que el hecho de que la operación haya ocurrido en Pakistán supone un incumplimiento claro del principio de soberanía, una de las bases históricas del derecho internacional. Sucede no obstante que este precepto no es absoluto y admite excepciones. La misión de la OTAN en Libia, por ejemplo, supone una violación de la soberanía de un Estado, pero es conforme a derecho internacional amparada por la reciente noción de la responsabilidad de proteger. Pero por encima de todo, una violación es tal si el Estado afectado la denuncia y hasta el momento Pakistán no ha expresado su malestar por la intervención norteamericana. Tampoco la ONU o tradicionales defensores a ultranza del principio de no injerencia, como Rusia o China, han mostrado reparo alguno.
La guerra contra Al Qaeda no es una guerra convencional, por lo que resulta difícil usar los mismos parámetros que en las guerras que tradicionalmente enfrentaban a estados nacionales con ejércitos uniformados en los que la distinción entre civiles y militares era inequívoca. Sin embargo, por el potencial de destrucción de la organización terrorista y sus afiliadas, el uso de estrategias militares y las repercusiones geopolíticas, la guerra contra el terrorismo es, aunque asimétrica, una guerra más. A la espera de nuevas normas de derecho internacional que se adapten a las actuales circunstancias, la muerte de Bin Laden se parece mucho a la derrota militar del enemigo en una crucial batalla.  Y aunque  ya se sabe que ganar una batalla no significa ganar la guerra, hay motivos para pensar que en este caso la victoria está un poco más cerca. Es decir, que el fin del conflicto más largo de los últimos años está más próximo y por lo tanto también la consecución de un mundo más seguro, un Afganistán en paz y el regreso a casa de unas tropas—incluidas las españolas—que nunca dudaron que lo que allí se libraba era una guerra.

Para algunos—no sólo norteamericanos—el pasado 2 de mayo sí que había algo que celebrar.

*Eguiar Lizundia (Santa Cruz de Tenerife, 1.985), cursó la EGB  en el Colegio Montessori, finalizando sus estudios secundarios en el Instituto  Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife.
Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, ha cursado  los estudios:French and European Studies en  Sciencies Po -L´Institut d´études politiques de París, I.E.P.- , y de economía en la  Universidad de Buenos Aires (UBA).
Master en  Relaciones Internacionales  por la  Universidad de Georgetown  de Washington D.C. 
 Ha trabajado en la Organización de Estados Americanos (OEA), Research Asistant del Instituto de Estudios de Migraciones Internacionales de la Universidad de Georgetown, así como en proyectos de asisitencia para América latina  y el Caribe del National Democratic Institute
Actualmente: Social Accountabilty Consultant del Banco Mundial
Ha participado en un libro y ha sido articulista de Diario de Avisos.
Como voluntario ha participado en distintas ONGs y en foros en Londres, Méjico, Buenos Aires.
** EGUIAR LIZUNDIA http://www.linkedin.com/pub/eguiar-lizundia/37/461/952

jueves, mayo 05, 2011

Frente a las vomitonas antiamericanas


  De Estado Unidos proviene

1) La institucionalización del 1º de mayo como día  de los trabajadores
2) el movimiento de derechos civiles
3) el movimiento pacifista
4) el movimiento sufragista primero   
5) el movimiento feminista  después
6) el movimiento ecologista
7) la declaración de derechos del hombre  
8) el derecho a voto y el sufragio universal
9) el constitucionalismo y la separación de poderes
10) la libertad religiosa
11) la autonomía de las asambleas locales en todos los poderes territoriales
12) el confederalismo y el federalismo
13) el habeas corpus
14) el trabajo social y sus fundamentos teóricos y prácticos
15) la libertad sexual y de costumbres, pese al puritanismo
16) el activismo y los barrios y locales gay
17) las mayores bibliotecas del mundo
18) la lucha armada revolucionaria urbana (Black Panthers…)
19) los mejores museos y orquestas del mundo
20) el consumo público y masivo de estupefacientes
21) las mayores bibliotecas
22)  los movimientos rupturistas   de estética juvenil
23) la mejor industria cinematográfica del mundo
24) los periódicos y cadenas de televisión, de mayor nivel y tradición de  debate y rigor intelectual
25) la autocrítica como exigencia empírica artística y ciéntífica
26) la bandera gay
27) el multiculturalismo
28) las mejores universidades del mundo
29) el posmodernismo, gracias en parte a la presencia masiva del pensamiento eurpeo en las universidades americanas: Foucault, Derrida, Braudillard, Lyotard, Vattimo…
30) las grandes asociaciones de derechos
31) la derrota del totalitarismo a la que Europa se somete todas als veces: de los Nazis,  la URSS, Balcanes
…..

 Son días de saldo y oportunidad para los rebeldes, los críticos, los que adoptan posturas muy personales  (por lo bajini: en ámbitos donde saben aplaudidas y siempre sin riesgo) denunciantes de la alienación general. La manifestación antiamericana es la gran ocasión para poder mostrarse como no alienado frente a los de alrededor, y con mucho criterio, insobornables.
Es cuando el antiamericano resulta rebelde y  muy crítico, no alienado en relación a los demás que se arrodillan ante el Imperio, pero ellos no, que son días que  aprovechan para solidarizarse con los “oprimidos”, por muy asesinos, medievales y totalitarios que sean, guiados por un  plus de  mucha exigencia y denuncia moral y humanismo genérico mucho más acuciante que los arrodillados sumisos. Cuántas almas puras han restallado primaverales por la ejecución infame, contra esa ejecución infame. Con que alegría y sinceridad desparraman conciencia moral.
No he nombrado al KKK, ni al senador McCarthy, ni Hiroshima por si alguno  quiere  ponerme contra las cuerdas, ni a Vietnam.

Pero solo diré una cosa más: EE.UU abole la esclavitud en 1865, en el Sáhara occidental y exespañol empieza a desaparecer  en 1965 o así. Un siglo después justo. Casualmente eran también negros, que no creo que lleguen a presidentes.
¿Cómo, qué los de las vomitonas antiamericanas no lo sabían?  

miércoles, mayo 04, 2011

Ramón Jáuregui y el estado de derecho


El ministro socialista Ramón Jáuregui desaprueba la muerte de Bin Laden, ya que el estado de derecho hay que preservarlo siempre.
Jáuregui, en la época en que el Estado de derecho español no era preservado,  se movía como guipuzcoano por territorio GAL, con García Damborenea dirigente máximo del Partido socialista de Euskadi y Julián  San Cristóbal, otro socialista vasco que, como el anterior, acabaron en el trullo. Motivo: la practica del terrorismo de Estado en calidad de  auspiciadores, más o menos. Ramón Jáuregui  era consejero vasco por el PSE-PSOE, y mientras en su entorno más próximo se jugó la baza del Terrorismo de estado con mucho éxito, él se libró, sus amigos y conmilitones no. Ya me gustaría a mí estar tan cerca  de una hoguera y no salir chamuscado si quiera levemente. Algo milagroso. Seguramente  nada oía, ni nada  sospechaba, ni adivinaba nada, a pesar de lo lenguaraz, provocador  y desafiante que era García Damborenea ante la prensa. Qué no diría de copas, tras una reunión del partido, entre amigos.
Todos ellos quedaron muy impresionados cuando el amigo y senador socialista Enrique Casas fue asesinado en  la puerta de su casa en San Sebastián por  los comandos autónomos anticapitalistas de ETA, y parece que es a partir de entonces cuando algunos empezaron a hablar seriamente  del GAL o de una nueva etapa distinta y fuerte.  Quizá tampoco oyó nada Ramón Jáuregui, ni sospechó nada y es probable que le resultara simplemente incómodo que los nacionalistas vascos, con los que compartía gobierno,  estuvieran siempre a vueltas con el GAL de manera además muy insidiosa. Pero   Ramón Jáuregui seguí sin sospechar nada y ni pensaría que podía aportar algunos datos de interés, qué ¡quién sabe! hubieran podido  evitar la muerte de algún inocente.
La emoción moral  que tanto ennoblece a sus grandes titulares progresistas con un aura tan viva y destellante,  nos obliga a rendirles admiración por esa estatura moral, que siempre nos guia e ilumina. Jáuregui incluido. Qué grandes siempre sus proclamaciones de moralidad. Aunque la vida  desmienta lo quimérico y tonto que son la intachabilidad o presunción  moral a priori tantas veces. Pero les tenemos a ellos.
Sí me molesta de los progresistas su talla intelectual, la profundidad escasa de sus discursos y análisis.
Ramón Jáuregui que coincidió con el terrorismo de estado en la dimensión más verdadera y genuina: la doméstica, interior, parapolicial, y que no sabe de guerras asimétricas o nuevas guerras, ha afirmado, con su eterno aspecto de curita vascongado (siempre me lo represento con sotana), que  el estado de derecho debe ser preservado.
Yo le preguntaría a Jáuregui que qué estado de derecho debiera ser preservado. Si se refería a Pakistán, a Afganistán  a un hipotético estado pastún,  a los estados de Asia Central,  a los del Golfo pérsico, a  Estados Unidos… o  a los "ameriasiáticos".
Sospecho que es EE.UU, por motivación instintiva. Las tropas españolas parece que están en una guerra en Afganistán por algo que tiene que ver con el terrorismo, y que la guerra existe, aunque las nuevas guerras se ejecutan cada vez más sin uniforme. Pero los progresistas pueden con todo, aunque cada vez más cuentan con  su propio  ejemplo y decir profundo por todo bagaje: los juegos de palabras (al servicio de la política, como anunció terroríficamente ZP).  
Es evidente que nunca sabremos si Ramón Jáuregui tuvo en sus manos preservar el estado de  derecho español.

martes, mayo 03, 2011

Pakistán existe



Cuando ayer me enteré de la muerte de Bin Laden  rastree   los digitales para encontrar la voz humanista, de raigambre cristiana, y de izquierda  claro, de algún agente moral hispano, puesto en virtud frente a los norteamericanos (o judíos). España finalmente ha terminado por  erigirse en la  reserva de agentes  y valores  morales de Occidente. Por lo que  Franco tenía razón, hay que reconocerlo. Quería encontrar algún humanista español, al típico que emulara a los Padres de la Iglesia o  Erasmo de Rotterdam, Francisco de Vitoria, Tomas Moro, Santiago Carrillo…
Al principio no encontré nada, y no podía dar crédito.
Pero  por fin hoy he leído un resumen de Público, de Miguel Ángel Aguilar… y toda esa ristra progresista española (en la que destaca la excelencia de Llamazares y su sobria y pesarosa  gestualidad –odia reírse- estilo El Greco) cuya hondura humanista, juridicista, garantista, legalista, eticista resplandecía a bastante más altura que cuando los años de suaves murmuraciones  y distracción general con el GAL, cuyas víctimas, en mi recuerdo, eran de  menor perfil que Bin Laden. Solo unos pocos miles de votos y la edad de oro de la corrupción  impidieron que los gobiernos del GAL se eternizaran. A lo que contribuyó  la no venganza, aunque lo pareciera, de ese Dios progresista que es Garzón. Tras omisión y carpetazo, para después: ahora vais a ver.
Frente a los vengativos americanos los pastores laicos de la moral y la justicia terrenal, anhelantes muy sinceros  de la civitas lex, del conglomerado más progresista del  periodismo pretendían el procedimiento en su propio refulgir (no se nos habrán hecho habermasianos o appelianos…): orden de detención, comisiones rogatorias, extradiciones, tribunal penal internacional, la causa  abierta por el ubicuo y oportunista Garzón (casualmente procesado), una serie de propuestas muy razonables, que Pakistán, por otro lado, esperaba ansiosa.
Claro que la realidad es muy obtusa. Ni Pakistán ni Afganistán están muy duchas en determinadas detenciones (incluso más en lo inverso, con la puesta al tanto para que huya, de  los servicios secretos pakistaníes) como tampoco en toda la zona aquella se asiste al auge del fanatismo legalista internacional. Quién sabe si Garzón y MIguel Ángel Aguilar, Publico y Wyomming (¿y Willy?)  podrían sembrar de procedimientos judiciales a  toda aquella área más activa de suyo en ahorcamientos y  lapidaciones. Es muy inteligente el argumento legalista. Incluso el Tribunal Penal internacional pudo mandar a sus agentes a detenerlo, o cursar la orden a la policía pakistaní o extraditarlo a Afganistán, y cumplir la eventual pena en Irán o Gaza, con derecho a elegir. Mandar a Garzón.  Había mucha gama.
La pulsión antiamericana se asienta en este caso  en el desprecio progresista, de formato  eurocéntrico (clásica supremacía postcolonial),  a la mera consideración de la posibilidades de viabilidad, de puesta a disposición ante la justicia, de Estados como Pakistán o Afganistán, con lo fácil que era cursar una orden de detención y su detención claro está. Cuando intuyen esta flaqueza racional se refugian en que debió ser detenido  “para que tuviera un juicio justo”. ¿Dónde? ¿Cómo?¿Con detención ilegal?
El eurocentrismo progresista no tiene en cuenta las condiciones objetivas reales, porque para tener ese fundamento racional tendría que considerar a los países o individuos del Tercer Mundo agentes, sujetos, por tanto responsables,  lo que resulta imposible. La absolutización del mal no admite la responsabilidad de  agentes concurrentes, por lo que  se les liquida de todo protagonismo. No existen.  ¿Pakistán, qué tiene  que ver con Bin Laden? Pakistán ni juzga ni detiene ni tiene nada que decir, como Afganistán. Son ausencias. Y eso que Pakistán es el país que necesariamente le hubiera tenido que haber detenido  para que Bin Laden “tuviera un juicio justo”. Aunque no sé si va por ahí el asunto. Porque no se lo iban hacer en la Zona cero.
Lo que hay que decir para camuflar el antiamericanismo  pulsional más chusco.

A los que gusten saber del fenómenso terrorista, de los nuevos agentes internacionales, es decir la documentación y el conocimiento lean  Guerras posmodernas  de nuestro amigo y compañero de La Puerta Jesús Manuel Pérez Triana, en la editorial ElCobre

domingo, mayo 01, 2011

Mi hermano en Filosofía, luz y oscuridad


El viernes a la tarde fuimos congregados por mi hermano en el salón  de grados de la Facultad de filosofía, cuyos alumnos tienen muy desarrollado el sentido práctico -parecen economistas, ingenieros o abogados- por lo que si no hay créditos no hay tiempo extra de escucha. Hace unos años podían haberse hecho psicoanalistas lacanianos, que salían teóricos inmensos los de filosofía, y adinerados. Aunque llegaba un momento en que se hundían por falta de palabras y conceptos.
El profesor ontológico que no funcional, mi hermano, desplego su audio visual y su español volvió a refulgir en una  Guajara devenida senatorial y patricia.
Hablar de Wagner y el nacional socialismo anula cualquier eventual "discurso del yo". Y eso es de agradecer. Los "discursos del yo" son los propios de narradores y poetas: un discurso sobre uno mismo construido en las alturas  de uno mismo. La profundidad, contenido, interés… suele ser más bien muy escaso, con coloquios sobre lo denotado o con sugerencias sobre lo evidente enriquecidas con elipsis y soliloquios que lo abrillanten, enmascarando su planicie. Si fuera una dieta sería de purés y yogures.
Mi hermano sacó su ontología orteguiana y su puesta en escena wagneriana, al punto que se puso música de fondo. ¿Cuál de los dos es Wagner? se preguntaban los menos  avisados
Ay, pero cuando quiso hablar de Alemania y el romanticismo alemán… resultó un oportunista extraviado por Tribschen y Bayreuth, que no hubiera hecho otra cosa en la vida que tomar cervezas y comer salchichas, aquello que deploraba Nietzshe en los seguidores del Maestro , y que el conferenciante citó. Un alemán plebeyo y dialekt (en su par de antinomias esenciales). Sí, completamente.
Ofendió a casi todo el mundo, empezando por la propia Alemania, injurió al S XIX alemán en su conjunto, culminó su cadena de afrentas con Lutero a quien  se atrevió a hacerle un hueco (indirecto) en el ¡XIX!, pero sin reconocerlo,  tras darle una partitura falsa de Hochdeutsch. Maritó a los románticos con el clasicismo saltándose la cultura del Classicismus… Sólo le faltó envenenar ancianos y mutilar niños.
Logró que me sintiera alemán, lo que no es nada fácil para un judío, y ataqué, tras amenazar al aforo con una  pregunta tesis, que nadie  se hiciera el desentendido como sin embargo ocurrió.
Un señor advocat, perteneciente a un gremio que no es inmensamente interesante, ni infinitamente ilustrado, me reconvino  como embajador de todos los formalismos procedimentales con: “yo haré preguntas”, dirigido a mí.  Quería poner orden, método, procedimiento, traje gris y sistema que es con cuyas condiciones alguien les puede escuchar algo, no necesariamente agudo e inteligente. Lo bueno del derecho para ellos, es que es muy igualitario dando ocasiones de intervención  a todos por igual, porque si tuvieran que ganárselas ellos por sus méritos…
Evidentemente no hice el menor caso al mundo chato y mate, por lo que proseguí en mi línea de espectáculo y  disputa teológica intelectual.
Mi hermano entiende muy bien a Wagner, siempre dentro de ese mundo cómodo de sus categorías y esquemas que le atan al mundo como Ulises al mástil, pero lo que no entiende es el romanticismo alemán, ni el nacional socialismo, de lo que ya le advertí con antelación.
Hay un entronque del romanticismo con el nacionalismo alemán primero (que ni lo  citó) y finalmente con  nacionalsocialismo, que mi hermano ni lo intuye.
El carácter profundo del pueblo alemán puesto en realce en el XIX – al revés del francés de pelucas, caras empolvadas, bailes y sofisticación-, los llamados de las voces ancestrales, los rumores de sus bosques y su latido, el espíritu alemán infundido de nobleza y virtud, elevado por su hondura, el Volkgeist que se despliega como el águila de su escudo, la ideas de comunidad o colectivo especial, viril, heroico, valiente, como las sagas de sus dioses y estirpes  solares, Odin , Wotan... dioses para un pueblo guerrero, arriesgado, henchido de vitalidad y energía,  sagrado  Blut und Boden” (la sangre y el suelo, la tierra), un pueblo que armoniza sus condiciones guerreras con la máxima expresión de la poesía. La poesía que solo los alemanes han transformado en filosofía,  la relación de inmanencia con la tierra y el pueblo de una misma sangre, cuya voz  han dignificado los poetas.
Guerreros y dioses guerreros, poetas que alumbran y se funden con los filósofos y que sus filósofos siguen como los griegos, y simepre el gran  actor: el pueblo alemán, el pueblo genial y peculiar (Herder) fuerte y bárbaro, desbordado de  energía que luego perpetuaría el Sacro imperio romano germánico hasta el XIX.
Por si alguien no lo ha notado el nacionalismo es invención de ellos.
Walter Benjamin ya nos habló de la estetización de la política a cargo de los nazis.
Wagner es un arista, un músico y un dramaturgo y un ex revolucionario juvenil. Luego hemos de dirigirnos al arte y la estética para su intelección y comprensión, y al nacionalismo. Como arte ahonda y remueve emociones, sentimientos, representaciones, anhelos, imágenes primordiales, arquetipos, ideales…
Bien, Wagner arroba, dinámico,  fluyente, denso, arrollador, grandioso, épico, exaltado, arremolinado, enérgico, coral, impetuoso, idealista y puro, genesíaco… Wagner retumba y las fanfarrias y el metal estimulan a lo más heroico y henchido, es una convocatoria colectiva, comunal, de puesta en pié. 
Wagner incluso  es el pueblo alemán desbordado, al  comienzo de una epopeya o  en su transcurrir. ¡Cómo lo iban a ignorar los nazis…!
El historicismo alemán recomendaba tener en cuenta la vivencializaciónd e los fenómenos históricos desde dentro, que tampoco compareció.